Yoan Moncada contento de poder volver a jugar con José Abreu

Yoan Moncada contento de poder volver a jugar con José Abreu

CHICAGO - Yoan Moncada ya está donde debe estar, jugando béisbol al más alto nivel. Y a diferencia de septiembre pasado, cuando decepcionó en su debut de Grandes Ligas con los Medias Rojas, el prospecto cubano ha empezado su carrera en los White Sox con algunas ventajas.

El infielder de 22 años de edad maduró un poco al disputar ocho partidos por Boston en la recta final del 2016, en los que se ponchó 12 veces en 19 turnos al bate. Ahora está jugando en el medio del cuadro interior, su posición natural, y no adaptándose a la tercera base. Y también forma parte de un equipo que puede darse el lujo de ser paciente con él. Pero eso no es todo lo que tiene Moncada a su favor.

Por una coincidencia feliz, Moncada conoce a su compañero y compatriota en los Medias Blancas, José Abreu, desde que tiene 15 años de edad. Ambos jugaron por Cienfuegos en la Serie Nacional de Cuba durante la temporada del 2012-13, cuando Moncada tenía 17 años, y se han reunido gracias al canje que envió al as Chris Sale a los Medias Rojas.

Por lo tanto, cuando Moncada le pidió a Abreu que lo recogiera del Aeropuerto O'Hare de Chicago el miércoles, el Novato del Año de la Liga Americana en 2014 estuvo ahí esperándolo.

"Es mi compatriota", dijo Abreu acerca de Moncada. "Fue un honor para mí".

De su parte, Moncada insiste en que el honor ha sido suyo. Se considera dichoso de conocer a Abreu, a quien se le llamó el mejor bateador del mundo en el 2012 luego de que registrara promedio de .453 con 33 jonrones y 93 remolcadas en 67 juegos compromisos por Cienfuegos.

"Quedé impresionado [al conocerlo], porque era la superestrella de nuestro pueblo", dijo Moncada con respecto a Abreu. "En ese momento en Cuba, era el mejor jugador en el país. Yo tenía 17 años cuando tuve la oportunidad de jugar con él. Fue una gran experiencia para mí, porque lo pude ver jugar y ser parte del mismo equipo".

El manager de Chicago, Rick Rentería, confirmó que la llegada de Moncada se sintió como "el comienzo" de la de siguiente fase de la reconstrucción de los Medias Blancas.

Moncada estaba en Triple-A Charlotte, esperando la llamada. El bateador ambidiestro entretuvo a los aficionados en dicha sucursal al conectar 12 jonrones y robarse 17 bases en 80 partidos. También se ponchó 102 veces en ese tramo, pero eso no disuadió a los Medias Blancas al momento de convocarlo luego de que Todd Frazier fuese enviado a los Yankees el martes.

Abreu no ocultó su sentir al preguntársele sobre los sentimientos encontrados que tuvo al despedirse de Frazier y los lanzadores David Robertson y Tommy Kahnle. El primera base expresó que les tiene respeto a los jugadores que se marcharon, pero que a la vez lo entusiasma el nuevo rumbo del club.

"Me alegré mucho [por Moncada] y de tenerlo aquí", dijo Abreu.

Desde Orestes "Minnie "Miñoso hasta Orlando "El Duque" Hernández, los Medias Blancas tienen un amplio historial de jugadores cubanos y Abreu considera que simplemente está continuando esa tradición con Moncada.

"Cuando debuté con este equipo, estaban aquí [Alexei] Ramírez y [Adrián] Nieto y ellos me ayudaron a adaptarme a este nuevo proceso de cara a esa primera temporada", dijo Abreu. "Se lo agradecí. Es por eso que ahora quiero ayudar lo más que pueda a [Moncada]".

No está claro por cuánto tiempo estarán juntos.

Abreu tiene 30 años de edad y puede convertirse en agente libre después de la temporada del 2019. El oriundo de Cienfuegos sigue siendo uno de los bateadores más consistentes de Grandes Ligas a la hora de producir carreras, ya que ha sumado más de 100 remolcadas en cada una de sus tres campañas completas en la Liga Americana. No obstante, es posible que los Patipálidos decidan canjear a Abreu si dudan de su capacidad para aportar del 2020 en adelante.

"En cuanto al tiempo que me quede con el equipo, no sé", dijo Abreu. "Me gustaría pasar el resto de mi carrera con este equipo y jugar con [Moncada] de ahora de adelante. Pero también entiendo que es un negocio y que hay decisiones que uno no puede controlar".

Para los Medias Blancas, lo mejor sería que Moncada se convirtiera en el rostro de la franquicia en unos años. Podría ser un veterano joven al estilo de Anthony Rizzo de los Cachorros que ayude a prospectos como el dominicano Eloy Jiménez, el también cubano Luis Robert, Zack Collins, Jake Burger y Blake Rutherford a adaptarse a Grandes Ligas.

Sería bonito que Abreu fuera parte de los Medias Blancas cuando el equipo empiece a cosechar triunfos. Pero como él mismo señaló, el béisbol es un negocio que afecta a todos. Lo único que Moncada y Abreu saben es que tienen la suerte de ser compañeros de equipo, aunque sea solamente por ahora.