Tony Peña hace "malabares" con tanto talento en R.D. para el Clásico

Tony Peña hace

MIAMI - Hace exactamente ocho años la última vez que una selección de la República Dominicana perdió un partido del Clásico Mundial de Béisbol, al ser eliminada por Holanda en la primera ronda el 10 de marzo del 2009 en el Estadio Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico.

Desde aquella amarga derrota para los quisqueyanos, la República Dominicana lleva 9-0 en juegos del Clásico, incluyendo su campeonato invicto de 8-0 en la edición del 2013 y su primera victoria en este torneo del 2017 el jueves sobre Canadá.

Para Tony Peña, dirigente del equipo tanto para este Clásico como el de hace cuatro años, no es del todo fácil manejar lo que es esencialmente un Equipo de Estrellas.

El jueves, por ejemplo, Nelson Cruz estuvo de sexto bate en el juego ante Canadá, Adrián Beltré de séptimo y en la banca se quedó todo el partido Jean Segura, junto a Starling Marte (lesión en un tobillo).

"Hacer una alineación con este grupo de jugadores no es tan fácil", afirmó Peña. "Cuando tú ves a un jugador como Adrián Beltré abriendo como séptimo (bate)…hicimos 10 o 12 lineups. Los muchachos están aquí para jugar y voy a buscar la forma de poner a todos".

Efectivamente, Peña encontró la manera el jueves de integrar a Jonathan Villar y a Mel Rojas Jr. como sustitutos para los innings finales. Y en el relevo, utilizó a seis lanzadores-ninguno de los cuales pasó de una entrada-luego de los cuatro excelentes episodios que cubrió el abridor Carlos Martínez.

Peña explicó dicha estrategia, facilitada por la amplia ventaja de Dominicana de seis carreras a partir de la sexta entrada.

"(Jeurys) Familia no ha estado en un Clásico", expresó el capataz. "(Dellin) Betances no ha estado en un Clásico. Fernando Abad no ha estado en un Clásico. En vez de esperar una situación difícil para traerlos, en un juego cerrado, éste era el juego indicado para que probaran lo que es este evento".

En cuanto a ofensiva se refiere, el ataque de 15 hits de la escuadra dominicana fue otra demostración del poderío en el equipo. José Bautista, quien se fue de 4-3 con un cuadrangular y cuatro empujadas contra los canadienses, estuvo de cuarto bate para ese primer juego.

"Este equipo tiene muchos cuartos bates y me libran de toda la presión", dijo Bautista. "Estamos todos aquí halando la soga en la misma dirección y todos estamos aportando nuestro granito de arena. Eso se estuvo comunicando desde el primer día de los entrenamientos, en el clubhouse".

Robinson Canó, quien repite como capitán de la selección dominicana, enfatizó la falta de egoísmo a la hora de representar a su país.

"Yo diría que nadie tiene egos", expresó el estelar de los Marineros. "Esto no se trata de nosotros, sino del país entero. Todo el que está aquí tiene que ayudar a este equipo a ganar.

"Tenemos buena química, que es lo importante".

José Reyes, quien ha vestido el uniforme de la selección dominicana en cada uno de los cuatro Clásicos, le hizo eco a lo expresado por Canó.

"Estamos unidos por una causa, que es ganar el campeonato para la República Dominicana", manifestó el infielder de los Mets. "Entendemos que hay muchas estrellas, pero no se trata de ego, sino de salir a dar el 100%, porque sabemos que lo estamos haciendo por el país".

Y por si había dudas sobre la capacidad de la selección dominicana, el manager del equipo canadiense, Ernie Whitt, la sufrió en carne propia el jueves como contrincante.

"Es un club bastante bueno", dijo Whitt. "No hay punto débil, eso es seguro".