¿Deben los Cubs tratar de adquirir a un abridor?

¿Deben los Cubs tratar de adquirir a un abridor?

Parece que los Cachorros no tienen nada de qué preocuparse de cara a la próxima temporada, y ese podría ser el caso. Después de todo, el mejor equipo en la campaña regular del 2016 demostró ser también el mejor club en la postemporada, y los pupilos de Joe Maddon arrancarán el 2017 como amplios favoritos para repetir ambos logros. 

Por supuesto, la directiva de los Cachorros espera repetir la hazaña del año pasado. Por consiguiente, les queda una interrogante que deberán resolver: ¿Dónde van a encontrar profundidad para su rotación?

Este problema no es nuevo ni controversial, porque los Cachorros se han mostrado abiertos acerca de tratar de añadir a un abridor este invierno. Sabemos, al menos, que el equipo del norte de Chicago intentó firmar al abridor Tyson Ross antes de que el derecho se decidiera por Texas. El año pasado, cinco abridores hicieron 152 de las 162 aperturas totales del equipo, y después de que Jason Hammel se convirtió en agente libre (30 aperturas), no podemos suponer que los otros cuatro abridores serán consistentes todo el año. John Lackey (29 aperturas) tiene 38 años de edad y perdió tiempo de juego en 2016 debido a dolencias en su hombro. Jake Arrieta (31 aperturas) ha lanzado 468 1/3 innings, incluyendo playoffs, en los últimos dos años.

En estos momentos, junto a Jon Lester y Kyle Hendricks, el 5to abridor es Mike Montgomery, quien ha arrancado apenas 23 de sus 65 juegos de por vida, con un promedio de efectividad de 4.23 como abridor comparado con 2.10 desde el bullpen. En caso de que el zurdo llegue a fallar, o si cualquiera de los veteranos pierde tiempo de juego, Theo Epstein ha dicho que Rob Zastryzny, Jake Buchanan, Aaron Brooks y Seth Frankoff son candidatos a abrir. Ese grupo tiene una efectividad combinada en Grandes Ligas de 5.58 en 14 aperturas, la mayoría de ellas hechas por Brooks en 2015 - y tuvo promedio de efectividad de 7.71 por Triple-A Iowa en 2016.

¿Les alcanzará con eso? Bueno, si así fuese, los Cachorros no estarían tratando de añadir a un abridor. ¿Entonces, qué podrían hacer? No es tan fácil como parece. Veamos cuáles son sus opciones:

1. Firmar a un agente libre
Este es el camino más fácil - encontrar a un pitcher y darle dinero. Por supuesto, el grupo de lanzadores agentes libres este invierno estuvo bien reducido aun cuando nombres como Rich Hill e Iván Nova estuvieron en el mercado, y lo que queda disponible no llama mucho la atención. Sin embargo, quizás eso le funcione a los Cachorros, quienes potencialmente estén considerando una rotación de seis lanzadores por una parte del año. Si no te importa obtener 30 buenas salidas, entonces alguien que podría darte unas 15 buenas aperturas encajaría bien aquí. 

Existen varias opciones, como el veterano Brett Anderson, quien ha lanzado bien mientras está sano (3.69 de EFE en 31 aperturas por los Dodgers en 2015) pero quien a menudo se ve aquejado por las lesiones (menos de 50 entradas lanzadas en cuatro de las últimas cinco temporadas). O el regreso de Scott Feldman, quien tiró por los Cachorros en 2013 y pasó a Baltimore en el canje por Arrieta. O, quizás, el mexicano agente libre Jorge de la Rosa, quien ha dicho que está dispuesto a lanzar ya sea como abridor o desde el bullpen o ambos.

Junto a nombres como el del venezolano Yusmeiro Petit, C.J. Wilson, Colby Lewis y Doug Fister, no hay mucho más de dónde escoger. 

2. Realizar un canje ahora
Mientras que existe algo mérito en la idea de canjear a Kyle Schwarber o al puertorriqueño Javier Báez por un pitcher con calidad de as y control contractual, las posibilidades de que eso suceda son escasas. ¿Podrían los Cachorros tratar de ir tras Matt Garza de los Cerveceros o Christian Friedrich de los Padres? Seguro, probablemente. ¿Vale la pena? Probablemente no.

3. No hacer nada ahora, realizar un canje después
Si los Cachorros no logran añadir un brazo, todavía pueden contar en algunas cosas en 2017. Primero, todavía están en muy buena posición para llevarse la División Central de la Liga Nacional, ya que las más recientes proyecciones los tienen ganado 10 juegos más que sus rivales Cardenales. Segundo, un bullpen que se reforzó con la llegada de Wade Davis y Koji Uehara y que también cuenta con el venezolano Héctor Rondón, Carl Edwards Jr., el dominicano Pedro Strop, Justin Grimm y otros está listo para cubrir a los abridores. Y tercero, más pitcheo debería estar disponible este verano mientras algunos equipos deciden que este no es su año y optan por vender a sus jugadores. 

Los dominicanos Ervin Santana y Bartolo Colón, y Matt Shoemaker podrían estar disponibles a mitad de campaña en caso de que sus equipos queden fuera de contienda. Los Filis estarían dispuestos a canjear a Jeremy Hellickson o Clay Buchholz. ¿Podríamos soñar en grande con la posibilidad de obtener a ases como Justin Verlander, Zack Greinke o Sonny Gray? ¿Los Rays finalmente cambiarán a Chris Archer o Jake Odorizzi?

No todos esos nombres son necesariamente de ases, pero tampoco es lo que los Cachorros necesitan. En Lester, Hendricks y Arrieta, Chicago los actuales campeones tienen a sus tres ases. Lo que necesitan es profundidad. Podrían tratar de obtenerla ahora, más tarde o ambas. De cualquier forma, su cuerpo de lanzadores será dominante.