Los Yankees lucen peligrosos con su mezcla de juventud y veteranía

Los Yankees lucen peligrosos con su mezcla de juventud y veteranía

Tienen a un novato en los jardines que le pega a la pelota más fuerte que cualquier otro bateador en la liga y a un cerrador que hace ver lanzar a 100 millas por hora como algo rutinario. Esta temporada levantaron un juego que perdían por ocho carreras. Y juegan a la pelota con emoción y garra, además de ser un equipo que divierte mucho.

Pero éste es el asunto con los Yankees de Nueva York: son un equipo peligroso.

Es evidente que su confianza crece con cada victoria, con cada batazo que vuela sobre la cerca. Lo que parece suceder cada 20 segundos. OK, estamos exagerando. Quizás sea la emoción de ver a este equipo jugar béisbol.

Son el equipo más encendido de las Grandes Ligas en este momento, gracias a 14 victorias en sus últimos 18 juegos, lo que han logrado gracias a una buena mezcla de… pues de todo. Juventud. Experiencia. Pitcheo. Jonrones. 

A pesar de que el domingo cayeron por 7-4 ante los Orioles, el sábado pusieron sobre la mesa todos sus argumentos en el triunfo por 12-4 en el Yankee Stadium sobre Baltimore. Y el viernes ganaron uno de esos encuentros que pueden cambiar una temporada al remontar desventajas de 5-0, 9-1 y 11-4 antes de vencer finalmente a los Orioles por 14-11 en 10 innings. 

Los equipos especiales ganan ese tipo de juegos. Y los Yankees tienen el mejor récord de la Liga Americana con 15-8, empatados con los Orioles, con quienes comparten la cima de la División Este. Es la misma división en la que terminaron cuartos la temporada pasada y en la que muchos los seleccionaron para finalizar de últimos en esta campaña.

"Hemos tenido un tremendo arranque este año y depende de nosotros mantener el ritmo", dijo el jardinero izquierdo Brett Gardner. 

Los Yankees encabezan el Joven Circuito en jonrones (37) y carreras anotadas (128). Tienen el cuarto mejor bullpen de las Mayores (2.53) y una rotación que ha sido lo suficientemente sólida. 

Y lo mejor de todo es que tienen una nueva estrella, una de esas que pueden revitalizar a los fanáticos y sus compañeros de equipo. El jardinero Aaron Judge bateó su 10mo jonrón el sábado, la mayor cantidad para un novato en abril.

Podría ser el tipo de pelotero que eleva a una franquicia y a la vez lleva gente al estadio. Judge no sólo batea jonrones. Batea jonrones que la gente recuerda. El viernes pegó uno que salió a 119.4 millas por hora, el batazo más duro registrado en la historia por Statcast™.

Y no fue una casualidad. De acuerdo con Statcast™, Judge tiene siete de los 21 batazos más duros de esta temporada, incluidos los que ocupan los puestos 5, 6 y 12.

Quizás sea por eso que Matt Holliday, el jardinero veterano de los Yankees, lo llama el pelotero joven más talentoso que ha visto en su vida. Y no es el único en decir algo así.

"He dicho durante mucho tiempo que si le pone la parte gruesa del bate a la bola van a pasar cosas buenas", dijo el piloto de los Yankees, Joe Girardi. "Y eso es lo que ha hecho".

Y no es sólo él. Esta era la temporada en la que el plan de los Yankees era entregarles el testigo a los muchachos, como parte del proceso de transición, y a la vez mantenerse compitiendo.
Y miren lo que ha pasado. Tres jugadores de 33 años -el tercera base Chase Headley, el jardinero central Jacoby Ellsbury y Gardner- están teniendo sus mejores campañas en un buen tiempo.

Y los muchachos más jóvenes, especialmente el segunda base dominicano Starlin Castro, han estado fenomenales.

"Tenemos un lineup profundo", dijo Gardner. "No hay outs fáciles".

Los Yankees todavía no están seguros de qué tan buena podría ser la rotación, pero el bullpen es lo suficientemente bueno para sólo necesitar contar con cinco o seis sólidos innings del abridor. Después de eso, Girardi puede utilizar a quien mejor le parezca antes de darle la pelota a Dellin Betances y al cubano Champan.

Chapman es el que lanza a 100 millas. En realidad, a 101. Statcast™ ha registrado 19 pitcheos suyos a 101 mph o más esta temporada y 12 son de Chapman.

Seamos honestos, el béisbol es mejor cuando los Yankees son competitivos. ¿Mantendrán este nivel de dominio? Probablemente no. Los Yankees aprovecharán este momento todo lo que puedan y cuando llegue el inevitable bajón quizás ya sean un equipo diferente, un equipo más confiado, un equipo que crea que merece estar entre los mejores.

Cuando un equipo comienza la temporada con expectativas poco claras, las primeras semanas son importantes para que los jugadores descubran de qué son capaces.

Lo que han descubierto los Yankees es esto: quizás sean mejores de lo que todo el mundo creía.

"Uno piensa en dónde estábamos hace un año en abril (8-14)", dijo Girardi. "De verdad estábamos teniendo problemas. Y piensas en dónde estábamos después de cinco juegos este año (1-4). De verdad andábamos mal.

"Entonces, contenta ver que estamos jugando mucho mejor. Y necesitamos seguir haciéndolo. Estos son juegos importantes".