¿Hasta dónde llegará Albert Pujols en cuanto a números en Grandes Ligas?

¿Hasta dónde llegará Albert Pujols en cuanto a números en Grandes Ligas?

ANAHEIM - Esto debería decirle a todo el mundo lo que necesitan saber sobre el dominicano Albert Pujols: cerca de la medianoche, y mucho tiempo después de haber inscrito su nombre otra vez más en la historia de las Grandes Ligas al convertirse en el noveno bateador en llegar a 600 jonrones el sábado en el Angel Stadium, Pujols todavía tenía un asunto más que atender.

Durante 20 minutos, después de concluida la rueda de prensa posterior al encuentro en el que dio el histórico batazo, Pujols firmó pelotas para Scott Steffel y su familia. Steffel es un artista gráfico de 23 años de Costa Mesa, California. Fue él quien se quedó con la pelota del grand slam que fue el jonrón 600, agarrando la bola con su guante mientras brincaba sobre los asientos cerca del poste del jardín izquierdo.

No habría subasta, ni se vendería la pelota al mejor postor en eBay. El muchacho había estado en ese mismo lugar de las gradas junto a su padre y su hermano durante toda la serie de juegos en casa de los Angelinos, esperando que Pujols diese el ansiado cuadrangular.

"Sólo quería que él tuviese la pelota", dijo Steffl, quien se la entregó a Pujols en el terreno tras el encuentro sin pedir nada a cambio.

Pujols fue más que generoso.

"Puede pedir lo que quiera", dijo Pujols. "Quizás llevarlo a la práctica de bateo, que conozca el clubhouse. Depende de los Angelinos".

"Ya nos encargamos", dijo Tim Mead, vicepresidente de comunicaciones de la organización.

La histórica pelota a cambio de otras autografiadas. Un trato justo. Eso se llama agradecimiento de ambas partes. De aficionado a pelotero y de pelotero a aficionado.

La gran interrogante ahora es qué tan lejos podrá llegar Pujols. Después de esta temporada, tiene cuatro años pendientes de su contrato de 10 temporadas y US$240 millones. Ya tiene 37 años. Sus pies están adoloridos, tras el veterano lidiar por un buen tiempo con fascitis plantar, lo que lo mantendrá como bateador designado el resto de su carrera.

A Pujols le cuesta correr, pero todavía tiene poder. ¿Es inconcebible pensar en 700 jonrones? ¿Es impensable que alcance a Barry Bonds, el líder de todos los tiempos con 762? Bonds recién había complicado 43 años cuando rompió el récord de 755 de Hank Aaron el 8 de agosto del 2007, hace casi 10 años. En el 2021, Pujols tendrá 41 años.

"Eso sería una locura, algo increíble", dijo Mike Trout, compañero de Pujols en los Angelinos. "¿Que si pienso que lo puede hacer? Sí, seguro. Yo nunca diría que Albert no pueda hacer algo. Llega aquí y juega duro. Es un competidor. Una gran persona fuera del terreno. Haría lo que fuese por ti".

"Es increíble de verdad", continuó el joven. "Cada noche da un hit o empuja una carrera y supera a alguien. El otro día pasó a Babe Ruth en hits. Es una carrera impresionante hasta ahora. Y le queda mucha pelota por delante, obviamente".

Pujols tiene algunos hitos cerca. Quizás el más significativo sea el de los 3,000 hits. Le faltan 124, así que esta misma temporada podría convertirse en el 31er jugador en alcanzar la cifra. Aaron, Alex Rodríguez y Willie Mays son los únicos tres cañoneros con al menos 600 jonrones y 3,000 imparables.

En el listado de bambinazos, su compatriota Sammy Sosa dio 609, Jim Thome 612 y Ken Griffey Jr. 630. A todos les podría llegar este año. Los 660 de Mays son más probables para el 2018. A-Rod con 696, Ruth con 714, antes de Aaron y Bonds, son todos posibles, pero Pujols tendría que abofetear al tiempo y a las lesiones para llegar hasta allá.

La temporada pasada, A-Rod empezó necesitando sólo 13 jonrones para los 700. Cuando pegó tres en cuatro juegos a finales de abril y principios de mayo en Texas y Boston, parecía que sólo era cuestión de tiempo. Pero se lesionó la corva derecha corriendo tras dar un rodado en Baltimore el 3 de mayo y perdió tres semanas.

No pudo hacerlo. Cuando los Yankees lo dejaron libre el 13 de agosto, había dado nueve bambinazos. Le faltaron cuatro.

Pujols no está bajando la marcha y los números durante los primeros 16 años de su carrera sugieren que vienen más momentos inolvidables. Cuando se calcula en base de 162 juegos, Pujols promedia 188 hits, 39 jonrones y 122 empujadas por temporada.

Aunque su porcentaje de embasarse y su OPS han bajado de forma considerable desde sus mejores años con los Cardenales, el año pasado pegó 31 cuadrangulares y empujó 119 carreras, aunque su línea de .249/.299/.410 y OPS de .708 distaron de sus campañas más sobresalientes.

"Quinientos, 600, yo no pienso en números", dijo Pujols. "Ya veremos qué tan lejos llego cuando me retire. Lo digo con honestidad. No pienso en eso. Vengo aquí todos los días pensando en qué puedo hacer para ayudar a este equipo a ganar. Este juego ya es lo suficientemente difícil. Si te pones añadirle cosas y empiezas a pensar en los que tienes que perseguir, lo hace más difícil todavía".

"Yo trato de bloquear todas esas distracciones. Sé que si me mantengo sano voy a pasar a más gente. Y no mal interpreten, eso es un honor y un privilegio".

Steffel, quien ha ido a centenas de juegos de los Angelinos, afirma que seguirá sentándose en las gradas, guante en mano, aupando a Albert, esperando ver otros hitos.

Y al igual que Steffel, y como tantos otros aficionados, también estaremos atentos.