Roberts confía en que Puig seguirá progresando y madurando en Dodgers

Roberts confía en que Puig seguirá progresando y madurando en Dodgers

NATIONAL HARBOR, Maryland -- Los Dodgers tuvieron dificultad a la hora de batearles a los zurdos en el 2016, terminando con una línea de .213/.290/.332 en ese sentido para un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de apenas .622. 

Una de las claves para mejorar dichas cifras podría ser la adquisición de un bateador derecho de peso, tal como Ryan Braun. De hecho, se informó en agosto que por poco los Dodgers llegan a un acuerdo con los Cerveceros para procurar los servicios del jardinero de Milwaukee. Una de las piezas que hubieran pasado a los Cerveceros se trataba de Yasiel Puig, el enigmático guardabosque de Los Angeles que fue enviado a liga menor en agosto luego de batear .260 con OPS de .706 en sus primeros 81 juegos del 2016.

Aún con rumores de cambio rodeando a Puig, el cubano se encuentra en Miami entrenando y con una nueva dieta para bajar de peso, según el manager de los Dodgers, Dave Roberts.

"Está entusiasmado de llegar a los entrenamientos en salud; su peso va a estar donde tiene que estar. Está de buen ánimo", dijo Roberts, quien afirmó que pronto Puig empezará a practicar el bateo y que en enero irá a Los Angeles a trabajar con el entrenador físico de los Dodgers, Brandon McDaniel. 

Puig puso de su parte en Triple-A Oklahoma City, bateando .348 con cuatro jonrones y OPS de .994 en 19 encuentros. Y a su regreso al equipo grande, tuvo una línea de bateo de .281/.338/.561 con cuatro cuadrangulares en 23 compromisos.

"(La asignación de liga menor) no se trató de su comportamiento en un 100%, sino su rendimiento", afirmó Roberts, quien en su primera temporada como manager de Grandes Ligas llevó a los Dodgers a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, en la que el equipo cayó en seis juegos ante los Cachorros. "Se le fue un poco la mecánica en su swing.

"Fue importante para él salir del afán diario de una temporada de Grandes Ligas y no preocuparse por rendir. Trabajó en su mecánica y eso, combinado con el elemento de ser un buen compañero de equipo, lo hizo volver con claridad en la mente y emoción por estar de vuelta. Y aportó". 

En una colorida carrera de cuatro años marcada por grandes hazañas en el terreno y preocupantes muestras de inmadurez, Puig ha brindado algunos momentos para el recuerdo y otros para el olvido. Pero los Dodgers esperan que el cubano, quien cumplirá los 26 años de edad el miércoles, pueda dar otro paso en la dirección indicada-dentro y fuera del terreno. 

En cuanto a la caja de bateo se refiere, Roberts confía en que Puig podrá ayudar en ese sentido.

"Él ha demostrado que les puede batear a los derechos y a los zurdos", dijo Roberts acerca del jardinero, quien registró .265/.329/.386 ante los derechos y .261/.313/,471 contra los zurdos en el 2016. "Contar con alguien de su talento obviamente nos hace mejor equipo. Estoy contando con él y sé que él está emocionado de estar de vuelta. Fuera de eso, no puedo comentar nada".