La rotación será el fuerte de los Azulejos en 2017

La rotación será el fuerte de los Azulejos en 2017

TORONTO - Se suponía que la rotación de los Azulejos iba ser uno de los puntos débiles del equipo la temporada pasada, pero terminó siendo su mayor fortaleza. Este año, habrá altas expectativas con respecto al quinteto abridor desde el primer día.

Toronto se sigue considerando a sí mismo como un equipo contendiente tras dos temporadas seguidas llegando a la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Si el club quiere volver a llegar allí, tendrá que ser gracias a su rotación, a la que le daremos un vistazo más detallado a continuación:

Aarón Sánchez
Es difícil de creer todo lo que ha avanzado Sánchez en estos últimos 12 meses. Comenzó los entrenamientos primaverales del 2016 compitiendo por el último puesto de la rotación, y además había un riesgo muy grande de que si lo mandaban al bullpen se iba a quedar estancado allí por el resto de su carrera. Los Azulejos terminaron dándole la oportunidad de abrir y vaya que la aprovechó. El derecho de 24 años de edad se convirtió en candidato al Cy Young de la Liga Americana tras liderar el circuito con 3.00 de efectividad en 30 aperturas. Lo único que afectó negativamente la causa de Sánchez fue el límite de innings, pero en su segunda temporada como abridor ya no deberían de cuidarlo tanto, siempre y cuando esté sano.

J.A. Happ
Happ es otro lanzador que desafió todas las expectativas que había la temporada pasada, terminando el año con 20-4 y 3.18 de efectividad en 32 aperturas. Toronto, en un principio, recibió un montón de críticas tras darle un contrato de tres años y US$36 millones a Happ, pero resulta que el pacto terminó siendo una ganga. Es probable que su nivel baje un poco, pero no hay problema. Los Azulejos estarán contentos con cualquier cosa que se asemeje a lo que hizo la temporada pasada, y el zurdo volverá a tener un rol estelar en el cuerpo de iniciadores.

Marco Estrada
La gran pregunta aquí es si el mexicano está totalmente recuperado de los problemas en la espalda que lo afectaron toda la temporada pasada. Cuando está sano, el derecho ha demostrado ser uno de los mejores lanzadores de la liga, pero esas molestias en la espalda ya aparecieron cuando estaba en Milwaukee antes de reaparecer la temporada pasada. Estrada merece crédito por haber lanzado a pesar de ello y hacer 29 aperturas. No obstante, es imposible negar que la lesión lo afectó en la segunda mitad, cuando su efectividad fue de 4.27 y por momentos lucía cansado. La temporada muerta puede hacer maravillas en términos de recuperación, pero los Azulejos no sabrán cómo está Estrada hasta que éste empiece a lanzar en los entrenamientos.

Marcus Stroman
La temporada 2016 no salió como Stroman la esperaba, pero la realidad es que ha podido ser mucho peor. Hubo mucha gente que quería ver a Stroman bajado a las menores en junio, y sin embargo se las arregló para darle un giro a su campaña. El 26 de junio, Stroman tenía 5.33 de efectividad, pero una serie de ajustes a su mecánica de lanzar le permitieron terminar el año con efectividad de 3.42 en sus últimas 16 salidas. Stroman estaba muy al tanto de las críticas que recibió, así que no hay dudas de que estará muy motivado. El derecho suele ser mejor lanzador cuando tiene algo que probar, por lo cual este podría ser un gran año para él.

Francisco Liriano
El último puesto de la rotación es donde los Azulejos deberían ver mayor mejoría para el 2017. El equipo puede lidiar con un Happ no tan efectivo como el del 2016 siempre y cuando Liriano llene ese espacio. Liriano básicamente va a reemplazar al nudillero R.A. Dickey, que terminó con 4.46 de efectividad en su última temporada con los Azulejos. Entre 2013 y 2015, Liriano siempre terminó con efectividad inferior a 3.38. Estuvo terrible con Pittsburgh el año pasado, pero una vez que se unió a Toronto, el veterano de 11 años en Las Mayores dejó 2.92 de efectividad en 49.1 entradas. Liriano sigue lanzando alrededor de las 94 millas por hora y ha ponchado a más de nueve bateadores por cada nueve innings en cada una de las últimas cinco temporadas. La pregunta es si será capaz de lanzar suficientes strikes. En Toronto creen que sí.

La profundidad
Aquí es donde los Azulejos podrían tener problemas. Gavin Floyd es la primera carta si hay algún inconveniente, pero si como se espera inicia el año en el bullpen, una transición a la rotación a finales de año no sería posible debido a su historial de lesiones. Joe Biagini, otra opción, también empezaría entre los relevistas y es probable que siga en ese rol un año más. Los mejores prospectos de los Azulejos están al menos a una temporada de ser capaces de ayudar a sacar outs en Las Mayores, por lo que así alguno de los cinco abridores se lesiona por un periodo largo sería un golpe muy fuerte para el club.