Andrew Heaney sigue con sus obras caritativas en Honduras

Andrew Heaney sigue con sus obras caritativas en Honduras

ANAHEIM - Los Angelinos trabajaron en equipo este año para ayudar a los más necesitadas, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos.

Como parte de las actividades del Día de Acción de Gracias, los encargados de cuidar el terreno de juego del Angel Stadium se organizaron por 15ta vez para recibir en el estadio alimentos y donativos y reunieron casi US$30,000 y tres toneladas de alimentos. Todo fue en nombre de la organización benéfica Second Harvest Food Bank del Condado Orange.

Mientras tanto, a 3.000 millas del sur de California, el lanzador de los Angelinos, Andrew Heaney, regresó a Honduras para lo que se ha convertido en su misión anual: ayudar a construir y mantener un centro de aprendizaje para niños huérfanos.

Durante los últimos tres años, Heaney ha formado parte de un pequeño grupo de jugadores de Grandes Ligas que viajan durante la temporada muerta a Honduras para contribuir con la construcción de un centro de aprendizaje en las afueras de El Progreso, una ciudad localizada a unas 20 millas de San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande del país centroamericano.

Esta vez, Heaney y otros jugadores que también son clientes de la agencia ICON Sports Management, llevaron mesas y casilleros para el centro, que tiene un salón de reuniones y dos salones de clases.

Los Angelinos pusieron de su parte, pues Heaney llevó en su nombre material escolar y gorras del equipo.

El trabajo caritativo de Heaney en Honduras fue una de las principales razones por las que los Angelinos lo nominasen este año al premio Roberto Clemente, que reconoce todos los años al jugador que mejor representa al deporte gracias a su personalidad, trabajo comunitario, obras de caridad y aportes positivos tanto dentro como fuera del terreno.

De hecho, el trabajo caritativo de Heaney y los Angelinos con los niños no se limita a una sola comunidad.

A lo largo de la temporada del 2016, jugadores, coaches y empleados de las oficinas de los Angelinos realizaron seis viajes al Hospital de Niños del Condado Orange, donde enfocaron su atención en elevar los ánimos de pacientes y familiares.

Los jugadores distribuyeron material de los Angelinos, firmaron autógrafos e interactuaron con los niños, una fuente de innumerables risas y sonrisas.

Heaney estuvo presente en cinco de dichos paseos, mientras que Jett Bandy asistió a tres y Mike Morin a dos. Entre otros jugadores que participaron en las visitas a los hospitales estuvieron Mike Trout, Cam Bedrosian, Kaleb Cowart, Johnny Giavotella, Cliff Pennington, el venezolano Gregorio Petit, Garrett Richards, el boricua Héctor Santiago, el curazoleño Andrelton Simmons y Matt Shoemaker, además de los coaches Ron Roenicke y Steve Soliz.