Los Yankees ven hacia el futuro pero sin olvidar el presente

Los Yankees ven hacia el futuro pero sin olvidar el presente

Gary Sánchez posó para selfies y firmó autógrafos tras preparar un par de emparedados en una bodega del Bronx. Gleyber Torres bailó con ancianos en un centro de asistencia en Manhattan. Otros prospectos acudieron a un debate abierto en un restaurante de Times Square.

En enero, los Yankees de Nueva York hicieron algo poco frecuente: promocionarse.

Algo necesario para presentar a un grupo de jugadores que representan su futuro y también para generar entusiasmo por el producto, luego de un declive en la concurrencia en el Yankee Stadium.

Los Yankees son un equipo en transición, uno que no renuncia a participar en la postemporada, pero que al mismo tiempo piensa en su futuro.

Cuando abran la campaña regular en Tampa Bay, la alineación del manager Joe Girardi incluirá a tres piezas que forman parte de ese porvenir. Se trata del receptor Sánchez, el primera base Greg Bird y el jardinero derecho Aaron Judge.

Pero el verdadero potencial no se alcanzará hasta que debuten otros prospectos, como es el caso del campocorto Torres, el jardinero Clint Frazier y los pitchers James Kaprielian y Justus Sheffield.

"Hace tiempo que no teníamos tanto joven, probablemente desde quizás 1996", comentó Girardi. "Pero ese fue un grupo de jugadores jóvenes que tuvo mucho éxito".

1996-2017
Aquel equipo de 1996 tenía a Derek Jeter haciendo su debut a los 22 años; Andy Pettite se acreditó 21 victorias a los 24 años; y Mariano Rivera se empezaba a destacar como preparador de mesa con 26 años. Nueva York se adjudicó esa temporada el primero de cuatro campeonatos de la Serie Mundial que iba a ganar en un periodo de cinco años.

Pero esos Yankees ya cargaban con la experiencia de los playoffs el año previo. El actual grupo llega antecedido por un cuarto puesto en la división Este, aunque pudieron sumar 84 victorias para mantener intacta su racha de temporadas con balance positivo y que se remonta a 1993.

A sus 20 años, Torres está encumbrado entre los mejores prospectos del béisbol. También se sabe bien la historia.

"Quieren volver a ser el equipo que eran antes, cuando tenían a Jeter, a Rivera", señaló el venezolano.

NO ES UNA RECONSTRUCCIÓN TOTAL
Hay que tener cuidado en señalarles como un equipo inmerso en una renovación abarcadora. Después de todo, invirtieron 86 millones de dólares para traer de vuelta al cerrador Aroldis Chapman con un contrato de cinco años. El cubano fue traspasado en la fecha límite a los Cachorros de Chicago, obteniendo a Torres.

El tridente de relevistas conformado por Chapman, Andrew Miller y Dellin Betances fue el fuerte del equipo durante la mayor parte de 2016. Sin Miller, confían seguir seguros con su bullpen mediante la dupla Chapman-Betances.

También añadieron a los agentes libres Matt Holliday y Chris Carter, ambos bateadores derechos.

Nueva York nunca tira la toalla, y menos cuando Girardi y el gerente general Cashman entran al último año de sus contratos.

"Es algo audaz, pero creo que lo estamos haciendo de forma correcta", indicó Cashman.

LOS SOBREVIVIENTES
Luego de dejar en libertad a Alex Rodríguez en agosto y proceder con varios canjes, los Yanquis apostaron con todo en sus prospectos, convocado a Sánchez y Judge. Al término de la campaña, el primera base Mark Teixeira se retiró y el receptor Brian McCann fue transferido a Houston tras verse desplazado por Sánchez.

Pero el resto de la alineación quedó intacta, con los jardineros Brett Gardner y Jacoby Ellsbury, el segunda base Starlin Castro, el campocorto Didi Gregorius y el antesalista Chase Headley. Gregorius arranca el año en la lista de incapacitados tras lastimarse el hombro de lanzar en el Clásico Mundial.

EL FUTURO
Ajustes. Quizás esa es la palabra que más escucharán los nuevos Yankees.

El dominicano Sánchez deberá demostrar que su sensacional debut no fue pura casualidad. Bateó para .345 con 19 jonrones en sus primeros juegos al subir en agosto, pero cerró el año con apenas dos hits en 29 turnos en un bache en el que solo conectó un cuadrangular.

Judge se ponchó 42 veces en 84 turnos. Bird batea a la zurda, con un swing que debe sacarle provecho al Yankee Stadium. Pero se perdió la pasada campaña tras una cirugía en el hombro.

LO QUE PUEDE SALIR MAL
Nada más cuentan con un as en la rotación: Masahiro Tanaka. Y el japonés puede salirse de su contrato al final de este año. CC Sabathia --cuyo mejor momento ya pasó-- y el inconsistente dominicano Michael Pineda son los otros dos que tienen plazas seguras.

Se pasaron deshojando margaritas durante la primavera hasta que decidieron darle el cuarto turno al dominicano Luis Severino, quien decepcionó como abridor el año pasado. Al no verse obligados de usar un quinto abridor inmediatamente, han optado por esperar hasta mediados de abril para subir a alguien de las menores.