Los Dodgers parecen tener todo a su favor ahora mismo

Los Dodgers parecen tener todo a su favor ahora mismo

Los Dodgers (65-29) tienen ritmo para ganar más juegos que cualquier otro equipo de la Liga Nacional en 111 años. De hecho, podrían terminar el año aun mejor. El martes, Los Angeles se convirtió en el primer equipo de Grandes Ligas en ganar 30 de 34 partidos desde los Reales de Kansas City de 1977.

Las comparaciones históricas son riesgosas. Son interesantes, seguro, pero nunca queda claro qué supuestamente deberías aprender de ellas. Además, para los Dodgers, la historia definitiva de su temporada se escribirá en octubre.

Pero eso no debería evitar que valoremos lo que estamos viendo, que es básicamente un béisbol jugado al nivel más alto posible. Su cuerpo de lanzadores tiene la mejor efectividad en Grandes Ligas (3.09). Y los Nacionales son el único equipo que ha anotado más carreras que los Dodgers en la Liga Nacional.

Sin embargo, es imposible obviar que esta historia no será escrita sino hasta octubre. Cuando un equipo va camino a su quinto título divisional seguido y tiene el historial de los Dodgers, la meta es ganar la Serie Mundial, algo que no han hecho desde 1988.

Aquí les dejamos ocho razones para creer que éste es el año para hacerlo:

1. Los Dodgers no tienen a un solo candidato al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, sino tres: el torpedero Corey Seager, el tercera base Justin Turner y el novato Cody Bellinger. Turner batea .370 y parece encaminado a ganar un título de bateo. Bellinger ha dado 26 jonrones en 74 encuentros y es una fija para el Novato del Año, si es que no gana más premios.

Seager se consolidó como uno de los cinco mejores jugadores de la Liga Nacional la temporada pasada, cuando ganó el premio al Novato del Año y terminó tercero en las votaciones para Jugador Más Valioso. Y buena parte de la competencia para el JMV de este año vendrá de su propio clubhouse.

2. Clayton Kershaw hizo el martes su 20ma apertura de la temporada. En la mitad de su 10ma campaña en las Mayores, el zurdo podría llegar al Salón de la Fama aun si no lanzase una pelota más en su vida. Tiene 2.35 de efectividad de por vida (puesto 23 de todos los tiempos) y 1.000 de WHIP (segundo). En sus últimas cinco aperturas le han anotado un total de dos carreras.

3. Resulta que después de todo, el cubano Yasiel Puig es tremendo pelotero. Ya no recibe tantos titulares, y seamos honestos, varios fueron por las razones incorrectas. Por el contrario, Puig se ha convertido exactamente en lo que los Dodgers esperaban: un jugador que contribuye en medio de un equipo ganador. Tiene 18 jonrones, 47 empujadas y .787 de OPS.

4. Profundidad en el pitcheo. Alex Wood (11-0, 1.56 de efectividad) fue convocado al Juego de Estrellas, mientras que Rich Hill y Brandon McCarthy han lanzado sólidamente. Lo mejor de todo es que hay suficiente profundidad para que el manager Dave Roberts pueda alternar a Kenta Maeda y Hyun-Jin Ryu y permitirles descansar. Una ventaja tan amplia en la División Oeste debe de ser suficiente para que todo el mundo llegue a octubre descansado y listo.

5. Austin Barnes, el boricua Enrique Hernández y Chris Taylor ponen su grano de arena cada vez que les toca jugar. Cuando los equipos tienen temporadas especiales, siempre coincide con el aporte de jugadores de la banca. Los Dodgers tienen una larga lista de esos peloteros.

6. Posiblemente mejoren. El presidente de béisbol del club, Andrew Friedman, ha hecho un trabajo brillante, no sólo construyendo un equipo que tiene récord de 65-29, sino armando una de las fincas más profundas en la historia de los Dodgers. Eso significa que Friedman tiene las piezas para reforzar al equipo grande antes de la fecha límite para cambios sin el proceso de waivers del 31 de julio. El abridor de los Atléticos, Sonny Gray, y el zurdo de los Padres, Brad Hand, están en su lista de compras.

7. ¿Agentes libres? ¿Qué agentes libres? Los Dodgers firmaron a tres jugadores importantes - Hill, Turner y el cerrador Kenley Jansen - la durante temporada muerta. Jansen ha convertido 24 oportunidades de salvar seguidas y tiene un microscópico WHIP de 0.59 (25 corredores en 41.0 entradas).

8. A Roberts muchas veces lo opaca la sombra de sus estrellas. No debería ser así. El dirigente tiene ese toque mágico que poseen los mejores. Sus jugadores lo respetan, pero también lo valoran y saben que todo lo que hace es por el bien del equipo.