Aaron Judge obliga a los Yankees a hacer ajustes en el estadio

Aaron Judge obliga a los Yankees a hacer ajustes en el estadio

NUEVA YORK -- Aaron Judge ha revolucionado las prácticas de bateo en el Bronx.

El distintivo tronar de las bolas que el novato de los Yankees de Nueva York deposita sobre el restaurante que se encuentra detrás del Parque de los Monumentos.

Y es que por el elevado swing que hace el toletero que mide 2,04 metros (6,7 pies), los empleados de los Yankees han tenido que apretar la malla que se coloca detrás de la caja de bateo con el fin de subirla. También se ordenó una nueve pieza con el fin de colocarla más alta.

"En las ligas menores, lo único que hacíamos era que alguien la sostenía", dijo Judge el domingo. "Aquí tienen que hacer algunos ajustes".

Judge debutó en Grandes Ligas el pasado 13 de agosto, haciéndolo con un jonrón ante Matt Andriese de Tampa Bay en su primer turno al bate, al igual que Tyler Austin, el bateador previo -- los primeros compañeros en disparar cuadrangulares en sus primeros turnos de por vida en un mismo juego. Judge acumuló cuatro jonrones, pero se ponchó 42 veces en 84 turnos antes de sufrir una distensión en el músculo oblicuo el 13 de abril -- poniendo fin a su temporada y preservando su condición de novato.

Amaneció el lunes con un promedio de .303, 10 jonrones y 20 impulsadas, igualando las plusmarcas de cuadrangulares de José Abreu en 2014 y Trevor Story el año pasado para un novato en abril.

Y sus jonrones viajan lejísimos -- y a velocidad supersónica.

"El boleto vale la pena pagarlo para verlo en persona por nueve innings", comentó su compañero Brett Gardner.

Los jonrones de Judge promedian una distancia de 413 pies, según el análisis de Statcast™ de MLB. Entre los jugadores con cinco o más jonrones, eso lo ubica séptimo en las mayores, por detrás del venezolano Avisail García (432), Corey Seager (426), los dominicanos Miguel Sanó (422) y Nelson Cruz (416), Story (415) y Giancarlo Stanton (413).

Judge conectó un batazo que viajó 457 pies, que depositó en el segundo nivel del estadio de Pittsburgh ante Antonio Bastardo el 22 de abril, tres días después que un batazo de 448 pies ante el novato Dylan Covey de los Medias Blancas se quedó cortó por cinco hileras de los banderines de foul situados detrás de las gradas del jardín izquierdo. El jonrón que Judge conectó el viernes Kevin Gausman de Baltimore salió despedido a 119,4 mph, la velocidad más alta desde que Statcast™ empezó a llevar la cuenta desde 2015.

El manager de los Yankees Joe Girardi piensa que Judge alcanzará los postes de foul.

"Creo que puede llegar allá arriba. De verás que sí", indicó Girardi. "Tiene la capacidad de conectar un elevado que irá 370 pies y se irá, mientras que otro batea una bolsa y se irá 320 y será out".

Judge procura evitar la atención al advertir que su compañero Matt Holliday tiene un swing parecido.

A raíz del interés que generan los batazos de Judge, no sería sorprendente que sea incluido para el próximo Derby de Jonrones en Miami, el 10 de julio. Stanton lo ganó el año pasado y ni siquiera formó parte de los rosters del Juego de Estrellas.

Luego de ver a Judge tomar su práctica de bateo el viernes, Jim Palmer --el miembro del Salón de la Fama que brilló como lanzador de Baltimore-- dijo que el jardinero de los Yankees le hizo recordar a Frank Howard, toletero de los Senadores de Washington.

"Me fascina ver a estos mastodontes cuando batean. Es mejor que lanzar contra ellos", dijo Palmer.