Fernando Rodney no pierde la confianza pese a los malos resultados con D-backs

Fernando Rodney no pierde la confianza pese a los malos resultados con D-backs

PHOENIX -- El dominicano Fernando Rodney, cerrador de los D-backs de Arizona, ha desperdiciado dos salvados en sus últimas dos presentaciones en Chase Field. Y de una forma humillante. El miércoles no pudo cerrar lo que terminó siendo una victoria de los Padres y el sábado hizo lo mismo ante los Rockies.

Sin embargo, el manager Torey Lovullo no estaba listo para anunciar ningún tipo de movimiento en el bullpen después que Colorado le anotó tres veces a Rodney en la novena en el juego del sábado. El miércoles los Padres le marcaron cinco veces, con un jonrón de tres carreras de Ryan Schimpf como el gran golpe.

Entre esas dos presentaciones, Rodney permitió ocho hits y ocho carreras en 1.2 innings.

"Por ahora, Fernando es nuestro cerrador y estará en la misma situación cuando vuelva a estar listo", dijo Lovullo.

"Hay momentos en los que es un trabajo muy duro sacar esos últimos tres outs para cerrar un juego de pelota. Pero él ha sido exitoso por muchos años. Es un tipo probado en mil batallas. Vamos a hacer todo lo que podamos para que vuelva a ser el pitcher que estábamos viendo antes de estos dos últimos juegos".

"Sé que es una situación frustrante para todos nosotros y estoy seguro que Fernando también se siente frustrado. Vamos a hablar pronto sobre cómo salir de esto".

La pregunta es si seguir tratando de salir del mal momento mientras intenta ganar juegos o hacerlo en sesiones de bullpen. No es como si Rodney hubiese lanzando maravillosamente durante toda la temporada. Convirtió sus primeras seis oportunidades de salvar, pero sólo ha tirado dos innings impecables en sus 12 presentaciones y tiene 12.60 de efectividad.

El primero de esos juegos sin problemas fue el 5 de abril ante los Gigantes después de casi desperdiciar la ventaja contra San Francisco el Día Inaugural. El segundo fue la actuación del pasado lunes ante los Padres en la que retiró a los tres que enfrentó.

Rodney lanzó 34 pitcheos el sábado, lo que le podría dar a Lovullo la oportunidad para darle un respiro. Tiene a dos ex cerradores en el bullpen en J.J. Hoover y Tom Wilhelmsen, además de Archie Bradley, que ha brillado en su primera prueba como relevistas.

Por su parte, Rodney dijo sentirse bien y listo para volver al ruedo. "Me siento bien, me siento bien", repitió. "Mi brazo se siente bien".

Rodney está en su 15ta temporada en las Grandes Ligas y tiene 267 salvados, pero su última gran temporada fue la del 2014, cuando salvó 48 para Seattle. Pero con la excepción de media temporada estelar con los Padres en el 2016, no ha estado bien desde entonces.

Sin embargo, Rodney no se mostró sorprendido cuando le dijeron que su manager seguía confiando en él y todavía era el cerrador. Los D-backs le están pagando US$3.95 millones por una temporada para cumplir su trabajo. Y eso es lo que tratará de seguir haciendo.

"Sí, eso fue lo que me dijeron durante los entrenamientos", dijo Rodney. "Quiero mantener mi rol, pelear y seguir trabajando duro. No es fácil ser el cerrador. Todo lo que ha pasado es parte del trabajo".