Los Cerveceros buscarían reforzarse de cara a la fecha límite de cambios

Los Cerveceros buscarían reforzarse de cara a la fecha límite de cambios

A estas alturas, ya todos sabemos que los Nacionales están en busca de un cerrador y que los Astros quieren reforzar su rotación abridora. Pero entre los equipos que se perfilan como "compradores" este mes, los Cerveceros son el más interesante.

¿Por qué? Para empezar, Milwaukee es el contendiente más sorpresivo de Grandes Ligas. Hasta para el fanático más optimista, en abril hubiese sido difícil pronosticar que los Cerveceros llegarían al receso del Juego de Estrellas como punteros de su división.

Pero los Cerveceros terminarán la primera mitad en la cima de la División Central de la Liga Nacional y el gerente general David Stearns se está preparado para agregar piezas antes de lo previsto.

Afortunadamente para Milwaukee, Stearns tiene experiencia a la hora de reforzar un equipo sorpresa. Hace dos años, el ejecutivo era el gerente general auxiliar de los Astros cuando el as Dallas Keuchel y un grupo enérgico de jugadores de posición aceleraron la reconstrucción de dicha franquicia.

Stearns trabajó junto con el gerente general de Houston, Jeff Luhnow, para ayudar a los Astros a hacer un movimiento de impacto el 30 de julio del 2015. Como parte de dicha transacción, el dominicano Carlos Gómez y Mike Fiers pasaron a los Astros, nada más y nada menos que desde los Cerveceros.

A cambio, Houston cedió a cuatro prospectos, dos de los cuales - el jardinero quisqueyano Domingo Santana y el zurdo Josh Hader - desempeñan papeles claves en Milwaukee ahora mismo.

Los Astros alcanzaron la Serie Divisional de la Liga Americana en el 2015, así que se puede decir que el cambio benefició a ambas partes. Pero los siderales siguen atormentados por un canje que no llegaron hacer; pese a que estuviesen cerca de agregar a Craig Kimbrel o al cubano Aroldis Chapman, no adquirieron a ninguno de los dos taponeros. Al final, sintieron la falta de un relevista de impacto en su derrota en la SDLA ante los eventuales campeones, los Reales de Kansas City.

Aunque las circunstancias no son idénticas, quizás Stearns recuerde la decepción de Houston y actúe más decididamente en esta ocasión. Según varias fuentes, los Cerveceros vienen indagando sobre Sonny Gray, el colombiano José Quintana y otros abridores de impacto. (Gerrit Cole de los Piratas representaría un canje dentro de la división, lo cual lo hace menos probable).

Milwaukee tiene dos recursos valiosos a disposición de Stearns. El primero es una finca que cuenta con cinco prospectos que se encuentran entre los 55 mejores del béisbol, según MLBPipeline: los jardineros Lewis Brinson y Corey Ray, Hader, el diestro Luis Ortiz y el infielder boricua Isán Díaz.

La otra ventaja es la nómina más baja de Grandes Ligase en el 2017 (aproximadamente US$78 millones), según spotrac.com, y solamente US$25 millones invertidos para el 2018. Estamos hablando de una franquicia cuya nómina llegó a superar US$100 millones en un momento de esta década.

En otras palabras, los Cerveceros pueden hacerse cargo de futuros salarios - probablemente no los US$28 millones que se le deben a Justin Verlander en cada una de las siguientes dos campañas, pero sí los US$13 millones de J.A. Happ para la próxima temporada.

Happ, de 34 años, encajaría bien en los Cerveceros, suponiendo que los Azulejos estén dispuestos a desprenderse del veterano como se espera. Happ le brindaría experiencia de postemporada - incluyendo una victoria en la SDLA el año pasado - a un cuerpo monticular que ha visto poca acción en octubre. Happ también es zurdo, lo cual sería un buen contraste para una rotación de Milwaukee dominada por pitchers derechos, y lleva cinco aperturas de calidad consecutivas.

Y hay otro factor que podría facilitar las negociaciones entre los Cerveceros y los Azulejos: Stearns trabajó en Cleveland bajo el actual presidente/máximo ejecutivo de Toronto, Mark Shapiro, y el gerente general Ross Atkins.

En el béisbol, la familiaridad suele fomentar cambios.