Hay nueva vida para Eric Thames y para los Cerveceros en el 2017

Hay nueva vida para Eric Thames y para los Cerveceros en el 2017

¿Han visto lo entretenido que es ver jugar por estos días a Eric Thames, el primera base de los Cerveceros? Su swing tiene poder y disciplina. Hay un toque de alegría, también, debido a que la historia que hay por detrás de su éxito es tan bonita como improbable.

Hasta los momentos, Thames ha sido el bateador más productivo en las Grandes Ligas esta temporada. El lunes bateó dos jonrones y el martes conectó otro para llegar a 11, o cuatro más de los que tienen sus más cercanos perseguidores.

Thames tiene un sensacional OPS de 1.411, un número difícil de comprender. También encabeza las Mayores en slugging (.929) y extrabases (17).

En otras palabras, Thames está haciendo ver demasiado sencillo el deporte más difícil del planeta. Pero la mejor parte de la historia es qué hizo para llegar aquí.

Para explicar cómo ha recorrido este camino en el que miró a los ojos al fracaso y luego salió airoso, Thames necesitará seguramente un buen tiempo.

Quizás lo dijo de la mejor forma posible cuando le preguntaron cómo estaba haciendo para batear jonrones meteóricos por racimo, o cómo es que está haciendo cosas que otros jugadores sólo sueñan con hacer.

"No lo sé", dijo Thames. "No lo sé".

Tampoco es que Thames debería pasar mucho tiempo tratando de encontrar una respuesta. Lo que tiene que hacer es disfrutar de este momento todo lo que dure. De hecho, eso es lo que todos deberíamos hacer. Buscar las palomitas de maíz y disfrutar del espectáculo.

El manager de los Cerveceros, Craing Counsell, ha dicho que le impresiona ver cómo Thames es capaz de hacer ajustes entre pitcheo y pitcheo.

"Se va calentando a medida que avanza el turno", dijo Counsell. "Consigue un poco más de información con cada lanzamiento, viendo qué hace cierto pitcheo. Y cuando le tiran uno que puede manejar, lo maneja".

El swing de Thames es tan rápido y genera tanto poder que hace ver muy fácil todo. Y la mejor parte de todo esto es que nadie se lo imaginaba.

Incluso cuando Milwaukee firmó a Thames en noviembre pasado por tres temporadas y US$16 millones, era imposible saber qué iban a recibir exactamente a cambio.

El gerente general de los Cerveceros, David Stearns, una de las mentes jóvenes más brillantes del juego, se había enfocado en el nuevo swing de Thames y en el tipo de velocidad del swing que sólo son capaces de generar los jugadores especiales.

Y sin embargo, ¿quién podía prever esto? Thames había puesto números de video juegos (124 jonrones y 1.172 de OPS) durante tres temporadas en Corea del Sur. La pregunta es cómo se trasladaría eso a las Grandes Ligas.

Thames conectó un solo jonrón en 57 turnos esta primavera. Después diría que simplemente estaba tratando de ver cómo lo estaban trabajando los lanzadores rivales.

¿Y ahora?

"Ahora trato de llevar lejos la pelota", respondió Thames.

Thames no es un recién llegado en las Grandes Ligas. Jugó 181 encuentros con los Azulejos y los Marineros entre el 2011 y el 2012, y bateó 21 jonrones en 684 visitas al plato. También pasó todo el 2013 con los Orioles en ligas menores.

Entonces, y está es la parte sorprendente, no pudo conseguir un trabajo en Grandes Ligas hace tres años, por lo que fue a Corea a cambiar su juego. Durante el invierno pasado, a los Cerveceros les llamó la atención lo hecho por Thames. Stearns y su equipo vieron una disciplina en el plato que no tenía antes y se lanzaron a contratarlo. ¿Cuántas veces recibimos una segunda oportunidad en la vida? Quizás por eso Thames está jugando con tanta alegría. Y no nos engañemos sobre las razones para que pasase esto. Thames se lo ganó.

Mírenlo ahora. Thames se para ahora más atrás en la caja de bateo, comparado con antes. Su cabeza está más balanceada. Como resultado, cuenta con una disciplina en el home que nunca tuvo con los Azulejos ni los Marineros.

En el 2011, Thames le hizo swing al 35% de los lanzamientos lentos fuera de la zona de strike. Este año, de acuerdo con Statcast™, ese número se ha reducido a 13%.

Entre 2011 y 2012, el slugging de Thames contra pitcheos lentos fue de .397. Esta temporada es de .615. Bateó cuatro jonrones en 148 visitas al plato contra zurdos entre 2011 y 2012. Esta temporada, Thames ha dado cuatro bambinazos en 16 visitas al plato ante siniestros.

¿Cuánta diferencia puede marcar un solo jugador? Bastante. Milwaukee es un mejor equipo. Y uno más interesante a pesar de su récord de 11-11 en la temporada.

Thames ha hecho mejores a quienes le rodean, y eso será importante en los días por venir. Es probable que los lanzadores dejen de lanzarle strikes y prefieran vérselas con sus compañeros, que ahora están viendo más pitcheos de strike.

¿El resultado? Los Cerveceros anotaron 4.1 carreras por juego en el 2016, la sexta cifra más baja en las Mayores. Esta temporada, terminada la jornada del lunes, estaban en 4.9, la sexta cifra más alta.

De un golpe, los Cerveceros se han convertido en uno de los equipos más divertidos de ver y su proceso de reconstrucción pareciese haber dado un gran giro. La temporada de béisbol es tan larga que dejan al descubierto cada debilidad y cada fortaleza.

Los Cerveceros no son un producto terminado, pero lucen mucho más cerca ahora que antes de que Stearns decidiese que valía la pena invertir US$16 millones en Thames.

Esa es la cuestión con las franquicias que contratan a gente inteligente y les dan la libertad y los recursos para hacer su trabajo: algunas veces las cosas cambian rápido. Todo no va a transformarse por una sola firma. Pero no hay duda de que todo luce distinto con una firma como ésta.