Gregory Polanco piensa en un "30-30" como meta personal en los Piratas

Gregory Polanco piensa en un

DUNEDIN, Florida - Gregory Polanco comenzó a entrenar para la temporada 2017 en noviembre y al mes siguiente empezó a practicar el bateo. Cuando se presentó al campamento de los Piratas, el guardabosque dominicano llegó con un número en mente: 30.

Polanco tiene como objetivo unirse al club de los 30 jonrones y 30 estafadas.

"Esa es una de mis metas", dijo Polanco, de 25 años de edad y quien ha terminado cerca de dichas marcas, ya que se robó 27 bases en el 2015 y conectó 22 jonrones en el 2016.

Polanco se ha robado tres bases en sus primeros cinco juegos en la Liga de la Toronja este año. Su agresividad se debe en parte a que se está preparando para jugar por la República Dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol y es preciso que esté listo cuando se una a la selección quisqueyana. Pero Polanco también quiere robar más bases con los Piratas en el 2017, luego de terminar con 17 estafadas en el 2016.

Uno de los motivos por los que Polanco robó menos almohadillas en el 2016 fue porque pasó más tiempo recorriéndolas. En su segunda temporada completa como ligamayorista, "El Coffee" empalmó 22 bambinazos luego de haber conectado nueve en el 2015.

"Tiene la habilidad de mandar lejos la bola, pero lo principal es que no trate de dar jonrones ni de elevar la bola. No tratar de hacer más de lo que es capaz", dijo el coach de bateo de Pittsburgh, Jeff Branson. "Si hace las cosas a su manera, todo lo demás de resolverá".

Durante la pretemporada del 2016, Polanco trabajó con Branson para abreviar su swing y han seguido perfeccionando ese aspecto de su juego en los entrenamientos este año con la idea de generar poder.

Polanco parecía ir por buen camino el año pasado, ya que bateó .299 entre abril, mayo y junio, pero posteriormente cayó en un bache y registró promedio de apenas .216 en los últimos tres meses de la campaña.

El oriundo de Santo Domingo se destacó a principios de la temporada del 2016 gracias a que la parte inferior de su cuerpo estaba fuerte y sincronizada con la parte superior, pero su rodilla izquierda no estuvo del todo sana en la recta final.

Polanco se enfocó este invierno en su resistencia y afirma que ha trabajado "más que nunca" para ponerse en forma y poder jugar todos los días.

"Creo que me agoté el año pasado", dijo Polanco. "Por eso estoy trabajando fuerte, para no cansarme y estar listo para toda la temporada y los playoffs también.