Fernando Rodney arribó en gran forma física al complejo de los D-backs

Fernando Rodney arribó en gran forma física al complejo de los D-backs

SCOTTSDALE, Arizona. -- Lo primero que notó el nuevo manager de los D-backs, Torey Lovullo, sobre el dominicano Fernando Rodney fue su sentido del humor. Pero cuando apretó la mano de su cerrador, también notó otra cosa.

"Le di la mano y le pegué un golpe en el hombro, y me quedé impresionado", dijo Lovullo. "Es alguien que se ha cuidado muy, muy bien a pesar de su edad".

Rodney, quien cumplirá 40 años el mes entrante, firmó un pacto de un año y US$2.75 millones, que también incluye incentivos, durante el invierno para ser cerrador y fungir como mentor de algunos de los relevistas jóvenes del club.

"Mi puerta está abierta", dijo Rodney acerca de ayudar a los otros lanzadores de Arizona. "Pienso que tenemos un muy buen grupo de jóvenes talentosos".

Rodney no llegó sino hasta el jueves al campo de entrenamiento, debido a una cita como parte del proceso para obtener la ciudadanía estadounidense.

"Es un competidor muy duro", dijo Lovullo. "Tiene una experiencia increíble y quiere la pelota en el noveno inning. Eso es algo de lo que vamos a aprovecharnos. Y cuando tienes el historial y la habilidad, pues siento que tenemos un cerrador especial con nosotros".

A pesar de su edad, Rodney sigue tirando duro. Durante la primera mitad de la temporada pasada, como cerrador de los Padres, salvó 17 juegos con 0.31 de efectividad en 28 presentaciones. Tras ser cambiado a los Marlins, fue utilizado como preparador y tuvo problemas al dejar 5.89 de efectividad en 39 encuentros.

Rodney dice que las razones de haber estado activo todos estos años son su ética de trabajo y sus hábitos alimenticios.

"Arroz, frijoles, plátanos, muchos mariscos, mucha carne y mucha agua", dijo Rodney. "Cero helado, cero pizza y cero Coca-Cola".