Impera la unión en la selección venezolana: Omar Vizquel

Impera la unión en la selección venezolana: Omar Vizquel

NATIONAL HARBOR, Maryland - Lo que parecía la antesala a una posible pesadilla se ha convertido en menos de una semana en multiplicación de energía, entusiasmo y hambre de triunfo alrededor del equipo venezolano en camino a su participación en el Clásico Mundial de Béisbol del 2017.

"En ningún momento existió esa posibilidad", subrayó de su posible destitución Omar Vizquel, ganador de 11 Guantes de Oro en las Grandes Ligas como pelotero y dirigente de Venezuela con miras al Clásico Mundial.

"No me vi como si estaba fuera de la selección, pero pero sí me preocupó un poco la manera como salió en la prensa. Cuando me senté con Carlos [el gerente general Guillén] todo se aclaró.

"Es cuestión de ética profesional", manifestó Vizquel, en uno de los salones del hotel donde se celebran las Reuniones Invernales de las Grandes Ligas. "Es la manera correcta de ver un problema, simplemente hablando con las partes".

Es probable que nunca se sepa la exactitud del "problema" que mantuvo en vilo a todo un país que es tradicionalmente amante a lo grande de la pelota y que tuvo repercusiones internacionales cuando se recibió en las Grandes Ligas la noticia de que Eddie Pérez, ex receptor en el Béisbol de Lujo, sería el nuevo dirigente de Venezuela en el Clásico Mundial.

De hecho, los propios peloteros venezolanos sí se tomaron bien en serio la información que circulaba por los Medios de Comunicación, al punto de que, encabezados por el estelar abridor Félix Hernández, le dieron un respaldo masivo a Vizquel y dejaron entender que, si el otrora mago del campo corto no dirigía en el Clásico Mundial, ellos tampoco intervendrían.

Una cosa si es cierta. Ya Vizquel puede dormir más tranquilo, como lo merece una persona de su gran integridad profesional.

"Cuando sale a la luz pública ya es algo diferente", puntualizó Vizquel. "Lógicamente, ellos [los peloteros] se preocuparon y querían saber lo estaba pasando. Por reglamentos no podíamos dar esa información al aire, hasta que todo estuviera resuelto.

"Tanto Carlos como yo vivimos esos tres días difíciles", recordó Vizquel. "A mí me llamaban por teléfono. La gente quería saber lo que estaba sucediendo. Eso pasa cuando tienes un equipo de esa magnitud y se presentan algunos problemitas y contratiempos.

"Simplemente queríamos aclarar eso, todo ha pasado, tanto Carlos como yo estamos muy contentos de que la selección de Venezuela luzca mucho mejor y vamos a seguir trabajando hasta marzo", manifestó Vizquel.

En cuanto al tema de la pelota en general, Vizquel no puede estar más contento y pone un número bien alto para describir cómo se siente de asumir semejante responsabilidad.

"Del 1 al 10, creo que está como en el 17", describió el futuro candidato al Salón de la Fama de las Grandes Ligas. "Es un momento muy emocionante que se le dan a pocas personas. En mi caso es un pasito más de lo que yo que quiero hacer que es ser manager de las Grandes Ligas. Claro, si pierdo tres juegos [en el Clásico Mundial] me botan de todas maneras".

Por su parte, Guillén, bateador de 1,331 hits en las Grandes Ligas y que este año aparece por primera vez en las papeletas al Salón de la Fama, dio a entender que había situaciones que definir, pero no necesariamente ante la siempre importante tribuna de la opinión pública.

"Hay cosas que hay que decir, pero son cosas que tienen que mantenerse en el clubhouse", precisó Guillén. "Son situaciones que suelen pasar y a veces salen a la luz pública. No se manejaron en ese momento.

"Yo estoy feliz desde un principio desde que me nombraron gerente general, no es que esté más feliz de lo que lo estaba ayer", acentuó Guillén. "La persona necesita estar preparada para enfrentar ese tipo de problema. Como pelotero, uno tenía que estar listo para superar un error cometido en el primer inning".

Con respecto a su propia responsabilidad como gerente general, Guillén exteriorizó su entusiasmo para vencer un reto que se plantean todos los involucrados, desde los peloteros hasta el alto mando de la selección venezolana.

"Es algo [el posible éxito] que todo venezolano anhela, pero los resultados solamente se obtienen en el terreno de juego", expresó el gerente general del escuadrón sudamericano. "Escogimos a Omar, que ya estuvo presente en el Clásico. Aprendimos mucho del primero, estuvimos mejor en el segundo. En el tercero no se hizo lo que se pretendía.

"Ahorita, lo que más me satisface es el hambre [de triunfo]", concluyó Guillén sobre la situación que desde su punto de vista impera en el equipo venezolano rumbo al Clásico.