Francisco Lindor comparte un día especial en el evento Play Ball

Francisco Lindor comparte un día especial en el evento Play Ball

ST. MONTVERDE, Florida -- Todos los que conocen al dinámico torpedero de los Indios, Francisco Lindor, saben que siempre lleva una sonrisa. Y al puertorriqueño le gusta difundir esa alegría.

El año pasado, Lindor comenzó a platicar con representantes de Major League Baseball que organizan el programa Play Ball y expresó su interés en realizar un evento en la Academia Montverde, donde asistió a la escuela secundaria después de que llegar a los Estados Unidos desde Puerto Rico. El fin de semana aquella visión se hizo realidad bajo un día soleado en el Francisco M. Lindor Field.

"Esto es maravilloso", dijo Lindor. "Tuve la fortuna de tener a bastantes personas que me respaldaron cuando estaba creciendo. Entonces quería ayudar a los niños de la misma manera en que otros me ayudaron".

Lindor es el primer jugador de Grandes Ligas en organizar un evento de Play Ball, lo que hizo de la actividad mucho más especial según Jess Dunn, la coordinadora de los programas juveniles de MLB. Ella dirige casi 30 eventos de esta clase cada año.

"El contar con una superestrella tan joven es muy importante para nosotros", señaló Dunn. "Esperamos que sea un punto de partida para que otros ligamayoristas hagan lo mismo. Él es excelente con los muchachos y ha estado muy involucrado con el programa RBI. La idea es encontrar una conexión con los niños y ayudarlos a enamorarse de este juego".

El agente de Lindor, David Meter, indicó que su cliente tiene un gran corazón.

"Quería hacer algo especial para los niños", manifestó Meter. "Él es un muchacho especial. Siempre piensa en contribuir a su comunidad".

Casi 150 niños de 7 a 13 años de edad estuvieron presentes con sus padres en las instalaciones de la Academia Montverde. Sus rostros no pudieron ocultar la emoción por la oportunidad de compartir con jugadores de Grandes Ligas y Ligas Menores.

El intermedista de los Marlins y amigo de Lindor, Derek Dietrich, estaba entre el grupo de peloteros participando en las actividades.

"Francisco es una gran persona, un gran amigo y un excelente jugador", dijo Dietrich, quien también indicó que en ocasiones entrenan juntos en las instalaciones de la Academia Montverde. "Siempre aprendo algo de él. Me encanta tener a alguien que te ayuda a ser una mejor persona".

Entre los jugadores de liga menor presentes estaban Josh Lowe (Rays), Austin Allen (Padres), Ozzie Albies (Bravos), y Mickey White (Atléticos).

El evento del fin de semana fue la personificación de todo lo especial que se puede lograr cuando los peloteros se esfuerzan para contribuir a sus comunidades.

Lindor observó hacia el jardín central, donde la pizarra estaba decorada con enormes fotos suyas y luego observó a los niños.

"El poder darles a estos muchachos el béisbol es un sueño hecho realidad", declaró Lindor. "Cuando asistía a esta escuela, nunca pensé que llegaría a estas alturas. No cabe duda de que es un día muy especial".