Diez prospectos listos para despegar a partir de la próxima temporada

Diez prospectos listos para despegar a partir de la próxima temporada

Los prospectos llegan a su potencial en diferentes momentos. Algunos empiezan con un camino claro hacia las Grandes Ligas y nunca se detienen. Otros comienzan de esa manera y luego se ven estancados en los altos niveles de liga menor.

Otros se desarrollan de manera lenta, pero cuando todo cae en su lugar, se convierten en estrellas.

La lista de los Top 100 prospectos de MLBPipeline.com no saldrá hasta finales de enero, pero lo más seguro es que dicho listado incluya a jugadores que no fueron tomados en cuenta en el 2016. Con eso en mente, a continuación presntamos a 10 prospectos que podrían dar ese salto en el 2017.

(Su lugar representa su puesto en su organización ahora mismo):

Luis Alexander Basabé, OF, Medias Blancas (número 9): El venezolano fue parte del paquete de prospectos que pasaron de Boston a Chicago en el cambio por Chris Sale. Basabé es menos conocido que el cubano Yoan Moncada y Micahel Kopech, también parte de dicho paquete. Pero el jardinero es un bateador ambidextro que podría jugar en el bosque central. Es una amenaza para robar bases y debe de aumentar su poder al bate. Cumplió los 20 años de edad apenas en agosto.

Walker Buehler, LD, Dodgers (número 7): Una selección de primera ronda en el 2015, Buehler tuvo que someterse a una cirugía Tommy John dos meses después de ser elegido en el draft. Hizo 10 presentaciones en el 2016, incluyendo cinco sin permitir carrera alguna en los playoffs de la Liga del Medio-Oeste.

Ryan Castellani, LD, Rockies (número 12): Una selección de segunda ronda en el 2014, Castellani tuvo un límit escricto de entradas en el 2015, pero en el 2016 tiró 167.2 innings y mejoró su proporción de hits permitidos, a la vez que mantuvo intacta su proporción de ponches. Consiguió muchos outs vía rodados al lanzar en la Liga de California (muy favorable para los bateadores).

Max Fried, LZ, Bravos (número 11): El zurdo se perdió casi dos años de béisbol competitivo debido a una cirugía Tommy John, primero con la organización de los Padres y luego con los Bravos como parte del cambio por Justin Upton. En el 2016, Fried provocó muchos swings en blanco y consiguió muchos outs vía rodados.

Vladimir Guerrero hijo, 3B, Azulejos (número 7): ¿Qué tan interesante sería que Guerrero Jr. se destacara en una temporada completa el mismo año que su padre fuera exaltado al Salón de la Fama? Está por verse si se dará lo segundo, pero lo primero sí podría producirse. Guerrero Jr. ya ha exhibido una mentalidad avanzada en el plato y con el potencial para batear tanto para poder como promedio. Eso quedó claro en su breve debut en los Estados Unidos en el 2016.

Jahmai Jones, OF, Angelinos (número 2): Jones cuenta con habilidad atlética y herramientas crudas, además de un buen sentido del béisbol. Dicha combinación normalmente resulta en un futuro como ligamayorista. Debe de estar listo para jugar en la Liga del Medio-Oeste en el 2017. James Kaprielian, LD, Yankees (número 9): Cuando seleccionas en el draft a un lanzador universitario en medio de la primera ronda, se supone que el serpentinero va a hacer más de tres aperturas de liga menor en su primera temporada. Sin embargo, Kaprielian se perdió casi todo el 2016 debido a un tirón en un músculo flexor en el antebrazo de lanzar. La buena noticia es que el derecho lució muy bien en la Liga Otoñal de Arizona y de estar en salud, debe de rendir más en el 2017.

Carson Kelly, C, Cardenales (número 11): Se podría argumentar que Kelly es ahora mismo el mejor prospecto completo de la receptoría en el béisbol. El jardinero convertido en cátcher luce bien cómodo detrás del plato y cuenta con el liderazgo natural que buscan los equipos en la receptoría. Su bateo ha mejorado también. Tomando en cuenta que el puertorriqueño Yadier Molina no está firmado más allá del 2017, Kelly podría llegar a Grandes Ligas justo a tiempo.

Thomas Szapucki, LZ, Mets (número 8): Szapucki ya se hizo un nombre en el 2016, saltando a la Liga Nueva York-Pennsylvania sin problemas. Mejoró su velocidad y combina bien la recta con un buen lanzamiento rompiente. Sólo faltaría refinar su comando.

Leody Taveras, OF, Rangers (número 3): Firmado en el 2015 por US$2.1 millones, el dominicano empezó su carrera profesional en la Dominican Summer League y terminó en la Liga del Noroeste, donde tenía unos cuatro años de edad menos que el jugador promedio. El bateador ambidextro cuenta con mucha velocidad, lo cual le servirá mucho corriendo las bases y defendiendo los jardines. Como la madurez podría llegar más poder al bate.