Hanley Ramírez está entusiasmado con el futuro de los Medias Rojas

Hanley Ramírez está entusiasmado con el futuro de los Medias Rojas

Durante los últimos meses, el entusiasmo de Hanley Ramírez por todo lo relacionado con el béisbol ha sido contagioso, lo cual hace fácil olvidar que hace poco el dominicano se encontraba en una encrucijada.

Luego de que Ramírez registrara OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de apenas .717 y se viese limitado 105 partidos en el 2015, la fanaticada de Boston prácticamente le suplicó al presidente de operaciones de béisbol, Dave Dombrowski, que canjeara al veterano.

Pero los Patirrojos decidieron ser pacientes y Ramírez los recompensó con una campaña destacada en el 2016. Ahora, el equipo está entusiasmado de tenerlo bajo contrato por dos años más.

En el 2017, Ramírez sustituirá a su compatriota y buen amigo, David Ortiz, como bateador designado titular de los Medias Rojas. En ese sentido, les está dando prioridad a las necesidades del equipo.

"Simplemente quiero jugar y tener mis cuatro turnos al bate, quizás cinco. Lo demás no importa", dijo Ramírez hace poco. "Salir y luchar. No importa dónde juegue. No voy a decir que quiero hacer una cosa o la otra. Simplemente voy a presentarme a los entrenamientos primaverales y hacer lo que me pidan".

Aunque Ramírez aportó una defensa sólida en la primera almohadilla en el 2016 - su primera campaña en dicha posición - no le da reparo que los Medias Rojas hayan firmado al agente libre Mitch Moreland para hacerse cargo del puesto. Ramírez verá acción como inicialista de vez en cuando.

"Hanley ha hecho un gran trabajo a la hora de ponerse en forma físicamente para resistir el número de juegos que disputó en la primera base [en el 2016]", dijo el capataz de los Medias Rojas, John Farrell. "Logró su propio repunte. Pero en cuanto a la transición al rol de BD se refiere, ha cooperado y sus comentarios lo reflejan".

Más de dos meses después de que su equipo fuese eliminado por los Indios en la Serie Divisional de la Liga Americana, Ramírez se está comportando como un jugador que quisiera que la temporada del 2017 estuviera a punto de arrancar. La adquisición de otro as, el zurdo Chris Sale, lo tiene aun más entusiasmado.

"Creo que estoy más motivado [de cara a la temporada del 2017] porque no llegamos más lejos en los playoffs", dijo Ramírez. "No veo la hora de regresar, volver a los playoffs y llegar más lejos".

Ramírez ha continuado con el régimen invernal que emprendió con fervor hace un año. Aunque ha pasado lo que va de la temporada muerta entrenando cerca de su casa en el sur de la Florida, el quisqueyano jugará por los Tigres del Licey en la pelota invernal de la República Dominicana a partir del lunes con el fin de prepararse para representar a su país en el Clásico Mundial de Béisbol en marzo.

Su condición física no fue lo único que Ramírez mejoró en el 2016. Igual de importante fue un fallo en su swing que detectó y corrigió con ayuda del instructor de bateo de Boston, Chili Davis.

"Logré entrar en ritmo al bate con [la ayuda de] nuestro coach de bateo e hice más lento mi swing", dijo Ramírez. "Tienes que ser fuerte mentalmente. Llegar, ser tú mismo y cumplir con tu deber".

Luego de ser criticado por una falta de liderazgo a principios de su carrera, Ramírez dice estar dispuesto ahora a ser parte de un grupo que mantendrá fuerte a los Medias Rojas a medida que se preparan para seguir adelante sin Ortiz, quien se retiró después de la campaña del 2016.

"Lo único que uno puede hacer es echarle la mano a los muchachos jóvenes como lo hacía David y lidiar [con los medios]", dijo Ramírez. "Eso no va a cambiar. Aún contamos con [Dustin Pedroia] y vamos a ser un equipo unido. No es una sola persona. Eso es lo que hicimos [en el 2016]".