¿Cuáles jugadores activos tendrán sus números retirados por sus equipos?

¿Cuáles jugadores activos tendrán sus números retirados por sus equipos?

El número del dominicano David Ortiz fue retirado el viernes por los Medias Rojas, lo que me puso a pensar en cuáles jugadores activos podrían recibir tal honor en el futuro. Es un tema complejo, sin embargo. Como seguramente ustedes ya han notado, hoy los jugadores se mueven mucho. Es difícil saber dónde terminará Bryce Harper o una pieza de cambio como Andrew McCutchen, por lo que se hace complicado cómo terminará su legado en sus equipos actuales. Además, muchos clubes sólo retiran los números de los jugadores que son exaltados al Salón de la Fama, lo que obviamente es una vara muy alta.

Con eso en mente, aquí les dejamos una lista de 10 jugadores activos a los que algún día se les podría retirar el número.

1. El 24 de Miguel Cabrera en los Tigres

El venezolano Miguel Cabrera va claramente rumbo a Cooperstown. Aún le quedan seis años garantizados de contrato además de éste, lo que significa que buenas posibilidades de terminar como el líder de jonrones en la historia de los Tigres (actualmente está a 84 de la marca de Al Kaline) y segundo por detrás de Ty Cobb en empujadas. Nada mal para alguien que pasó más de cuatro temporadas en Miami. Cuando los Tigres recibieron a Cabrera antes de la temporada 2008, se hicieron con un ícono que con seguridad será exaltado al Salón de la Fama vistiendo la gorra con esa letra D clásica de Detroit.

2. El 51 de Ichiro Suzuki por los Marineros

El único pelotero en el Salón de la Fama de los Marineros (Ken Griffey Jr.) es también el único del equipo con el número (24) retirado que no se llame Jackie Robinson. Quizás algún día Seattle reconozca a Randy Johnson o al boricua Edgar Martínez, quien insólitamente no está en Cooperstown. Es posible que el venezolano Félix Hernández también sea exaltado algún día, pero los pitchers abridores tienen siempre un camino más complicado en esta época debido a que no acumulan tantas victorias.

Ichiro, por otra parte, es una fija, así que parece lógico que Seattle lo homenajee en algún momento del futuro cercano (a menos que juegue hasta los 50, como es su deseo).

2. El 28 de Buster Posey y el 40 de Madison Bumgarner con los Gigantes

Debido a lo que ya hemos mencionado de los abridores y el Salón de la Fama, probablemente sea Posey quien tenga un camino más claro hacia Cooperstown, aunque el dominio de Bumgarner en octubre le dará muchos puntos. Pero más allá de eso, llegará el momento en el que los Gigantes mirarán con orgullo esa dinastía que ganó tres anillos en cinco años, y Posey y Bumgarner (además de Bruce Bochy) fueron gran parte de todo eso.

4. El 15 de Dustin Pedroia con los Medias Rojas

Es probable que no sea un caso tan automático como el del Big Papi, pero un muchacho que creció en el equipo hasta convertirse en uno de los mejores jugadores de su posición y ganar dos Series Mundiales seguramente recibirá mucha consideración.

5. El 4 de Yadier Molina y el 5 de Albert Pujols con los Cardenales

El boricua Molina tendrá un caso interesante para el Salón de la Fama, que se basará principalmente en su reputación y valor a la defensa. Pero incluso si no es inmortalizado, Molina fue clave en nueve pases a la postemporada de los Cardenales.

En cuanto al dominicano Pujols, ya han pasado cinco temporadas y media desde que se fue de San Luis, y el número 5 no lo ha vestido más nadie en los Cardenales. Eso lo resume todo. Sí, se dijeron cosas fuertes cuando firmó con los Angelinos, pero con suerte los fanáticos ya entendieron que un contrato así habría sido una carga. El tiempo cura y los 11 años de Pujols con esta franquicia fueron históricos.

La pregunta es si lo retirarán también los Angelinos.

6. El 27 de Mike Trout con los Angelinos

Trout tiene una trayectoria clara hacia el Salón de la Fama y a pesar de que tiene 25 años, no es una locura presumir que algún día será honrado por los Angelinos. El detalle interesante aquí es que nadie ha entrado al Salón de la Fama como un Angelino. Después de quedar a sólo 3.3% del 75% requerido en su primera vez en la boleta, el dominicano Vladimir Guerrero (que también vistió el 27) es casi una fija para el año entrante. Jugó más partidos con los Expos, pero se llevó un MVP y llegó cinco veces a la postemporada en California, así que podría ser el primer honrado. Pero aún si es así, el 27 de los Angelinos ahora es de Trout y probablemente sea así para siempre.

7. El 29 de Adrián Beltré con los Rangers

Hay un precedente para jugadores que no se unieron a los Rangers sino hasta la segunda mitad de su carrera y que terminaron entrando al Salón de la Fama y con su número retirado por el club. Se llama Nolan Ryan. Beltré posiblemente siga esa fórmula, porque sus mejores años han sido en Texas y muchos analistas ya lo están declarando -merecidamente- un pelotero digno del Salón de la Fama.

8. El 22 de Clayton Kershaw con los Dodgers

Simple. Es la apuesta más segura entre los lanzadores para llegar al Salón y hasta el momento ha pasado toda su vida profesional con una sola franquicia.

9. El 3 de Evan Longoria con los Rays

Los Rays retiraron el 12 de Wade Boggs, aunque éste sólo jugó dos años con ellos (dio su hit 3,000 en Tampa Bay y había prometido vestir la gorra de los Rays en su placa de Cooperstown, pero el Salón de la Fama no lo permitió), más el 66 de Don Zimmer, por los 66 años que pasó en el béisbol (11 como asesor de los Rays). Entonces, aunque Longoria no vaya en dirección del recinto de los inmortales, como parecía al principio de su carrera, ésta parece una organización con la mente abierta que podría celebrar la carrera de su primer jugador franquicia.

10. El 17 de Kris Bryant con los Cachorros

Cada jugador cuyo número ha sido retirado por los Cachorros está en el Salón de la Fama, y falta mucho para analizar las posibilidades de Bryant.

Pero Bryant ganó el JMV en su primera temporada completa, un año en el que los Cachorros rompieron su maldición de 108 años sin ganar la Serie Mundial. Los Cachorros hicieron lo correcto al aumentarle el salario a US$1 millón antes del arbitraje, lo que probablemente ayude a retenerlo con un contrato multianual. Veo bien sus posibilidades.