Los Cachorros están convencidos de que vendrán tiempos mejores

Los Cachorros están convencidos de que vendrán tiempos mejores

CHICAGO -- El manager Joe Maddon ya ha visto esto antes. Quizás no ha sido exactamente igual, pero de cualquier manera lo ha visto.

Después de un juego el fin de semana en el que la ofensiva de los Cachorros volvió a tener problemas para hacer carreras, a Maddon le preguntaron si en alguna ocasión le había tocado lidiar con un equipo que hubiese atravesado problemas similares.

¿Su respuesta?

"Eso le pasa a todo el mundo. Estoy seguro de que si le preguntas al resto de los equipos, te van a decir lo mismo", dijo Maddon. "Por supuesto que sucede. Al punto al que ha llegado con algunos muchachos, lo hace un poco más complicado. Estamos pasando un mal momento en lo colectivo, nada más".

El sábado, en lo que terminó siendo una derrota por 9-1 ante los Rockies, los Cachorros pudieron darle una mirada en primera fila a lo que están buscando como equipo. Sólo que el ejemplo se lo dio Colorado.

En el primer inning, los Cachorros tuvieron dos corredores en posición anotadora, pero no anotaron. No fue hasta el séptimo inning que dieron su siguiente imparable. Los Rockies, paso a paso, fueron extendiendo la ventaja hasta que explotaron en la novena con cinco carreras.

"Yo pienso que necesitaríamos un juego muy bueno, así como el que tuvieron ellos", dijo el tercera base de los Cachorros, Kris Bryant, de lo que se requiere para salir del bache en el que están sumergidos. "Dieron como 14, 15 hits y anotaron un montón de carreras. Yo creo que esas son las cosas que prenden la mecha".

Pero hasta que eso suceda, la historia sigue siendo la misma. Los Cachorros mostraron señales de vida el fin de semana, llenando las bases dos veces el viernes y creando algunos chances interesantes el sábado, pero siguen sin ser capaces de empujar a esos corredores. Y si hay una razón para ser optimistas, es por algo que no tiene que ver en lo absoluto con lo que está sucediendo dentro del clubhouse.

Aunque los Cachorros amanecieron el domingo un juego por debajo de .500, no están ni cerca de estar fuera de carreras. Aún con más de la mitad de la temporada por jugar, Chicago inició el último de la serie contra Colorado a dos juegos de los Cerveceros, los líderes de la División Central de la Liga Nacional.

"Uno pasa por momentos así. Hay rachas en las que no te sientes bien y supongo que, como equipo, este quizás es el punto más bajo desde que estoy aquí", dijo Bryant. "Pero cuando miras las cosas en el contexto de la división, realmente no es tan malo. Nadie ha aprovechado nuestra mala racha, como ha pasado en otras divisiones o incluso como hicimos nosotros el año pasado. Asíque hay que mantener la cabeza en alto. Vendrán buenos tiempos".