¿Pitcher y receptor? Christian Bethancourt busca romper el molde

¿Pitcher y receptor? Christian Bethancourt busca romper el molde

TEMPE, Arizona -- Cuando los Padres de San Diego le plantearon una singular idea a Christian Bethancourt, el panameño captó de inmediato cuál era el objetivo.

Y si todo sale bien, Bethancourt podría convertirse en un inusual jugador polifacético: ¿Ha visto a un lanzador/receptor?

"Se me acercaron para preguntarme si quería aceptar", dijo Bethancourt. "Como que me gustó la idea y ya veremos cómo salen todo este año".

Durante esta pretemporada, el catcher de 25 años tendrá más actividad junto a los pitchers. San Diego pretende que Bethancourt pueda jugar como jardinero, pitcher y receptor -- quizás en algunas o en todas esas tareas en mismo partido durante la campaña regular.

Lanzará por primera vez en la Liga del Cactus el miércoles, formando parte de uno de los dos equipos de los Padres que intervendrán en la jornada.

"El mayor volumen de su trabajo ha sido en el montículo, con algunos turnos al bate", señaló el manager Andy Green tras el partido del lunes en el que Bethancourt, como bateador designado, se fue de 1-0 con un boleto ante los Angelinos.

"Es una complicada curva de aprendizaje. Son muchas para un solo individuo. Y ha aceptado el reto bastante bien", añadió Green.

Tras abrirse paso en la organización de los Bravos de Atlanta, Bethancourt fue canjeado a San Diego. Bateó para .228 con seis jonrones en 73 juegos en 2016.

Pero un par de apariciones como relevista que tuvo la pasada campaña prendieron el interés de los Padres. Bethancourt lanzó un inning y dos tercios sin permitir carreras, en los que concedió tres boletos, propinó un pelotazo y recetó un ponche.

"Tuve la oportunidad de subir al montículo un par de ocasiones y se dieron las cosas", indicó el panameño. "No fue algo que busca, pero fue la oportunidad de ayudar a mi equipo en dos formas distintas".

Luego de una temporada con marca de 68-94 el año pasado, los Padres tratan de capitalizar todo lo que sea posible, proponiéndole el plan a Bethancourt durante el receso. De cara a la temporada de 2017, estuvo lanzando en una liga profesional en Panamá.

"Lo vimos en la lomita el año pasado y la fuerza que tiene en el brazo nos dejó intrigados", manifestó Green. "Tiene un brazo tremendo detrás del plato, lo que le sobra es fuerza".

"Tiene mucho por aprender, pero ya hemos visto a muchos receptores que pudieron convertirse en excelentes lanzadores", añadió.

No se puede establecer con claridad si Bethancourt será el primer pitcher/cátcher en la historia de las Grandes Ligas, pero ha pasado muchísimo tiempo desde que se intentó hacerlo.

En la década de 1930-40, Ted Radcliffe cumplió ambas tareas en las Ligas Negras y recibió el apodo de "Double Duty" luego que el periodista Damon Runyon fue testigo de un juego en el que Radcliffe lanzó en un juego y fue cátcher en el otro.

El jardinero Jordan Schafer también está como lanzador esta primavera en procura de ganarse un puesto en el roster de los Cardenales de San Luis. Brooks Kieschnick fue el último pelotero que combinó funciones de lanzador con cierta frecuencia en otras posiciones, al desempeñarse como relevista y jardinero de los Cerveceros de Milwaukee en 2003-04.

La transición tiende a realizarse en las menores. Kenley Jansen, quien en las menores empezó como receptor, es el líder histórico de salvamentos de los Dodgers.

Y el pitcher más destacado en la historia de los Padres inició su carrera profesional como un tercera base en la organización de los Rojos de Cincinnati. Trevor Hoffman acabó eventualmente en el bullpen de San Diego y se quedó corto por cinco votos de ser elegido al Salón de la Fama el mes pasado. Se da por hecho que será exaltado el año próximo.

Para entonces, es posible que Bethancourt esté consolidado en su tarea.

"Ahora me considero como un pitcher", afirmó el lunes. "Mi trabajar es sacar outs. Le he dicho a Andy que puede contar conmigo para lo quiera y yo voy a estar listo para ello".