José Berríos ha sabido dominar la zona de strike con su recta

José Berríos ha sabido dominar la zona de strike con su recta

A lo largo de la historia del béisbol de Grandes Ligas, los bateadores han dicho una y otra vez que cuando están en la caja de bateo generalmente tratan de buscar "su pitcheo". Alguien podría argumentar, entonces, que la principal tarea de un lanzador es evitar darle a los toleteros ese pitcheo, y que la suerte de los juegos depende muchas veces de lo que los toleteros pueden hacer en esas raras oportunidades en las que encuentran lo que están buscando.

En tres aperturas esta temporada, incluida la victoria del miércoles 4-3 sobre los Orioles, el joven fenómeno puertorriqueño, José Berríos, ha lucido sensacional, como lo demuestra su marca de 3-0 con 1.66 de efectividad y 0.55 de WHIP (bases por bolas más hits entre entradas lanzadas).

Pero no todo ha sido perfecto para el diestro.

De hecho, Berríos ha lanzado más rectas dentro de la zona preferida de los bateadores que fuera de ésta. El detalle es que tres de las alineaciones más profundas de la Gran Carpa -los Indios, los Rockies y los Orioles- no han sido capaces de hacer mucho ante esas rectas mal ubicadas. En esas tres presentaciones, Berríos ha permitido sólo dos hits ante rectas colocadas en las zonas que Statcast™ define como el medio del plato.

"Estuvo eléctrico", dijo el jardinero de los Rockies Ian Desmond después de que Berríos tirase 7 2/3 innings ante Colorado el jueves pasado. "Se me figuró mucho a José Fernández, para ser honestos. Recta explosiva, rápida, y con esa curva que también puede convertir en una slider".

El miércoles en Camden Yards, Berríos tiró 6 1/3 entradas y permitió tres carreras ante un lineup conocido por su capacidad para capitalizar los errores de los lanzadores rivales. Berríos lanzó un montón de pitcheos por el centro del plato, pero los Orioles no fueron capaces de hacerle daño.

Los Orioles le conectaron tres jonrones solitarios al boricua, dos de ellos en el séptimo cuando ya había superado los 90 lanzamientos. Pero dos fueron ante curvas que se quedaron colgadas y el otro, que bateó Chris David, fue contra una recta en la esquina de adentro. Las bolas rápidas que dejó Berríos sobre el plato se mantuvieron casi inmaculadas, dominando a los Orioles más con más maña que velocidad.

"Se le mueve bastante, y da la sensación de que viene más rápido", dijo el receptor de los Mellizos, Chris Giménez, sobre la recta de Berríos. "Aunque usualmente está entre 92-93 millas por hora, yo siento que luce más veloz, como si fuese 95-96. Bien sea gracias a su mecánica o al punto en el cual suelta la bola, para mí lo que está funcionando es ese movimiento que tiene su recta al final".

El manager de los Mellizos, Paul Molitor, añadió que la clave para Berríos es conseguir su lugar y ubicar bien su recta, pero por los momentos pareciese que cualquier sitio en la zona es "su lugar". Eso incluye la salida del miércoles, cuando consiguió un total de 31 strikes cantados y fouls, muchos de ellos en lugares en los que no esperarías que alguien se saliese con la suya ante un lineup con sluggers como David, Adam Jones, el dominicano Manny Machado y Mark Trumbo.

Se escucha mucho sobre lo importante de lograr que los bateadores salgan a buscar pitcheos que comienzan adentro y se mueven hacia afuera, pero tener un arsenal que sea capaz de dominar dentro de la zona favorita de los bateadores es un talento no siempre valorado, particularmente porque muy pocos pitchers han sido capaces de subsistir trabajando tanto sobre el corazón del plato en años recientes. Pero en la siguiente lista encontrarán varios nombres que seguramente han escuchado antes.

Promedio de bateo más bajo ante pitcheos en el medio de la zona durante la era de Stacast™ (2015 al presente)
Mínimo 250 turnos que terminaron con envíos en el medio

1. Clayton Kershaw: .219
2. Marco Estrada: .221
3. Max Scherzer: .241
4. Jake Arrieta: .243
4. Chris Tillman: .243

Nadie sabe si Berríos, a pesar de todas las cosas buenas que se han dicho sobre él en los años recientes, podrá alcanzar el nivel de esos pitchers. La esperanza es que el control de su recta -un asunto que le dio muchísimos problemas el año pasado- siga mejorando con el pasar de los juegos. Pero mientras tanto, puede que no importa dónde lance su bola rápida mientras la esté tirando en strike. Y hasta que los bateadores no sean capaces de demostrar que la pueden batear, Berríos seguirá mandándolos de vuelta al dugout meneando la cabeza.

"Ha estado trabajando bien duro para atacar más la zona y no quedar abajo en las cuentas", dijo Giménez. "Y ha venido haciendo un muy buen trabajo".