Marco Estrada firme en medio del caos de los Azulejos en este 2017

Marco Estrada firme en medio del caos de los Azulejos en este 2017

NUEVA YORK - Cuando Marco Estrada pasó de los Cerveceros a los Azulejos en un canje previo a la temporada del 2015, no se sabía si su futuro era como relevista o abridor. El capataz de Toronto, John Gibbons, recuerda que el club le veía potencial a Estrada, pero que a la vez había preocupación porque el diestro mexicano venía de encabezar la Liga Nacional con 29 jonrones permitidos en el 2014.

Aquella incertidumbre parece pertenecer al pasado lejano ahora que Estrada no sólo se ha establecido como integrante de la rotación de Toronto, sino que es el abridor más sobresaliente del club.

Estrada lleva foja de 23-18 con promedio de carreras limpias de 3.22 en 69 juegos (63 aperturas) por los Azulejos en las últimas tres campañas. En el 2015, el diestro ayudó a romper la sequía de playoffs de Toronto, que no clasificaba desde 1993. También tiene fama de crecerse en octubre; en seis aperturas de por vida en los playoffs - cuatro de ellas por los Azulejos en los últimos dos años - ha registrado efectividad de 2.64.

Además, Estrada se encuentra en el cuarto lugar de Grandes Ligas con un promedio en contra de .208 desde que empezó la temporada del 2016. Sólo Clayton Kershaw, Max Scherzer y Jake Arrieta lo aventajan en ese sentido.

"No creo que haya alguien que pueda decir con sinceridad que esperaba que fuese tan bueno cuando lo adquirimos", dijo Gibbons acerca de Estrada.

En el 2016, Estrada fue convocado al Juego de Estrellas por primera vez, pese a que se vio entorpecido por una lesión en la espalda. El serpentinero de 33 años de edad dice estar sano ahora mismo y se nota, ya que lleva efectividad de 2.43 en seis salidas y 37.0 innings de labor en esta temporada.

"Me siento mejor que el año pasado, mucho mejor", afirmó el oriundo de Ciudad Obregón, quien abrió por Toronto en el Día Inaugural este año. "No se compara con el año pasado. Se nota…todo el mundo me ha dicho que [mi velocidad] ha mejorado y, sí, ahora puedo completar los pitcheos. La espalda no me está limitando ahora mismo".

Armado con lo que es considerado uno de los mejores lanzamientos en cambio de Grandes Ligas, Estrada no es un pitcher de poder - su recta es de aproximadamente 90 millas por hora - pero ha impresionado a Gibbons con la manera en que localiza sus envíos y con su compostura.

"Es un maestro en lo que hace", dijo Gibbons acerca de Estrada. "Puede dividir el plato en pedazos y tirarte cuatro pitcheos. Y los comanda todos muy bien. Y es tan bueno como cualquier otro lanzador al final de los juegos. Digamos que es el séptimo inning y es su última entrada. Está al final y está cansado, pero sabe salir de apuros tanto como cualquier otro pitcher que haya visto sin contar con una recta dominante."

PUNTO LUMINOSO
La firmeza de Estrada ha sido uno de los pocos puntos luminosos esta temporada para un equipo de los Azulejos que, plagado de lesiones, amaneció el miércoles en el sótano del Este de la Liga Americana con marca de 9-18.

Toronto lucía tener una de las rotaciones más profundas de Grandes Ligas de cara la temporada del 2017, pero ha estado sin los servicios de Aaron Sánchez y J.A. Happ. Los Azulejos también han tenido que dar la batalla sin dos piezas claves del lineup, el antesalista Josh Donaldson y el torpedero Troy Tulowitzki.

Pese a lo bien que ha lanzado, Estrada se acreditó apenas su primer triunfo de la temporada el lunes al limitar a los Yankees a una carrera en siete innings de labor en una victoria de Toronto por 7-1. Previo a dicha salida, los Azulejos habían anotado un total de nueve carreras entre sus primeras cinco aperturas.

"Si estamos perdiendo juegos, no importa cómo me esté yendo a mí", dijo Estrada. "Lo que me interesa es si ganamos o perdemos".

UN FUTURO INCIERTO
Estrada confiesa que no le agradó el canje a los Azulejos en un principio, debido a los impuestos de aduanas de Canadá, el costo de la vida en Toronto y dificultades a la hora de viajar. Tampoco lo entusiasmó tener que lanzar en el Este de la Liga Americana, que para muchos es la división más competitiva de Grandes Ligas.

Pero el sonorense quedó tan encantado, tanto con la cultura del club como con la ciudad de Toronto, que en noviembre del 2015 que firmó con los Azulejos por dos años y US$26 millones. Dicho convenio vencerá cuando concluya la temporada del 2017 y Estrada anhela seguir en Toronto.

"Me siento feliz aquí", dijo Estrada. "Adoro a todo el mundo - al personal, a los jugadores. [Me encanta] todo lo relacionado con esta organización y el hecho de que un país entero te apoye. No creo que exista otro equipo como éste en el béisbol. Si fuese por mí, sí, me quedaría aquí y probablemente terminaría mi carrera aquí".

No obstante, aunque dice que le ha indicado al equipo lo mucho que quiere quedarse en Toronto, Estrada preferiría esperar hasta que termine la temporada para negociar un nuevo contrato.

"No quisiera ponerme a hablar de números [durante la temporada], pero si me hacen una oferta, muy bien, la escucharé".