Para los Rays, tendría sentido escuchar ofertas por Chris Archer

Para los Rays, tendría sentido escuchar ofertas por Chris Archer

Pareciese que cada dos días sale un informe sobre equipos interesados en adquirir a Chris Archer, el lanzador derecho de los Rays, participante en el Juego de Estrellas en el 2015 y líder en derrotas de Grandes Ligas en el 2016 con 19.

La situación se ha repetido desde julio, cuando se cree que los Dodgers, Rangers y Cachorros estaban entre los equipos interesados en el pitcher de 28 años, quien viene de su segunda temporada con 200 o más innings lanzados. Y todo ha continuado en la temporada muerta. Ahora se menciona también a los Bravos.

Los Rays seguramente están al tanto de todo, preguntándose qué tan alto será el precio que estarían dispuestos a pagar los posibles compradores.

Recuerden que los Rays no son conocidos como una franquicia que reaccione sin pensar bien las cosas. Primero escuchan, luego evalúan y después deciden.

Y aún más importante, están en la mejor posición posible y no tienen que entrar en pánico.

Actualmente, hay escasez de abridores de calidad en el mercado. Hay pocos en la agencia libre y las posibilidades de cambio son limitadas.

Por eso sería tonto que los Rays no escucharan si alguien llegara a preguntar por Archer. Podrían pedir la luna y si no se la quieren dar, pues que se vayan.

Lo que tienen los Rays con Archer es una situación de ganar o ganar.

¿Lo van a cambiar? Si se presenta la oferta indicada, seguro que sí. Si pueden llenar una o dos de sus vacantes en el lineup -un buen receptor con potencial ofensivo o un jardinero por encima del promedio para alguna de las esquinas- más un par de prospectos bien clasificados, tendrían que estar interesados.

Pero si los Rays no reciben lo que quieren, no tienen que hacer nada. No tienen que vender barato.

Primero que nada, tienen bajo control contractual a Archer por otras cinco temporadas y US$38,5 millones, un promedio anual de US$7,5 millones. Se trata de un salario más que manejable.

Y Archer no es cualquier pitcher. Los Rays lo saben. Aun si terminase en el puesto tres de la rotación los próximos dos años, seguiría siendo una ganga gracias a ese contrato.

Un equipo que se basa tanto en los números a la hora de tomar decisiones no va a reaccionar a la ligera sólo porque Archer tenga récord de 12-26 desde el Juego de Estrellas del 2015.

Su efectividad de 3.98 en ese lapso lo coloca en el puesto 56 entre los 118 pitchers que han lanzado 162 innings o más en dicho período, de acuerdo a STATS, Inc. Su WHIP de 1.2583 lo ubica en el sitio 53, apenas por detrás de Cole Hamels (1.2553) y delante de Jeff Samardzija (1.2603). Pero su respaldo ofensivo de 4,13 carreras por cada nueve innings es el 25to peor entre los abridores en ese mismo lapso. Y Archer es un pitcher duradero. Desde el Juego de Estrellas 2015 ha lanzado 291.2 innings, 15to en Grandes Ligas.

Entonces, tiene mucho sentido que un equipo desesperado por mejorar su rotación esté interesado en Archer. Y tiene sentido que los Rays escuchen ofertas. Pero sin entrar en pánico.