Orlando Arcia luce su brillante defensa en el campo corto de los Cerveceros

Orlando Arcia luce su brillante defensa en el campo corto de los Cerveceros

MILWAUKEE - Si el torpedero venezolano de los Cerveceros, Orlando Arcia, gana el Guante de Oro-- algo que sus compañeros y coaches ya están promoviendo--ésta podría ser la jugada que lo ayude a recibir ese reconocimiento.

La situación: Dos outs en la novena entrada en el Miller Park el miércoles por la noche, la carrera del empate en la segunda base por los Piratas. El cerrador de los Cerveceros, Corey Knebel, batallaba después de que Adam Frazier logró sacarle un sencillo tras ocho pitcheos, y Josh Harrison aguantó nueve lanzamientos antes de poncharse. Frazier avanzó a la intermedia con un wild pitch, y John Jaso conectó un fuerte roletazo por el centro del diamante que Knebel pensó empataría el partido.

Entonces, la magia de Arcia apareció.

"Creo que fue puro instinto", declaró Arcia. "Me salió el instinto y fui por ese batazo".

Arcia se lanzó hacia su izquierda desde su posición habitual en el campo corto y se internó levemente en el césped del jardín central detrás de la segunda base, para fildear limpiamente el roletazo. Luego en una maniobra fluida, el venezolano giró hacia su izquierda e hizo un tiro de un bote a la primera base. Eric Thames atrapó el disparo de Arcia limpiamente, poniendo out a Jaso, y los Cerveceros celebraron una victoria por 4-3 y uno de los finales de juego más emocionantes en la historia del Miller Park.

"Yo estaba gritando, '¡No hagas el tiro!'", confesó el manager de los Cerveceros, Craig Counsell. "Me lo decía a mí mismo; eso es lo que estaba pensando. Ese es el tipo de jugadas que le gusta hacer. Y Thames pudo terminarla en gran forma también.

"Se trató de una jugada bien especial en el momento más oportuno para nosotros".