El 2016 fue un año inolvidable para David Ortiz y los Medias Rojas

El 2016 fue un año inolvidable para David Ortiz y los Medias Rojas

Los Medias Rojas volvieron a ser protagonistas en el 2016 con una temporada divertida que incluyó la obra maestra de una leyenda, el surgir de una joven superestrella, un inesperado ganador del Premio Cy Young en la Liga Americana y un título divisional.

Después de ver a su equipo terminar en último lugar en temporadas consecutivas, fue una campaña que la apasionada fanaticada de Boston pudo saborear.

Aunque los Patirrojos no obtuvieron los resultados que querían en la postemporada - fueron barridos por los Indios en la Serie Divisional - el núcleo joven que rodea a los veteranos Dustin Pedroia, David Price y el dominicano Hanley Ramírez luce estar en posición de cosechar más éxitos en los próximos años.

"Dimos un paso enorme al ganar la división luego de terminar en el último lugar", dijo el cañonero dominicano David Ortiz, quien se retiró esta temporada. "Eso es buena señal. Conozco a esta organización. [El gerente general] Dave Dombrowski y el resto de [la gerencia] va a conseguir las piezas para dar la pelea la próxima temporada y jugar mejor [en los playoffs]".

Ortiz tenía razón, ya que Dombrowski terminó el año agregando en un megacanje al as Chris Sale, quien ha sido convocado a cinco Juegos de Estrellas.

A continuación le damos un vistazo a los acontecimientos más memorables de los Medias Rojas en el 2016.

5. Nacimiento de un as
En ningún momento fue descabellado pronosticar que el ganador del Premio Cy Young en la Americana sería un integrante de los Medias Rojas, ya que Price había firmado con Boston por siete años y US$217 millones. Pero pocos hubieran apostado que sería Rick Porcello quien se llevaría el galardón.

Después de registrar foja de 9-15 y efectividad de 4.92 en el 2015, Porcello tuvo marca de 22-4 y promedio de carreras limpias de 3.15 en el 2016 para capturar no solamente el Premio Cy Young, sino también ser reconocido como el Regreso del Año en el Joven Circuito.

4. Mookie rebasó las expectativas
Se suponía que Mookie Betts podía ser convocado al Juego de Estrellas en su segunda temporada completa en Grandes Ligas. El guardabosque logró esa meta a la vez que dio batazos claves, robó bases en momentos importantes e hizo jugadas espectaculares en los jardines.

Quizás lo más sorprendente fue el poder que demostró Betts, quien empalmó 31 cuadrangulares, produjo 113 carreras y terminó en el segundo lugar en las votaciones para el Jugador Más Valioso de la Americana.

Betts tuvo dos partidos con tres jonrones este año, convirtiéndose en el primer jugador de los Medias Rojas que logra semejante hazaña en una misma temporada desde Ted Williams en 1957. El jardinero tiene apenas 24 años de edad. Por lo tanto, es lógico esperar que siga mejorando.

3. Un septiembre para el recuerdo
Cuando comenzó el mes de septiembre, los Medias Rojas se encontraban a dos juegos detrás de los Azulejos en el lucha por el título del Este de la Americana. Pero todo cambió cuando Boston superó un déficit de 5-1 para vencer a los Yankees en el Fenway Park el 15 de septiembre. Dicho triunfo marcó el inicio de una racha ganadora de 11 juegos que le permitió a los Patirrojos amarrar la división restado cuatro partidos en la temporada regular.

2. La increíble despedida del Papi
Los Medias Rojas se propusieron hacer que la temporada del 2016 fuese memorable para Ortiz, quien resultó ser tan clave para el club como cualquier otra figura. A sus 40 años de edad, el quisqueyano bateó .315 con 48 dobles, 38 jonrones y 127 carreras producidas, a la vez que encabezó las Grandes Ligas en OPS (porcentaje de embasarse más slugging).

Cada vez que Ortiz jugó en un estadio de la ruta por última vez, el equipo contrario le rindió homenaje a. Pero los Medias Rojas dejaron lo mejor para el final al concluir la temporada regular con una celebración en la cual una calle y un puente fueron rebautizados con el nombre de Ortiz. El club retirará su #34 en el 2017.

1. La llegada de Sale
Dombrowski comenzó la temporada muerta alegando que no tenía una razón poderosa para agregar otro abridor. Pero hubo un brazo al que no se pudo resistir. En el segundo día de las Reuniones Invernales, el ejecutivo orquestó un canje en el que adquirió a Sale desde los Medias Blancas a cambio de dos prospectos de lujo, el infielder cubano Yoan Moncada y el lanzador Michael Kopech.

El movimiento de inmediato generó emoción por lo que se avecina en el 2017. Sale se une a Price y Porcello para darle a Boston lo que se espera sea el mejor trío de abridores en la America