Joan Gregorio está consciente de lo que le falta para triunfar en el sistema de Gigantes

Joan Gregorio está consciente de lo que le falta para triunfar en el sistema de Gigantes

SAN FRANCISCO -- Si el conocimiento es poder, entonces el derecho dominicano Joan Gregorio es uno de los lanzadores más fuertes a nivel mental en todo el sistema de liga menor de los Gigantes.

Gregorio, ubicado séptimo entre las promesas de los Gigantes de acuerdo con MLBPipeline.com, demostró durante una entrevista reciente que entiende muy bien lo que debe hacer para mejorar y seguir avanzando en su camino hacia las Grandes Ligas.

"Localizar la recta, atacar más la zona de strike, caerle encima al bateador de una vez y ser consistente a donde yo quiero tirar la bola, que es la esquina de adentro, la esquina de afuera", dijo el lanzador de 25 años durante el Rookie Career Development Program organizado por Major League Baseball y la Asociación de Jugadores. "Esos son los puntos que me hacen falta por ahora".

Gregorio, quien mide 2 metros de altura, tiene el potencial para convertirse en una de esas figuras imponentes en la lomita. Si tiene éxito y logra aumentar de peso (hoy día pesa 81 kilos), es probable que su arsenal también mejore.

Pero tampoco es que a los pitcheos de Gregorio les falte vida. Su recta puede alcanzar las 95 millas por hora y la complementa con una slider engañosa.

"El mejor pitcheo de un pitcher es la recta", dijo Gregorio. "Pero para jugar en un nivel más alto y ser un grandeliga tienes que tener un segundo pitcheo, como decimos, que sea bueno, nasty, para rematar al bateador".

Gregorio recibió la oportunidad de afinar sus envíos rápidos en el 2015, cuando los Gigantes lo enviaron al bullpen para que pudiese tirar sus pitcheos sin andar dosificándose como lo haría un abridor. La estrategia funcionó, pues dejó efectividad de 2.34 en nueve aperturas con Doble-A Richmond después de volver a la rotación a mediados de julio.

"Ahí pude trabajar los puntos fallidos que tenía", dijo Gregorio sobre lo que aprendió como relevista. "Aprendí también a localizar más mi recta. Como uno viene del bullpen, uno viene más rápido a trabajar. Me ayudó bastante. Ahora lo que me falta es un poco de consistencia con la recta. Localizar mejor es lo único que me falta".

Como tantos otros lanzadores jóvenes, Gregorio sigue buscando consistencia. Ponchó a 152 bateadores en 134.1 innings la temporada pasada entre Richmond y Triple-A Sacramento, pero su récord entre ambos niveles fue 6-10 con 4.69 de efectividad. Conscientes de que Gregorio en ocasiones tiene problemas para repetir su mecánica debido a su tamaño, los Gigantes están dispuestos a ser pacientes.

Cuando Gregorio reciba el llamado a Grandes Ligas, esperen que reconozca a su país al momento de seleccionar la música que pondrán en el sistema de audio del estadio cada vez que entre a lanzar.

"Me gusta mi música de la República Dominicana: Anthony Santos, el estilo Dembow, como nosotros le decimos. Tú sabes, géneros tradicionales de allá", dijo Gregorio.