Los batazos oportunos marcaron el éxito de Dodgers en 2016

Los batazos oportunos marcaron el éxito de Dodgers en 2016

LOS ANGELES -- Los Dodgers ganaron el banderín del Oeste de la Liga Nacional por cuarta vez seguida, una hazaña sin precedentes, pero por una razón aun mayor, el 2016 fue un año para el recuerdo.

Desde el primero juego hasta el último juego, fue la última temporada detrás del micrófono para el legendario cronista Vin Scully, quien ha venido narrando los partidos de los Dodgers desde que Harry Truman era presidente de los EE.UU. Los Dodgers consiguieron una emocionante victoria en la última transmisión de Scully en casa, pero se quedaron a dos victorias de llegar a la Serie Mundial en la que hubiese sido la despedida perfecta para el cronista miembro del Salón de la Fama.

Contrastando con el final de la era de Scully, la temporada vio cómo dos nuevas eras nacían en Los Ángeles. En su primera campaña completa en Grandes Ligas, Corey Seager brilló para llevarse el trofeo como Novato del Año en la Liga Nacional, mientras que Dave Roberts se llevó el reconocimiento como Manager del Año y también fue el primer timonel novato de los Dodgers en ganar un título divisional desde Tommy Lasorda en 1977.

Bajo el mando de Roberts, los Dodgers mostraron agallas para recuperarse de un déficit de ocho juegos y 32 viajes a la lista de lesionados - incluyendo el de Clayton Kershaw, quien estuvo fuera de acción por 2 1/2 meses - para lograr su cuarta temporada con al menos 90 victorias.

Los azules mezclaron experiencia y juventud en un roster que constantemente sufrió cambios (55 jugadores, 31 de ellos pitchers). Lograron mantener a flote a una rotación aquejada por las lesiones, aunque al final ese problema terminó siendo su talón de Aquiles en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Su profundo bullpen, encabezado por el Relevista del Año en la Liga Nacional, el curazoleño Kenley Jansen, impuso records en la franquicia en entradas lanzadas y presentaciones, manteniendo al equipo en los juegos cuando los abridores flaqueaban, incluyendo el épico y decisivo Juego 5 de la Serie Divisional para dejar en el camino a Washington.

Con cuatro cañoneros -- Justin Turner, el cubano Yasmani Grandal, Seager y Joc Pederson - conectando por lo menos 25 jonrones, los Dodgers compilaron 46 victorias viniendo de atrás, la mayor cantidad en el Viejo Circuito.

Contrario al juego desordenado que por momentos mostraron en contra de los Cachorros, los Dodgers jugaron un béisbol fundamentalmente sólido este año, ocupando el tercer puesto en la Liga Nacional en porcentaje de fildeo, además de mostrar un corrido de bases inteligente y en ocasiones agresivo.  

Han pasado 28 años desde que los Dodgers ganaron la Serie Mundial por última vez. Mientras que este equipo exhibió coraje y determinación, demostró en contra de los Cachorros que no estaba listo para dar el salto al Clásico de Otoño. Los Dodgers batallaron fuera de casa (38-43) y en contra de abridores zurdos (22-24), dos tendencias que continuaron en la postemporada. Echémosle un vistazo a los cinco mejores sucesos de los Dodgers en 2016:

1. La despedida de Scully en el Dodger Stadium tuvo un final al mero estilo de Hollywood, un juego en el que los Dodgers dejaron tendidos a sus rivales para amarrar su pase a la postemporada el 25 de septiembre y de paso eliminaron a sus archirrivales Gigantes.

2. Los Dodgers avanzaron a la SCLN con un épico triunfo 4-3 en 10 entradas sobre Washington en el decisivo Juego 5 de la SDLN el 13 de octubre. El zurdo Clayton Kershaw, quien abrió el Juego 4 con tres días de descanso, obtuvo los últimos dos outs del encuentro para su primer juego salvado en Grandes Ligas, relevando a Jansen, quien impuso una marca personal tras realizar 51 lanzamientos en 2 1/3 innings. El mexicano Julio César Urías se convirtió en el pitcher más joven en lanzar en una postemporada en 46 años y en el lanzador más joven de los Dodgers en tirar en playoffs.

3. Justin Turner le llamó la atención a Grandal en el dugout tras un mal corrido de bases el 16 de junio, un incidente derivado de una reunión espontanea que Turner tuvo con Roberts tras perder una serie en San Francisco cuatro días atrás. Los Dodgers perdieron el partido la noche del altercado, pero luego armaron una racha de seis triunfos en fila que revivió las esperanzas del club.

4. El derecho japonés Kenta Maeda arrancó la campaña con muchas cosas buenas a su favor, pero también con cierto riesgo después de que un examen físico revelara "irregularidades" en su codo derecho antes de firmar con los Dodgers. Lanzar seis entradas en blanco y conectar un jonrón en su debut el 6 de abril generó un optimismo que se extendió a lo largo de toda la temporada. Maeda demostró ser el caballo de batalla en la rotación, haciendo un éxito de su transición a las Grandes Ligas.

5. El cubano Yasiel Puig, una figura controversial en el club, fue enviado a ligas menores en agosto como una llamada de atención por su indisciplina. Josh Reddick, adquirido para reemplazar a Puig en el jardín derecho, batalló en su inicio como Dodger, situación que le abrió las puertas al novato Andrew Toles, cuyo dramático grand slam para ganar el juego en la novena entrada del segundo compromiso de una doble cartelera el 31 de agosto en Colorado evitó perder la serie por barrida cuando la lucha por el banderín estaba aún bien cerrada.