Cinco lanzadores que podrían ayudar a una rotación para el 2017

Cinco lanzadores que podrían ayudar a una rotación para el 2017

La temporada regular de las Grandes Ligas, que se extiende por 162 juegos, pone a prueba la profundidad de un equipo como ningún otro deporte y es probable que ninguna parte del roster se vea más vulnerable durante ese largo camino que la rotación de abridores.

Sin embargo, no es fácil encontrar pitcheo abridor de calidad y es casi imposible para un equipo tener cinco abridores sobre el promedio para una rotación. A medida que los lanzadores de Grandes Ligas se han hecho más propensos a las lesiones, muchas veces los equipos buscan a alguien que simplemente pueda tomar la pelota cada cinco días.

Es allí donde entra en juego este pequeño grupo de abridores. Puede que se trate de lanzadores que alguna vez fueron un número uno, pero que debido a un reportorio que ya no son los mismos de antes, o al paso de los años, ya no están en posición de buscar un contrato grande. Sin embargo, para el equipo que termine con uno de ellos, su combinación de durabilidad y valor podría ser lo que marque la diferencia entre jugar en octubre y tener una muy larga temporada muerta.

Aquí los dejamos con cinco abridores que aún son agentes libres y que podrían marcar una diferencia en la parte trasera de la rotación de algún equipo:

Jorge de La Rosa (35 años)

Números en el 2016: 8-9, 5.51 de efectividad, 134 innings lanzados, 0.5 de WAR, versión Fangraphs, para los Rockies

Lo que hace bien: El mexicano es el líder de los Rockies de todos los tiempos en victorias y ponches. En el Coors Field tiene un impresionante porcentaje de ganados y perdidos de .726 (53-20), lo que lo convierte en uno de los pocos pitchers que han tenido éxito de forma consistente en Denver. La clave de su éxito es mezclar una buena recta con su cambio de velocidad.

Lo preocupante: Dicho todo eso, Colorado decidió dejar ir al zurdo después de que pusiese el peor WHIP de su carrera (1.64) y la velocidad de su recta perdiese alrededor de una milla por hora. ¿Quién debería firmarlo?: Es tentador ponerse a pensar en lo que podría hacer alguien que conquistó el Coors Field por casi una década en un estadio más favorable para los lanzadores, como el Petco Park. Los Padres, más allá del venezolano Jhoulys Chacín, no tienen otro veterano en la rotación y podrían necesitar a alguien probado como De la Rosa, quien además podría estar súper motivado cuando San Diego enfrente a los Rockies.

Doug Fister (32 años)

Números en el 2016: 12-13, 4.64 de efectividad, 180.1 innings, 1.1 de WAR con los Astros

Lo que hace bien: Aunque nunca ha sido un pitcher con una gran velocidad, Fister ha sido capaz de evitar que le conecten muchos jonrones (0.85 por cada nueve innings de por vida) y lograr que le den rodados (casi la mitad de los batazos que le han conectado en su carrera son por el suelo).

Lo preocupante: A pesar de esto, la tasa de rodados de Fister ha ido bajando progresivamente con el paso de los años, de 54.3% con los Tigres en el 2013 a 45.3% con Houston en el 2016. La pérdida de velocidad de su recta también ha causado que aumenten los jonrones y su relación de boletos por cada nueve entradas el año pasado fue la más alta de su carrera, 3.09.

¿Quién debería firmarlo?: Como mencionó previamente AJ Cassavell de MLB.com, los Padres necesitan sumar al menos tres abridores antes de que comience la temporada, así que no es descabellado pensar que vayan por dos veteranos. Mudarse a Petco Park podría ayudar a Fister con su reciente problema con los jonrones y los amplios estadios de la División Oeste de la Liga Nacional le caerían de maravilla si su velocidad sigue bajando.

Jason Hammel (34 años)

Números en 2016: 15-10, 3.83 de efectividad, 166.2 innings, 1.4 de WAR con los Cachorros

Lo que hace bien: Hammel generalmente no se hace daño él mismo (su relación de 2.4 boletos por cada nueve innings en las últimas tres temporadas lo pone entre los mejores 50 abridores de Grandes Ligas) y también ha tenido éxito limitando los problemas una vez tiene gente en base (el porcentaje de corredores que deja en las almohadillas, de 75.7%, está entre los mejores 30).

Lo preocupante: Hammel terminó el 2016 con 15-10, pero su relación de jonrones por cada batazo recibido subió a 13.8%, un tope personal, continuando una tendencia ascendente que ya tiene tres años. Por otro lado, nunca ha lanzado 180 innings en una temporada y su efectividad de 5.60 en la segunda mitad del 2016 podría ser una señal de que es propenso a decaer a medida que se acerca el final de la temporada, como le pasó el año pasado con Chicago.

¿Quién debería firmarlo?: La División Oeste de la Liga Americana podría ser la protagonista de la pelea más fuerte por la postemporada en las Mayores. Los Angelinos o los Marineros, que necesitan profundidad en su rotación, podrían beneficiarse de alguien como Hammel.

Colby Lewis (37 años)

Números en 2016: 6-5, 3.71 de efectividad, 116.1 innings, 0.8 de WAR con los Rangers

Lo que hace bien: La velocidad de Lewis ha bajado hasta las 85 millas por hora y su tasa de rodados se ubica en el promedio de la liga, en el mejor de los casos. Pero algo que sí hace bien es lograr que le conecten batazos sin fuerza. La velocidad promedio de los batazos contra Lewis en el 2016 fue de 89 millas por hora, de acuerdo con Statcast™, lo que lo convirtió en uno de los mejores 50 pitchers en ese departamento entre aquellos a los cuales le dieron al menos 300 batazos.

Lo preocupante: Lewis tenía marca de 6-1 cuando llegó la pausa del Juego de Estrellas en el 2016 y mostraba una excelente efectividad (3.21), una relación de 3.21 ponches por cada boleto y los rivales le bateaban para .225. Pero una lesión en el oblicuo le cambió la cara a su campaña y el gerente general de los Rangers, Jon Daniels, dijo que no anticipa que el equipo contrate a Lewis para el 2017.

¿Quién debería firmarlo?: La rotación de los Atléticos, encabezada por Sonny Gray, será una de las más jóvenes de Grandes Ligas. Lewis lanzó por poco tiempo con los Atléticos hace una década y siempre y cuando esté recuperado de la lesión en el oblicuo, podría acumular innings para ellos mientras lleven con calma a brazos jóvenes como Jharel Cotton, Sean Manaea y Andrew Triggs.

Jonathon Niese (30 años): 8-7, 5.50 de efectividad, 121 innings lanzados, -0.7 de WAR con Piratas y Mets

Lo que hace bien: Los Piratas cambiaron a Neil Walker a los Mets en invierno pasado con la idea de que iban a hacerse con un lanzador duradero y capaz de conseguir muchos rodados. Niese, al fin y al cabo, venía de recibir una tasa de 54.5 roletazos en el 2015, lo que le permitió terminar empatado en el sexto puesto de Grandes Ligas en esa categoría.

Lo preocupante: Desafortunadamente, aunque el promedio de rodados de Niese se mantuvo sobre el 50%, su relación de ponches por cada nueve innings se disparó hasta 3.5 (la más alta desde que se convirtió en abridor a tiempo completo), y permitió 25 jonrones en apenas 121 innings. Los Piratas cambiaron a Niese de vuelta a los Mets en agosto y a finales de dicho mes terminó en la lista de lesionados con una inflamación en una rodilla.

Quién debería firmarlo: Con Tyler Chatwood y Jon Gray a la cabeza, el futuro de la rotación de los Rockies luce prometedor, pero la firma de Ian Desmond es una señal de que el gerente general Jeff Bridich está tratando de ganar ya. Colorado podría poner a competir a Niese por un puesto en la parte trasera de la rotación. La habilidad del zurdo para mantener la bola por el suelo podría ser un arma muy útil si termina recuperando su nivel.