Los Rays creen que tienen con qué clasificar por primera vez en cuatro años

Los Rays creen que tienen con qué clasificar por primera vez en cuatro años

Ha sido un año diferente para los Rays.

Después de tres campañas consecutivas con récord negativo, Tampa Bay se encuentra ahora en el medio de la carrera por el comodín de la Liga Americana.

Los Rays, que tienen marca de 45-43, están en búsqueda de su primera temporada con récord positivo desde que los entonces dirigidos por Joe Maddon ganaron 92 juegos en el 2013 y llegaron hasta la Serie Divisional de la Liga Americana, tras vencer a los Indios en el Juego del Comodín.

Pero el récord de los Rays no es lo único que separa a este equipo de la mayoría de sus antecesores en San Petersburg. La ofensiva está produciendo con solidez, mientras el pitcheo ha sido castigado, precisamente lo contrario de lo que ha sido el béisbol de Tampa Bay durante casi una década.

Antes de comenzar la jornada del sábado, los Rays mostraban una de las ofensivas más potentes de la Liga Americana, donde son sextos en carreras anotadas, terceros en jonrones y cuartos en OPS. El cuerpo de lanzadores, en cambio, era séptimo con 4.23 de efectividad, gracias en buena parte a un bullpen que está empatado por la segunda mayor cantidad de salvados desperdiciados en el Joven Circuito. La efectividad de los relevistas, 4.43, los ubicada en el puesto 11 de los 15 equipos de su liga.

La última vez que Tampa Bay tuvo una ofensiva que estuvo entre los mejores de la liga en carreras anotadas fue el 2010, cuando los Rays terminaron sólo por detrás de Yankees y Medias Rojas. Pero en los últimos tres años han sido últimos o penúltimos, mientras el pitcheo ha estado dos veces entre los cinco primeros en efectividad.

"En cierto sentido es un poquito diferente", dijo el gerente general de los Rays, Erik Neander. "Dicho eso, el grupo de jugadores de este año es muy similar al del año pasado. Estamos viendo despegar a peloteros como Corey Dickerson, Steven Souza Jr. y Logan Morrison.

"Los muchachos que tienen tiempo consolidados como productores, como Evan Longoria, están haciendo su trabajo. Ciertamente es agradable tener un lineup profundo y un buen grupo de jugadores bateando con poder, dando el hit importante.

"El año pasado, bateamos un montón de jonrones y nuestra defensa no estuvo bien. Seguimos trabajando para balancear todo, pero es sabroso poder poner carreras en el marcador y quitarle algo de presión al pitcheo y la defensa, no obligarlos a tener que estar al tope día tras día. Al fin y al cabo, queremos que cada faceta de nuestro juego esté al nivel en el que está nuestra ofensiva ahora".

¿Cómo podrían los Rays alcanzar esa meta?

Tamba Bay nunca ha sido conocido como un equipo dispuesto a asumir grandes contratos en cambios a mitad de temporada, y debido al mercado pequeño en el que están es difícil canjear a prospectos que podrían estar bajo control del club por muchos años para tener ayuda a corto plazo, por lo que no parece muy realista pensar que vayan a hacer un movimiento grande antes del 31 de julio.

Pero, después de tres años con récord perdedor y de terminar dos veces en el cuarto puesto de la Liga Americana y en otra de quintos, la idea de volver a la postemporada tiene que ser muy atractiva para la fanaticada de los Rays. Y para su gerencia.

"Creo que es importante no subestimar la importancia de estar compitiendo", dijo Neander. "De la forma en la que está la tabla de posiciones en este momento, definitivamente estamos en la pelea. Siempre tienes que hacer un balance. Siempre hay un costo por añadir a peloteros que impactarán inmediatamente a tu equipo de Grandes Ligas, y ese costo típicamente es el futuro de la organización después de este año.

"Uno quiere hacer todo lo que puede para aprovechar las oportunidades cuando estás compitiendo, pero también tienes que ser responsable con la organización a largo plazo. Es una cuerda delgada. Hemos pasado mucho tiempo debatiendo estas cosas, pero al final del día es preferible siempre estar en esa posición".

Como tantos otros contendores, los Rays estarán buscando ayuda para el bullpen en las próximas semanas, aunque no está claro a qué costo podrían venir esos relevistas.

Pero así como Tampa Bay sorprendió hace dos semanas al obtener en un cambio al campocorto cubano Adeiny Hechavarría, la directiva de los Rays seguirá abierta ante cualquier oportunidad que se les presente durante las próximas semanas.

Después de tres temporadas con récord negativo, los Rays están decididos a no dejar pasar más oportunidades.