Gary Sánchez dijo presente entre la fanaticada de los Yankees

Gary Sánchez dijo presente entre la fanaticada de los Yankees

NUEVA YORK -- El dominicano Gary Sánchez es probablemente el jugador más famoso en el lineup de los Yankees. Por eso es que los clientes de una bodega en el Bronx se mostraron tan sorprendidos al ver al receptor y toletero ayudando a preparar sandwiches durante la hora del almuerzo el lunes.

Como parte de la iniciativa "Winter Warm-Up 2017", Sánchez visitó el Bullpen Deli, ubicado al otro lado de la calle frente al Yankee Stadium. Allí donó una camiseta a rayas del equipo y se puso a trabajar detrás del mostrador, sirviendo tanto emparedados como autógrafos a la emocionada clientela.

"Es muy emocionante poder venir al vecindario y pasar algo de tiempo con la gente que nos rodea", dijo Sánchez. "Es divertido".

Distintos jugadores del equipo estarán participando en eventos alrededor de la ciudad de Nueva York durante cuatro días esta semana, entre ellos jugadores del roster del equipo de Grandes Ligas y algunos de los mejores prospectos de ligas menores.

La lista de participantes incluye a Sánchez, el también dominicano Starlin Castro, Matt Holliday, Chase Headley, CC Sabathia, James Kaprielian, el venezolano Gleyber Torres, Clint Frazier, Justus Sheffield y Chance Adams. Uno de los objetivos de esta semana es mostrarles a los jugadores más jóvenes la ciudad de Nueva York, la historia de los Yankees y sus aficionados.

Sánchez comenzó el lunes sorprendiendo a un viejo abonado del equipo en su casa en Manhattan.

Después de cambiarle el rostro al orden de bateo durante su primera temporada, el jugador de 24 años promete ser uno de los motivos más importantes para ver el equipo durante el 2017.

"Esta temporada muerta he tratado de hacer lo mismo que hice el año pasado, que es trabajar duro y llegar a los entrenamientos primaverales listo para jugar", dijo Sánchez. 

Lo que hizo Sánchez al final de la temporada del 2016, cuando bateó .299 con 20 jonrones y 42 empujadas en 53 juegos, fue suficiente para convencer a los Yankees a cambiar a Brian McCann a los Astros y dejar el camino libre al quisqueyano para que sea su receptor regular.

Aunque Sánchez espera que los demás equipos hagan ajustes y lo trabajen de forma distinta, dice sentirse preparado para ése y otros retos.

"Durante la temporada hay altos y bajos", dijo Sánchez. "Uno lidia mucho con eso. Como pelotero es algo que entiendes. Tienes que mantener la cabeza en alto y con suerte podrás ser un jugador consistente".

A pesar de las expectativas por las nubes que hay con respecto a Sánchez--tanto con el madero como detrás del home-el mismo jugdor insiste en que no siente ninguna presión extra ahora que se prepara para su segunda campaña.

"Yo no siento nada de presión", dijo Sánchez. "Tengo que seguir haciendo lo mismo que he venido haciendo y jugar como sé hacerlo. Espero poder formar un buen equipo junto a mis compañeros".

La temporada pasada, mientras daba jonrones con una regularidad asombrosa, Sánchez empezó a notar cómo algunos fanáticos usaban su número 24 y lo reconocían en las calles de Nueva York. Como quedó demostrado el lunes con su llegada sorpresa a la bodega, eso es algo que no va a cambiar pronto. Sánchez, por su parte, parece entusiasmado por ver qué le depara el futuro cercano.

"Fue una temporada buena para mí, pero eso ahora está en el pasado", dijo Sánchez. "Tenemos que enfocarnos en la que viene, todos juntos. Con suerte llegaremos hasta los playoffs".