Para Venezuela, ganar el Clásico es una deuda pendiente

Para Venezuela, ganar el Clásico es una deuda pendiente

SURPRISE, Arizona -- En plan de pitcher, Miguel Cabrera hizo la moción de lanzamiento y Rougned Odor, su compañero en la selección de Venezuela, se puso de cuclillas como un cátcher.

"¡Mariano Rivera!", gritó Cabrera, tratando de hacer un lanzamiento como el retirado cerrador de los Yankees.

El ambiente era relajado el jueves previo al último fogueo de Venezuela con miras al Clásico Mundial de Béisbol, un partido ante los Rangers de Texas.

Pero cuando los venezolanos salgan al terreno en la ciudad mexicana de Guadalajara para debutar el viernes contra Puerto Rico, la atención estará puesta en sus compatriotas.

Una aguda crisis política y económica golpea a Venezuela, y los jugadores convocados para el Clásico saben que el béisbol es un oasis en medio de la turbulencia en su país.

"Todos somos conscientes de ello", declaró el manager Omar Vizquel. "Uno de los temas que hablamos en la primera reunión es que todos sabemos de la difícil situación en nuestro país, y ello despierta una gran motivación, la de brindar alegría y hacer unir a la gente".

Previo al primer pitcheo del juego, Odor arrastró un dedo en su pecho mientras dirigía la mirada a la cueva de los Rangers, su club de Grandes Ligas. Quería señalarle el "Venezuela" en su franela a sus compañeros de club.

El orgullo es palpable dentro del equipo venezolano. Ganar el Clásico sería una inyección de júbilo para todo el país.

"Sabemos que en nuestra condición de peloteros que cargamos una enorme responsabilidad por el pueblo venezolano", dijo el receptor Robinson Chirinos. "Son apasionados del béisbol, están pendientes. Tenemos un muy buen equipo que saldrá a competir y esperamos poder llegar a la final".

Frente a los Rangers, Venezuela presentó una alineación de lujo, con Cabrera como tercer bate y Carlos González de cuarto. Los ocho titulares son jugadores establecidos en las mayores, además de otros dos que ingresaron en el transcurso del juego: el campeón de bateo José Altuve y Yangervis Solarte.

El grupo de lanzadores es comandado por Félix Hernández, el ganador de un Cy Young en 2010 y que de antemano viajó a México para su apertura en el debut, y Martín Pérez, el zurdo de los Rangers, que abrirá en el segundo juego ante Italia el sábado.

Venezuela pisa fuerte para el Clásico tras lo vistos en sus dos ensayos en Arizona. Vencieron 11-0 a Kansas City el miércoles, desplegando un ataque de 18 hits, que incluyó un jonrón de Cabrera. Se encaminaron a un triunfo 6-4 sobre los Rangers tras anotar cinco carreras en el segundo inning.

"Estamos listos", dijo Vizquel. "Muchos hits, muchas carreras y bueno pitcheo, eso es todo lo que se le puede pedir a tu equipo".

Veenzuela ambiciona superar la que hasta ahora ha sido su mejor resultado en el Clásico, el pase a las semifinales en 2009.

El derecho Omar Bencomo lanzó en las filiales de Doble A y Triple-A con los Mellizos de Minnesota, y se estrena en un Clásico.

Bencomo indicó que todo el equipo está pendiente de las noticias de su país.

"Nuestras familias están allá y todo el tiempo nos cuentan lo que pasa", señaló Bencomo. ¿Qué podría decirte? Es muy triste, pero es la realidad".

Conquistar el título para Venezuela, añadió, debe dar algo de alivio en un país desbordado por una inflación de tres dígitos y severos problemas de desabastecimiento de alimentos, medicinas y otros bienes básicos.

"Es una responsabilidad muy grande, y es importante por la situación tan difícil en el país", dijo Bencomo. "Si podemos ser bendecidos con aportar un poco de felicidad, eso hará que los venezolanos celebren".