Germán Márquez tiene en la mira un puesto como abridor de los Rockies

Germán Márquez tiene en la mira un puesto como abridor de los Rockies

DENVER -- La historia del lanzador venezolano de los Rockies, Germán Márquez, está guardada en su teléfono celular. En palabras, fotos y videos se refleja el rápido ascenso del derecho, quien espera quedarse con el equipo grande de Colorado cuando comience la temporada del 2017.

Hace dos campañas, cuando todavía pertenecía a los Rays, Márquez empezó a escribir notas tras cada una de sus aperturas en su teléfono y en ocasiones hasta añadía videos. Continuó con esa práctica el año pasado después de sumarse a los Rockies como parte de un cambio de cuatro jugadores.

Márquez tuvo varios puntos altos la campaña pasada, cuando dejó récord de 9-6 con 2.85 de efectividad y 125 ponches en 135.2 innings en Doble-A Hartford, suficiente para llevarse los honores como Lanzador del Año de la Liga del Este. Siguió con cinco sólidas aperturas en Triple-A Albuquerque y un prometedor debut en Grandes Ligas (5.22 de efectividad en seis juegos, entre ellos tres inicios).

"Después de cada juego, anotaba las cosas buenas y malas que había hecho, para poder aprender de ello y mejorar", dijo Márquez. "Al final de la temporada reviso todo, pero también estudio videos de otros pitchers que me recuerdan a mí mismo para así poder ver cómo atacan a los bateadores y aprender de ellos".

Márquez, quien cumplirá 22 años el 22 de febrero, espera tener el celular lleno de sus mejores momentos en las Grandes Ligas cuando termine la temporada del 2017. A menos que se interponga una lesión o que cambien los planes de los Rockies, el prospecto número 5 de Colorado, de acuerdo con MLB.com, es parte del grupo que competirá por el lugar que está abierto en la rotación.

En la pelea por ese trabajo también están dos lanzadores elegidos en la primera ronda del draft: el derecho Jeff Hoffman (el prospecto número 2), quien también debutó el año pasado con los Rockies, el zurdo Kyle Freeland (número 7) y el veterano Chris Rusin, quien pasó la mayor parte del año pasado en el bullpen. Aun si los Rockies suman a un abridor a través de un cambio o firmando a un agente libre, Márquez está en posición de ganarse el puesto.

Para prepararse, Márquez rechazó una invitación para lanzar con Venezuela en el Clásico Mundial de Béisbol y espera presentarse tres semanas antes de la primera práctica obligatoria (el 14 de febrero) al complejo de los Rockies en Arizona.

"Voy a llegar al 100% a los entrenamientos", dijo Márquez, quien llegó a los Rockies junto al relevista zurdo Jake McGee en el cambio que llevó al jardinero Corey Dickerson y al infielder Kevin Padlo a los Rays a finales de enero del 2016. "También quería ir al Clásico, pero quiero pelear por el puesto en la rotación".

Márquez debutó ante los Padres el 8 de septiembre como relevista, su primera presentación en ese rol desde agosto del 2013. Nervioso, permitió tres carreras y dos hits con tres boletos en dos innings. Pero después se calmó y vino dos veces más desde el bullpen sin ceder raya alguna.

En su primera apertura, el 21 de septiembre en el Coors Field, limitó a los Cardenales a una carrera y cuatro hits en cinco innings, para lograr su primera victoria. Los Gigantes le conectaron 12 hits y seis carreras en 4.1 actos durante una paliza de 12-3 el 12 de septiembre en San Francisco, pero en su última presentación lanzó mucho mejor a pesar de que se fue sin decisión: seis innings, seis hits, dos carreas y siete ponches contra los Cerveceros el 2 de octubre.

La marca de fábrica de Márquez es una poderosa recta, que llegó a alcanzar las 96.9 millas por hora durante una presentación como relevista, pero que promedia 94.5 millas por hora. Al no tener dedos largos como la mayoría de los pitchers, utiliza sus anchos hombros para producir tal velocidad. Márquez no se desarrolló bajo la mirada de un tutor personal, pero mostró tal talento que captó la atención del scout venezolano Mario González -padre de Marwin González, infielder de los Astros- y terminó firmando con los Rays.

Márquez complementa su recta con una curva (79 mph) y un cambio (84 mph). Su curva y su recta fueron las principales razones para que el 54.9% de los batazos que le conectaron fueran rodados, una tasa que Márquez espera mejorar si cumple con la meta que se trazó en la temporada muerta.

"Tengo que trabajar más en mi cambio y los coaches quieren que también trabaje un poquito más en el slider, así que podría empezar a tirarla si me siento cómodo", dijo Márquez, quien mencionó que no ha usado el slider, pero que sí ha lanzado un número limitados de rectas de dos costuras.