Nolan Arenado se consolida entre los mejores peloteros del béisbol

Nolan Arenado se consolida entre los mejores peloteros del béisbol

De vez en cuando, Nolan Arenado se topa con una historia que menciona su nombre y que lo deja incrédulo.

"No tengo idea de dónde sacan algunas cosas", dijo entre risas el estelar antesalista de los Rockies de Colorado.

Al ser el rostro de la franquicia y hacer tantas cosas fabulosas, a veces los hechos se pueden confundir con la ficción.

Realidad: Viajó a Cuba en las vacaciones para conocer sus raíces.

Ficción: El ganador de cuatro Guantes de Oro no exigió a los Rockies que cambiaran el color de los uniformes a un púrpura más claro esta temporada.

Realidad: Consideró la posibilidad de jugar por Puerto Rico en el Clásico Mundial de Béisbol, antes de inclinarse por la selección de Estados Unidos.

Realidad indiscutible: Es uno de los mejores peloteros de las mayores.

Arenado tuvo una temporada de 2016 en la que encabezó el béisbol en remolcadas (133) y empató en el liderato de la Liga Nacional en jonrones (41). Esas son cifras tremendas, pero Arenado confía en que pude repetirlas.

"Si puedo jugar, voy a tener las estadísticas", dijo Arenado, quien jugó en 160 partidos la temporada pasada (la máxima cifra de su carrera) y terminó quinto en la votación para el Juegos Más Valioso de la Liga Nacional. "Creo que puedo hacer bastante. Quiero tener mejores turnos al bate, mejorar jugando como visitante, mejorar ante pitcheos de mayor calidad. Creo que soy muy capaz de hacer todas esas cosas".

Además de ser uno de los mejores bateadores de las mayores, Arenado es considerado como una máquina de sacar outs en tercera base, capaz de realizar jugadas espectaculares casi a diario. Esa ha sido una constante desde que ascendió a las mayores en 2013 y ganó su primer Guante de Oro, un premio que ha monopolizado desde entonces.

"Me enorgullece mucho poder ayudar a mis lanzadores", dijo. "Trabajo muy duro para ser bueno en defensa".

Además, esta temporada no tendrá que preocuparse por su contrato, al pactar por dos años y 29,5 millones de dólares y evitar acudir a un proceso de arbitraje salarial.

"Ahora sólo tengo que preocuparme por salir a jugar", dijo el toletero, que cumple 26 años el 16 de abril.

Arenado tuvo unas vacaciones bastante ocupadas. Acudió al Rose Bowl del fútbol americano universitario, visitó Cuba con sus padres, Millie, de ascendencia puertorriqueña, y Fernando, de ascendencia cubana. Mientras estaba en la isla, incluso jugó algo de softbol.

"La gente es increíble, bella, cariñosa", dijo Arenado al relatar su viaje. "Estoy loco por volver".

Señaló que también dudó entre jugar por Puerto Rico o Estados Unidos en el Clásico. Dijo que, al final, no le pareció correcto adueñarse de un puesto en la selección puertorriqueña, al ser un jugador que nació y fue criado en California.

"Fue una decisión difícil, pero creo que fue la correcta", dijo Arenado, quien estará en el equipo de Estados Unidos que debuta el 10 de marzo contra Colombia, en Miami. "Significa mucho, y haré todo lo posible para que ganemos el torneo".