Para Carlos Correa y Francisco Lindor no hay prisa para firmar

Para Carlos Correa y Francisco Lindor no hay prisa para firmar

CLEVELAND - Nacieron muy cerca uno del otro, hicieron su debut casi al mismo tiempo, terminaron en primer y segundo lugar en la votación para el Novato del Año de la Liga Americana en el 2015, juegan la misma posición y compartieron el lado izquierdo del cuadro interior de la selección de Puerto Rico en el pasado Clásico Mundial de Béisbol.

Los puertorriqueños Carlos Correa y Francisco Lindor son dos peloteros muy distintos, pero han formado una amistad legítima gracias a tantas circunstancias compartidas. Así que no debería sorprender que estén manejando una importante decisión de negocios de la misma manera.

Con mucha paciencia.

"Hasta la Biblia dice que a los que esperan les pasan cosas buenas", dijo Lindor. "¿Por qué no esperar?"

A cinco años de la agencia libre, se reportó que Lindor rechazó una extensión de los Indios de Cleveland, por un monto cercano a los US$100 millones, justo antes de comenzar esta temporada. Correa dijo que los Astros no le han realizado ninguna propuesta formal, aunque ha habido señales cruzadas del jugador y agente, Greg Gensk, sobre la posibilidad de considerar un contrato que incluya alguno de sus años de agencia libre, que también comenzaría en 2022.

Correa tiene 22 años y Lindor 23. Son peloteros especiales y ambos están en una posición privilegiada para recibir una extraordinaria suma de dinero a su corta edad.

Pero también están conscientes de hacia dónde se dirige el mercado en esta industria.

"Después del 2018 el mercado va a subir más cuando Bryce Harper y Manny Machado estén disponibles. Y Clayton Kershaw quizás se salga de su contrato", dijo Correa. "Cada cierto tiempo alguien como A-Rod cambia el mercado. Ahora Bryce y Machado y Kershaw lo van a cambiar nuevamente. Y luego le tocará a Mike Trout (después del 2020)".

Las ventajas en este caso serían obvias. ¿Qué tal si Harper, Machado y Kershaw consiguen un contrato cercano a los US$400 millones? No es algo descabellado cuando se considera que Trout le entregó tres años de agencia libre a los Angelinos por un promedio de US$34 millones por temporada, lo que hace parecer insignificante el contrato que rechazó Lindor. Durante mucho tiempo, las extensiones de contrato minaron al mercado de agentes libres, pero en años recientes se ha visto una reducción del porcentaje de peloteros pre arbitraje que han entregado años de agencia libre.

Por supuesto, los riegos también son obvios. Correa y Lindor juegan una posición defensiva muy demandante que puede desgastar el cuerpo y hacer que caiga la producción ofensiva. El año pasado ambos vieron cómo su OPS+ cayó con respecto al que dejaron en su temporada de novatos en el 2015, y aunque Lindor se ha visto como un candidato al premio Jugador Más Valioso en el 2017, Correa no ha causado mucho impacto.

Se necesita de mucha confianza en uno mismo para rechazar seguridad a largo plazo. Pero Lindor y Correa están bien asegurados para poder tomar el riesgo y apostar a su talento.

Lindor recibió un bono de US$2.9 millones cuando los Indios lo tomaron con la selección ocho del draft del 2011. Correa obtuvo una bonificación de US$4.8 millones al ser escogido en el puesto 1 al año siguiente.

Y desde entonces ambos han firmado jugosos contratos de patrocinio.

"Yo estoy abierto a sentarme y escuchar lo que (los Astros) tengan que decir", dijo Correa. "Pero no tengo ningún apuro por firmar ningún tipo de contrato. Al final del día en este deporte todo es un negocio. El equipo, si te necesita, va a tratar de mantenerte. Si no es así, no lo harán. Es una decisión que tiene que tomar el equipo y que depende de lo que tú hagas en el terreno. Así que en eso es que estoy enfocado: en mi desempeño".

Lindor está de acuerdo.

"Yo quiero jugar para Cleveland por muchos años, quiero estar aquí con la gente que quiero, pero no era el momento adecuado", dijo. "Y no creo que mis compañeros se merezcan todas las distracciones con el contrato. La atención debe estar centrado en lo bien que lo están haciendo, no en lo que rechazó Lindor".

"Él no es estúpido", dijo el segunda base Jason Kipnis. "El fanático puede pensar que es codicioso, pero en realidad es sólo ser inteligente en los negocios".

Es una estrategia de negocios que están aplicando al mismo tiempo dos de los mejores torpederos jóvenes del juego. Ya hay una cantidad de cosas en común entre Francisco Lindor y Carlos Correa. Quizás también entren a la agencia libre al mismo tiempo.