Plato fuerte: R.D. vs. EE.UU. el sábado en el Grupo C del Clásico Mundial

Plato fuerte: R.D. vs. EE.UU. el sábado en el Grupo C del Clásico Mundial

MIAMI - Se acabó la espera. Terminó la anticipación.

El sábado por la noche, la República Dominicana se medirá a los Estados Unidos en el plato fuerte del Grupo C en el Clásico Mundial de Béisbol, un enfrenamiento entre dos de los fuertes favoritos del torneo y, definitivamente, los dos equipos de más talento en el evento.

Se agotaron por completo los boletos desde hace varias semanas para el juego en el Marlins Park, donde la presencia dominicana en las gradas se hará sentir en grande.

La República Dominicana, luego de su triunfo por 9-2 sobre Canadá en su primer choque del jueves, enviará a la lomita al veterano Edinson Vólquez, quien lleva 1-1 con efectividad de 3.38 en dos aperturas de por vida en Clásicos Mundiales.

"Estoy preparado para pitchar ese juego", dijo Vólquez, quien firmó con los Marlins durante el invierno luego de tener récord de 11-10 y promedio de carreras limpias de 5.37 con los Reales en el 2016. "Me he enfrentado a casi todos los jugadores en ese equipo y ellos se han enfrentado a mí, así que es un 50-50, con el equipo que tienen ellos y el equipo de nosotros, que es muy peligroso".

El manager de la selección dominicana, Tony Peña, expresó antes del arranque de este Clásico que decidió poner a lanzar a Vólquez contra los Estados Unidos no sólo por su capacidad como abridor, sino también por su amplia experiencia en el béisbol de alto nivel. En una carrera de 12 años en Grandes Ligas, Vólquez ha iniciado siete partidos de postemporada, incluyendo los Juegos 1 y 5 de la Serie Mundial por Kansas City en el 2015.

¿Habrá presión en esta clase de enfrentamiento?

"Yo no diría presión", expresó Vólquez, de 33 años de edad. "Un poquito de nervios del juego, sabiendo que tenemos una fanaticada dominicana que viene de todos Estados Unidos y Dominicana a apoyar a este equipo y darnos esa energía positiva durante el juego".

De su parte, los Estados Unidos vienen de ganar de manera sufrida su primer encuentro de este Clásico, el viernes contra Colombia por 3-2 en 10 entradas. La selección estadounidense y su manager Jim Leyland saben el reto que les espera.

"Obviamente, sabemos que es increíble el lineup que tiene Dominicana", dijo Leyland. "Pero vaya, éste es un juego de grandes. De esto se trata.

"Ellos tienen un lineup fantástico, y nosotros creemos que tenemos una gran alineación. Vamos a ver cómo se dan las cosas".

Para enfrentarse a ese gran ataque de los quisqueyanos, Leyland enviará al montículo al derecho Marcus Stroman, neoyorquino de ascendencia boricua.

Stroman, abridor de los Azulejos de Toronto y compañero de equipo del toletero dominicano José Bautista, está consciente de lo que trae la selección dominicana.

"Cuando ves a los muchachos en ese lineup, es increíble", manifestó el diestro, quien tuvo récord de 9-10 con efectividad de 4:37 en el 2016. "Del 1 al 9, no hay punto débil. Entonces, tendré que traer mi mejor juego, mezclar mis pitcheos y hacer todo lo posible para ser competitivo.

"Tengo una defensa increíble detrás de mí, así que no tengo miedo de lanzar al contacto. Dejaré que mi defensa trabaje".

Stroman también pretende disfrutar el ambiente de playoff que se espera en Miami.

"Esa atmósfera, ese ambiente, creo que es algo que me puede alimentar", dijo el abridor. "Siento que hemos tenido esa clase de ambiente en Toronto, así que no veo la hora de salir a aprovechar esa energía y canalizarla de manera positiva cuando esté en el montículo".

En cuanto a Dominicana se refiere, la selección quisqueyana quiere seguir con la misma fórmula que la ha llevado a nueve triunfos consecutivos en juegos del Clásico Mundial.

"Nuestra mentalidad es estar enfocados y venir a hacer lo que sabemos hacer, que es jugar pelota", dijo Peña, cuyos pupilos practicaron temprano en el Marlins Park el viernes, su día libre en cuanto a juegos se refieren. "Los muchachos saben que hay muchos ojos sobre nosotros, así que estamos preparados para todo".

Agregó el capitán del equipo, Robinson Canó: "El enfoque nuestro es el de siempre; vamos a jugar nuestro juego contra Estados Unidos. Nunca he confiado en que vamos a ganar, sino en que vamos a dar lo mejor de nosotros".