Roberto Osuna: "Fue una noche bien amarga para mi"

Roberto Osuna:

GUADALAJARA - Es difícil encontrar un pelotero tan joven, pero a la vez tan apasionado y competitivo en lo que hace en el diamante, especialmente por el uniforme de su patria, como lo es Roberto Osuna, de los Azulejos de Toronto.

Bien duro fue para Osuna, uno de los mejores cerradores jóvenes de las Grandes Ligas, fue sucumbir en la novena entrada ante Italia en una derrota por 10-9 que sacudió a todo México el jueves, en la apertura del Grupo 'D' del Clásico Mundial.

"Fue vergonzoso, no me lo imaginaba", declaró Osuna, de apenas 22 años de edad, con la entereza propia más bien de un pelotero que tuviera muchas temporadas de experiencia. "No me lo imaginaba. Vine a ayudar al equipo, no a hacer este desorden".

A casa llena en el hogar de los Charros de Jalisco, México ganaba por cuatro carreras de diferencia cuando el dirigente Edgar González hizo lo lógico: darle la bola a su cerrador con mejor cartel.

Pero Italia, que derrotó a México hace cuatro años, tenía otras intenciones. Los azules pegaron tres hits e hicieron cinco carreras, cuatro limpias, frente a Osuna, que no pudo sacar out alguno en esa entrada.

"La meta mía es ayudar al equipo, no hacer este tipo de cosas para que pierda", insistió Osuna. "Fue una noche bien amarga para mi. Ahora hay que cambiar la mentalidad y venir más positivo para el sábado. Hay que seguir trabajando duro, no bajar la guardia.

"Para mi, México lo es todo y por fallarle de esta manera, creo que ha sido la peor noche de mi carrera", indicó el veloz serpentinero derecho.

"No tengo excusas, me sentía bien, pero cuando a uno le tocan las cosas, le tocan", señaló Osuna. "Le pido disculpas a la gente que esperaba que saliera todo bien, pero si me esforcé para llegar aquí, ahora me voy a esforzar el doble para que las cosas salgan mejor".

Se multiplica la confianza de Italia: Cervelli

Mientras el equipo de México tiene menos de 48 horas para olvidarse de una derrota tan desagradable frente a su propio público, ocurre todo lo contrario con la novena de Italia al sacarle una victoria a su oponente virtualmente del congelador.

"Es increíble, esto te da un nivel de confianza súper grande", analizó el receptor venezolano de Italia, Francisco Cervelli. "Los lanzadores que tiene México son de los mejores de las Grandes Ligas".

Cervelli, receptor titular de los Piratas de Pittsburgh, elogió la calma del escuadrón europeo para volver de entre sus cenizas cada vez que parecía que México tenia asegurada la victoria.

Los muchachos de la casa, que por cierto jugaron como visitantes, sacaron ventajas de 4-1, 7-4 y 9-5, pero Italia supe contrarrestar con una ofensiva de ocho extrabases, incluyendo cuatro jonrones.

"Estuvimos bien calmados, tranquilos en cada momento y siempre concentrados en hacer las cosas pequeñas", "Lo más impresionante es que en ningún momento entraron en pánico los muchachos jóvenes. Cada vez que ellos sacaban ventaja, nosotros volvíamos".