El éxito de Yankees en 2017 dependería de su núcleo joven

El éxito de Yankees en 2017 dependería de su núcleo joven

Una visita a los campos de entrenamientos de los Yankees en Tampa, Florida, ha ofrecido siempre una intersección entre el pasado y el presente. Este año, podrían ser las estrellas del futuro las que estarían generando la mayor atracción.

El reabastecido y rejuvenecido sistema de los Yankees estará liderado por el receptor dominicano Gary Sánchez, el infielder venezolano Gleyber Torres y el jardinero Clint Frazier, los dos últimos ocupando la lista de los mejores prospectos de Grandes Ligas según MLBPipeline.com, clasificados como Nos. 3 y 24, respectivamente.

"Es un equipo en transición", dijo el zurdo de los Yankees CC Sabathia, uno de dos peloteros que aún quedan en el club y que jugaron y ganaron la última Serie Mundial de la franquicia. "Ver a todos esos jóvenes ascender y lograr todo lo que lograron [en 2016] fue divertido, y esperemos que sigan jugando de la misma forma y nos guíen a los playoffs este año".

Los lanzadores y receptores de los Yankees se reportarán a los campos de entrenamiento este 13 de febrero, con la primera práctica programada para el día siguiente. La primera práctica con el equipo completo será el 19 de febrero.

Pasarle la batuta a la nueva generación ha sido una proposición complicada para los Yankees, ya que el dueño del club, Hal Steinbrenner, piensa que el mercado de Nueva York demanda que deben contar con una escuadra con calibre de campeones cada año.

Mientras que los Yankees han sido capaces de alargar una destacada racha de 24 temporadas con récord ganador (1993-2016), tras haber finalizado con 84 victorias el año pasado, la ocupada fecha límite de cambios como "equipo vendedor" que tuvieron en 2016 exhibió un cambio de filosofía para la directiva del Bronx.

Con el gerente general, Brian Cashman, declarando abiertamente que los Yankees no eran un equipo lo suficientemente bueno como para ganar la Serie Mundial en 2016, la directiva sintió que jugadores claves como Andrew Miller, el cubano Aroldis Chapman y el puertorriqueño Carlos Beltrán representarían más valor en el mercado libre.

Esas maniobras ayudaron a equipos contendientes alrededor del béisbol y aceleraron un proceso de reconstrucción que revitalizó a la base de fanáticos, ya que la exhibición de poder de Sánchez en la recta final de la campaña pasada levantó en grande el rating de los Yankees en televisión. Sánchez tratará de emular su desempeño en medio de grandes expectativas, esta vez arrancando la temporada como el receptor titular.

Chapman, el lanzallamas cubano, está de regreso, tras haber firmado un contrato por cinco años y US$86 millones que representa un récord para un relevista en Grandes Ligas, y el veterano Matt Holliday debería agregarle presencia a la parte gruesa del lineup. Aun así, el potencial éxito de los Yankees parece recaer mayormente en los jugadores jóvenes que aprovechen sus oportunidades.

"Contendimos todo el camino hasta el final de la temporada. Ahí está la prueba", manifestó Cashman. "Escuchen, si nuestro roster actual se mantiene en salud y se desempeña al máximo de su capacidad o cerca de ella, sin duda seremos un equipo que contienda por uno de los dos Comodines, por lo menos. Ya veremos. Primero tenemos que jugar".

La primavera presentará competencias legítimas en la inicial (Greg Bird y Tyler Austin) y el jardín derecho (Aaron Judge y Aaron Hicks), y más nombres nuevos podrían estar pronto en camino: Dos puestos vacantes en la parte trasera de la rotación crearán una competencia adicional, y Cashman ha dicho que los altos mandos no dudarán en subir talento en base a las necesidades del equipo grande.

"Nuestros fanáticos deberían seguir bien de cerca a muchos de estos muchachos, porque algunos de ellos serán parte de algo especial en el futuro cercano", destacó Cashman.