Julio César Urías lució la forma que lo convertiría en una estrella

Julio César Urías lució la forma que lo convertiría en una estrella

LOS ANGELES - Julio César Urías coqueteó con un no-hitter el martes y tuvo sumo comando de su recta al principio del partido, un motivo más de comentarios como el que hizo el manager de los Dodgers, Dave Roberts, luego de la victoria de Los Angeles sobre Pittsburgh en 10 entradas.

"Por más eficaz que se haya visto, creo que aún hay más ahí", dijo el capataz.

Al zurdo mexicano se le fue el sin hit ni carrera con un doble por reglas de Andrew McCutchen para abrir la séptima entrada. Al joven de 20 años de edad se le permitió enfrentarse a un bateador más.

La actuación de Urías fue nada más y nada menos que en la Noche de la Herencia Mexicana en el Dodger Stadium. Por eso es que Roberts sintió menos presión sacando al "culichi" después de que éste permitió un imparable, en vez de tener que ponderarlo si el lanzador aún hubiera tenido posibilidades del no-hitter.

"Era la Noche de la Herencia Mexicana, su cantidad de pitcheos subía y si tenía que sacar a este muchacho de un posible no-hitter, 45,000 fanáticos me hubieran criticado de verdad", expresó Roberts. "Lo estaba pensando. Siempre he dicho que (Urías) no tiene un límite fijo de lanzamientos e iba a seguir ahí, pero era una situación difícil para mí. Él tendrá su oportunidad para otros no-hitters.

"El número que yo tenía en mente era 110 (pitcheos)", continuó el capataz. "Ahí estaba mi mente".

Al final, Urías hizo 95 lanzamientos. Después del juego, tanto él como Roberts elogió al receptor de los Dodgers, Yasmani Grandal, por la forma en que el cubano manejó la salida del zurdo cuando al lanzador se le fue el comando. Además, Grandal dio tres hits en el juego, incluyendo un jonrón de dos carreras. Su sencillo abriendo el cierre del décimo inning inició la reacción que resultó en la carrera de la victoria.

"Número 1, Yasmani hizo un gran trabajo con Julio detrás del plato", manifestó Roberts. "(Urías) empezó trabajando abajo en el conteo, pero Yasmani lo regresó a la zona de strike y logró que funcionara el cambio, que fue bueno de verdad.

"En el plato, Yas viene trabajando duro para limpiar su mecánica y mejorar su mentalidad. Hoy exhibió todo lo que hemos llegado a valorar de él en la caja de bateo".

Urías, quien llegó a su apertura del martes con ocho bases por bolas otorgadas en 10.2 entradas en sus primeras dos presentaciones del 2017, dio dos boletos y ponchó a cinco bateadores en 6.1 episodios, la mayor cantidad de entradas en su carrera. Aunque no ha ganado juego alguno en esta temporada, no permite cuadrangular en sus últimas nueve aperturas remontando al 2016.