El brazo de Gary Sánchez en la receptoría también es un arma letal

El brazo de Gary Sánchez en la receptoría también es un arma letal

TAMPA -- La histórica explosión jonronera del dominicano Gary Sánchez les enseñó a los contrarios que debían lanzarle con cuidado cada vez que entraba a la caja de bateo. Ahora, el receptor de los Yankees les está recordando a los corredores que no se olviden de su poderoso brazo.

Sánchez retiró a dos corredores que trataron de robarle la segunda base el domingo durante la victoria por 7-2 sobre los Azulejos en el George M. Steinbrenner Field, al poner out a Jon Berti y al venezolano Ezequiel Carrera por un largo trecho.

"No sé por qué corren", dijo entre risas el segunda base de los Yankees y también dominicano, Starlin Castro. "Es increíble. Están tomando buenos brincos todos, (pero Sánchez) los está sacando por medio metro. Es increíble".

Castro cree que Sánchez tiene el mejor brazo de cualquier receptor que él haya visto, e incluso lo comparó con el estelar puertorriqueño de los Cardenales, Yadier Molina, un verdadero cumplido para cualquier receptor joven.

Sánchez dice que a él le produce la misma adrenalina sacar a un corredor que conectar un jonrón.

"Se siente algo muy parecido, porque estás ayudando al equipo, estás ayudando al pitcher en ese momento y eso es emocionante", dijo Sánchez. "Cuando hay un corredor en la primera base tienes que estar listo para cualquier cosa. Si tratan de robar, mi trabajo es tirar a segunda y tratar de ponerlos out".

Sánchez sacó al 41% (13 de 32) de los corredores en intentos de robo en los 36 juegos en los que estuvo detrás del plato el año pasado con el equipo grande de los Yankees.

Para el manager Joe Girardi, los Yankees tienen una ventaja cuando Sánchez está en la receptoría.

"Sabe tirar", dijo Girardi. "La fuerza de su brazo es algo especial. Es grandioso. Es algo que puede cambiar el juego. En cierto sentido, los pitchers no tienen que preocuparse tanto. Todavía tienen que hacer su trabajo y darle una oportunidad a Gary, pero el suyo no es el tipo de brazo que ves todos los días".

Castro dijo que los corredores de los Azulejos no tuvieron mucho que decir después de sus infructuosos intentos de robo. No es que hubiese mucho que añadir.

"Ellos saben que los sacaron por un amplio trecho", dijo. "Se devolvieron corriendo al dugout y más nada. No estuvieron ni cerca".