Aaron Judge ha sabido manejar con calma su ascenso como bateador

Aaron Judge ha sabido manejar con calma su ascenso como bateador

NUEVA YORK - Aaron Judge, el jardinero derecho de los Yankees, tiene un bate poderoso. Los 10 jonrones que pegó en abril, con lo que empató el record para novatos en dicho mes, son prueba de ello. Pero su personalidad te muestra una cara distinta.

Judge camina con calma hacia su casillero, tiene una sonrisa en el rostro y saluda a todo el mundo. Al mismo tiempo, al pelotero de 25 años no le gusta hablar mucho de sí mismo. Sus números dejan en claro que no hay nada sobre lo que deba sentirse apenado. Por estos días, Judge es el alma de la fiesta.

Dio dos jonrones Judge el martes en la victoria de los Yankees sobre los Azulejos. Pero los cuadrangulares no son lo único que impresiona del joven, quien llegó al miércoles con promedio de .313 con 25 empujadas, porcentaje de embasarse de .424 y .795 de slugging.

Y no hemos mencionado la clase bombas que ha bateado Judge y que ha registrado Statcast™. Batazos dignos de Babe Ruth. El viernes pasado, ante el derecho de los Orioles, Kevin Gausman, conectó una pelota que salió a 119.4 millas por hora, el batazo más duro en la era de Statcast™. La bola cayó en el Parque de los Monumentos en el jardín central, a 435 pies del home.

Pero cuando se le pregunta por el éxito que ha tenido en el terreno, Judge les da todo el crédito a sus compañeros.

"Estoy teniendo éxito por el equipo en el que estoy", dijo Judge. "Estoy rodeado de buenos jugadores, una mezcla de veteranos y jóvenes talentosos. Para mí, en este momento, es la situación perfecta. En cada turno que tomo casi siempre tengo gente en base. Tenemos mucha gente en el lineup capaz de mover al equipo".

Hay gente dentro de la organización de los Yankees que está dispuesta a elogiar a Judge. El manager Joe Girardi, por ejemplo. Judge no ha estado en las Grandes Ligas una temporada completa, pero el piloto ya compara a su joven estrella con el legendario Derek Jeter.

"Para mí, se parece un poquito a Derek", dijo Girardi sobre Judge. "Tiene una sonrisa todo el tiempo. Le encanta jugar a la pelota. Cuando lo ves, siempre piensas que va a hacer lo correcto dentro y fuera del terreno. Tiene una personalidad que llama la atención. Siempre juega para ganar. Eso es lo más importante. Lo importante no es lo que hiciste hoy.

"Yo entiendo que es una comparación fuerte, pero recuerdo a Derek cuando era joven. Él fue creciendo y encajando en ese rol de líder, pero ése era Derek. A Derek le encantaba divertirse, reírse y jugar pelota. Siempre con una sonrisa en la cara y con mucha energía, y eso es lo que veo en este muchacho. Lo veo haciendo las cosas de la forma correcta dentro y fuera del terreno, y así era Derek cuando era joven".

Su compañero Didi Gregorius notó una diferencia en el enfoque de Judge en el plato esta temporada. Afirma el torpedero que es raro verlo hacer swing a los mejores pitcheos de un pitcher.

"Él significa muchísimo para el equipo y todo el mundo ha visto lo que es capaz de hacer", dijo Gregorius. "Tiene que mantener ese nivel. Mantener todo simple, como ha venido haciendo. Es una parte muy grande de este equipo. No les está haciendo swing a los pitcheos difíciles. Eso es lo principal. Está siendo más selectivo y es capaz de ponerle ese bate a 120 millas por hora a la bola".

Está claro algo: Judge no siente la presión de jugar en Nueva York. Nada parece asustarlo. En su opinión, el crédito se lo deben llevar los Yankees por haberlo preparado para lidiar con la Gran Manzana.

"La organización nos entrena bien desde el principio", dijo Judge. "Nos dicen cómo manejar todo. Este es el mercado con la mayor cantidad de medios. A mucha gente le encanta ver a los Yankees. Simplemente nos preparan bien. Cuando llegas aquí es casi algo natural. Nada es una sorpresa para nosotros.

"Me fascina Nueva York. Es divertida. Yo me crie en una zona rural, así que es un ritmo distinto. La ciudad ha sido grandiosa. Jugar frente a estos fanáticos ha sido algo sensacional. Siempre están diciendo cosas, gritando, parados. Tienen una energía muy buena de la que nos podemos nutrir".