Trevor Hoffman espera obtener los votos para llegar al Salón de la Fama

Trevor Hoffman espera obtener los votos para llegar al Salón de la Fama

Las últimas boletas para la votación del Salón de la Fama serán entregadas esta semana. Los resultados se conocerán el 18 de enero.

¿Recibirá Trevor Hoffman el llamado en esta oportunidad? ¿O será que el otrora cerrador de los Padres tendrá que esperar otro año?

Es difícil saberlo.

Pero eventualmente, Hoffman llegará al Salón de la Fama.

El año pasado recibió el 67.3% de los votos en su primer año como elegible. Ningún pelotero que haya recibido tantos votos en su primera oportunidad ha dejado de entrar al Salón de la Fama.

Los jugadores necesitan aparecer en al menos el 75% de las boletas para ser exaltados.

Para Hoffman, el resultado será cerrado en este año, que será el segundo de un máximo de 10 en la boleta. Proyecciones extraoficiales dicen que recibirá entre 72 y 77% este año.

¿Cómo es posible que Hoffman, quien ya está en el Salón de la Fama de los Padres, está en esta situación? Después de todo, fue el primer cerrador en llegar a 500 y a 600 salvados. Fue el líder de todos los tiempos en esa estadística hasta que lo superó el panameño de los Yankees Mariano Rivera.

En primer lugar, la papeleta de este año está llena de potenciales miembros del Salón de la Fama.

Entre los ex jugadores que son elegibles por primera vez están el receptor puertorriqueño Iván Rodríguez y los toleteros dominicanos Vladimir Guerrero y Manny Ramírez.

En segundo lugar, Barry Bonds y Rogers Clemens probablemente recibirán muchos más votos de los que han recibido en el pasado.

Tercero, los dos peloteros que recibieron más votos que Hoffman el año pasado -el primera base Jeff Bagwell y el jardinero Tim Raines- son los favoritos para ser elegidos en esta ocasión. Particularmente Raines, que está en su último año en la boleta. Si Raines no es elegido esta vez, su nombre tendría que ser considerado luego por el Comité de la Nueva Era.

Y cuarto, todavía hay cierta reticencia entre los votantes a apoyar a cerradores y bateadores designados. Esas dos posiciones se han convertido en una parte importante del juego durante las dos últimas décadas.

¿Entrará Hoffman en esta ocasión?

Honestamente, está muy cerrado para poder decirlo. Algunos votantes han dicho que en esta boleta hay hasta 13 jugadores que merecen ser considerados para el Salón de la Fama.

Hoffman dice que es un honor que se le considere.

"Es bastante loco pensar en esto", dijo Hoffman recientemente. "Mi récord es lo que es. Pensar que podría compartir lugar con los más grandes peloteros de todos los tiempos es un honor".

"Entiendo que el mío era un rol de especialista que a veces recibe críticas", siguió Hoffman. "Pero como dije, es un honor ser parte de la discusión y que se me considere. No es fácil entrar al Salón de la Fama. Como me dijo hace poco un miembro del Salón de la Fama, 'No es el Salón de la Fama de los Muy Buenos, es el Salón de los Grandiosos'".

Y Hoffman fue uno de los dos más grandes cerradores de todos los tiempos.

Terminó su carrera con 601 salvados, 552 de los cuales fueron con los Padres. Se convirtió en el líder en salvados de todos los tiempos cuando superó los 478 de Lee Smith en el 2006 y mantuvo ese puesto hasta que Rivera lo superó en el 2011.

Aunque Rivera rompió seis récords de Grandes Ligas que en algún momento tuvo Hoffman, la gloria de los Padres todavía tiene o comparte tres récords de Grandes Ligas y dos registros de la Liga Nacional, además de siete marcas de los Padres.

Hoffman tuvo nueve temporadas con 40 o más salvados, incluidas cuatro consecutivas. Sus 9.36 ponches por cada nueve innings siguen siendo un récord en Las Mayores. Y sus 601 salvados y 902 juegos lanzados para los Padres siguen siendo marcas en la Liga Nacional.

En su carrera de 18 años, Hoffman convirtió el 88.8% de las oportunidades de salvar que se le presentaron.

Además de todo eso, fue convocado siete veces al Juego de Estrellas. En dos ocasiones terminó segundo en la votación para el premio Cy Young de la Liga Nacional y otras dos veces finalizó entre los mejores seis. También, dos veces concluyó entre los 10 mejores en la selección del Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

¿Merecedor del Salón de la Fama? Sin duda alguna.

Recordando lo que fue su carrera, Hoffman dijo lo siguiente hace poco:

"Disfruté esa lucha diaria. Si todo sale bien y entro al Salón de la Fama, ciertamente no fue algo que hice solo. Con suerte, si tengo chance de entrar diré eso en mi discurso. El béisbol es un juego de equipo y nada de lo que hice está fuera de ese concepto".