El venezolano Ehire Adrianza es ahora utility de lujo con los Mellizos

El venezolano Ehire Adrianza es ahora utility de lujo con los Mellizos

SAN FRANCISCO - Ehire Adrianza siempre fue conceptuado como una promesa de altos quilates por los Gigantes de San Francisco, especialmente por su talento como paracorto y la posterior habilidad del venezolano para defender varias posiciones.

Esa capacidad le ha permitido sobresalir ahora con los Mellizos de Minnesota, no solamente por su versatilidad en el terreno sino que de paso ha arrancado muy bien con el madero en el 2017.

Con actuaciones en todas las posiciones del cuadro e inclusive en el bosque izquierdo, Adrianza, que de paso coquetea con los .300 como bateador, demuestra en la Liga Americana que los Gigantes no estaban equivocados al evaluarlo como uno de sus principales peloteros jóvenes.

"Es un estupendo muchacho y nos ayudó", comentó el dirigente de los Gigantes, Bruce Bochy, en la primera visita de Adrianza a San Francisco ataviado con otro uniforme. "Esto es parte del juego, al ser los peloteros movidos, canjeados o lo que fuera. Pero uno llega a conocerlos y aprecia lo que hacen por uno. Le deseamos lo mejor".

El viejo dicho "a río revuelto, ganancia de pescadores" cae como anillo al dedo con relación al pase de Adrianza a los Mellizos, ya que en cuestión de días, el nativo del estado Miranda, vecino a la capital venezolana, fue puesto en asignación tanto por los Gigantes como por los Cerveceros de Milwaukee. La tercera fue la vencida para Ehire, y el manager de la novena de las Ciudades Gemelas, Paul Molitor, está bien contento de que ahora pertenezca a su equipo.

"Ha sobresalido", agradeció Molitor, integrante del Salón de la Fama por su extraordinaria trayectoria que incluyó 3,319 imparables. "Nos impresionó en la primavera [.303 en 21 juegos], pero se lesionó. Es realmente un buen pelotero. Es un placer dirigirlo. Puede robar una base, sé que sabe tocar la bola, realiza la jugada del bateo y corrido, y es versátil a la defensiva. Es talentoso como paracorto y ha defendido ese puesto por la ausencia de [el dominicano] Jorge Polanco [por duelo familiar]".

No debe ser muy fácil para un pelotero tan joven acostumbrarse a la idea de que no ha podido coronar su sueño de ser titular, pero Molitor aprecia que Adrianza comprenda que puede ser tan útil por su versatilidad como si fuera dueño de una sola posición.

"Estoy seguro de que todavía tiene aspiraciones de ser un titular", indicó Molitor. "Aquí [en San Francisco] fue respaldo de unos cuantos peloteros muy buenos y por el sistema de la Liga Nacional tenía más oportunidades de entrar a cada juego. Nosotros lo hemos puesto en los jardines y la primera base, además de otras posiciones. En la medida en la que pueda ser más versátil, más oportunidades va a tener".

Por su parte, Adrianza, debutante en las Grandes Ligas con los Gigantes en el 2013, se siente a gusto por ser de utilidad a los Mellizos, su tercera organización entre finales de enero y comienzos de febrero.

"Estaba listo para irme a practicar con los Gigantes y Bobby [el gerente general Evans] me informó que me pondrían en asignación", recordó Adrianza, que tiene un anillo de campeón de la Serie Mundial del 2014 como integrante de la novena de San Francisco. "Los Cerveceros me adquirieron y me dijeron que tenían un equipo joven del cual yo iba a ser parte. Poco después, me pusieron en asignación. Para ese momento, estaba un poco nervioso, porque se acercaban los Entrenamientos de Primavera y yo no tenía trabajo.

"Había varios equipos que me querían y eso significaba que había gente interesada", era lo que se decía entonces Adrianza. "Cuando hablé con la gerencia de los Mellizos me dijeron que tenía bastante chance con ellos por la forma como juego en el short stop. Eso me motivó bastante".

Convencido de que podría hacer el exigente trabajo de utility, el pelotero de 27 años de edad se preparó bien en la pretemporada, pero una lesión en un oblicuo lo dejó fuera de juego justo antes de comenzar la campaña. Al retornar a la actividad a principios de mayo, Molitor le tenía la encomienda de ser su suplente de lujo.

"Creo que puedo desenvolverme en todas esas posiciones, con excepción de la receptoría", expresó Adrianza. "La primera vez que jugué en el jardín izquierdo me tomó por sorpresa. Fue cuando se lesionó [Byron] Buxton. Ahora me siento muy cómodo. Lo más importante es que me han dado bastante oportunidad y creo que la he aprovechado".

Entre las razones para su progreso en el 2017 estuvo que jugó con los Caribes de Anzoátegui en la exigente Liga Venezolana de Béisbol Profesional. Asimismo, su preparación no incluyó adquirir libras para fortalecerse, al contrario a lo hecho previamente al 2016.

"Cuando llegué a los Gigantes en el 2016 me sentí pesado con 200 libras y Ron [el instructor de banca] Wotus me dijo que me veía lento y que en el campo corto necesitaba tener más alcance", rememoró Adrianza. "Ahora estoy en 190 y me siento mucho mejor".

En cuanto a su ofensiva, Adrianza informó que un cambio en su estilo y el trabajo duro con el instructor de bateo de los Mellizos, James Rowson, han sido clave en su rendimiento.

"La Liga Americana es la misma pelota, simplemente he tratado de hacer ajustes", manifestó el venezolano. "Cambié mi forma de batear y eso me ha ayudado bastante. Tengo que seguir trabajando en mi ofensiva, lo que importa más ahorita, sin descuidar la defensiva. Si quiero jugar 10 años o mas, debo ser consistente".

"He hablado con muchas personas sobre eso", profundizó Adrianza. "Me han dicho que el trabajo de utility es el más difícil que hay, pero al pasar de los años uno va agarrando experiencia".