Reina la intriga en las votaciones para el Jugador Más Valioso

Reina la intriga en las votaciones para el Jugador Más Valioso

Son reconocimientos individuales bien respetados y, como tal, generan conversaciones y debates. Nadie puede negar el honor que conlleva recibir uno de los premios al Jugador Más Valioso, que serán otorgados en ambas ligas hoy por la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés).

No obstante, la palabra "valor" es un persistente punto de conflicto en el béisbol y eso es lo que hace tan interseantes y cautivadoras las votaciones de los miembros de la BBWAA.

En la Liga Nacional, está claro el mérito de los finalistas. Kris Bryant de los Cachorros, Daniel Murphy de los Nacionales y Corey Seager de los Dodgers jugaron por equipos que alcanzaron la postemporada y cada uno aportó para que eso sucediera. Pero los finalistas de Liga Americana -- Mike Trout de los Angelinos, el venezolano José Altuve de los Astros y Mookie Betts de los Medias Rojas -- una vez más nos hacen cuestionar el significado de la palabra "valor" en el contexto de Grandes Ligas.

Si este premio se tratara sólo de reconocer al "mejor jugador de Grandes Ligas", no habría tanta polémica. De hecho, Trout está considerado el ligamayorista más completo. Y el 2016 quizás haya sido su mejor campaña.

Trout encabezó la Gran Carpa en carreras anotadas (123), pasaportes negociados (116), porcentaje de embasarse (.441) y OPS+ (174). No cabe duda de que Trout es un talento especial, pero los Angelinos del 2016 no lo fueron. El club del guardabosque ganó apenas 74 partidos esta temporada y sorprendentemente Trout anotó el 17% de las carreras.

Entonces, ¿qué criterio usarán los votantes del Joven Circuito -- quienes no le han dado el galardón del Jugador Más Valioso a alguien que no ha estado en un equipo que no avanzó a la postemporada desde Alex Rodríguez en el 2003 -- a la hora de calcular el valor?

Si es Betts contra Trout, el jardinero de los Angelinos sobresale. Sin embargo, el debate crece con Altuve debido a que el intermedista encabezó la Liga Americana con promedio de .338, lideró las Grandes Ligas con 216 imparables y fijó una marca personal al registrar.928 de OPS (porcentaje de embasarse más slugging). Y vale señalar que Houston consiguió 10 victorias más que los Angelinos de Trout.

El debate en el Viejo Circuito no luce tan reñido este año. Bryant encabezó a los Cachorros -- equipo que sumó 103 triunfos -- en jonrones, carreras, imparables y OPS, a la vez que vio acción en cuatro posiciones defensivas. Por lo tanto, es el favorito para recibir el premio.

Bryant sería el primer miembro de los Cachorros en llevarse el galardón desde que el dominicano Sammy Sosa lo ganó en 1998.

Pero Murphy cumplió con las expectativas que creó con un increíble octubre del 2015. Washington lo firmó como agente libre y lo observaron demostrar que podía continuar con su potente bate, al sacudir 25 cuadrangulares, encabezando el Viejo Circuito con 47 dobles y .985 de OPS con su nuevo club.

Y Seager, quien busca convertirse en apenas el tercer jugador reconocido como Novato del Año y Jugador Más Valioso en la misma temporada (Fred Lynn lo logró en 1975 e Ichiro Suzuki en el 2001), también surgió al estrellato en su primera temporada completa. Batear .308 con 26 bambinazos y 40 dobletes son impresionantes estadísticas para cualquiera y mucho más tratándose de novato.

La única esperanza para Murphy y Seager es que Anthony Rizzo le haya quitado algunos votos a su compañero Bryant, pero sería una gran sorpresa si Bryant no se lleva el galardón.

En cuanto al premio de la Liga Americana se refiere, el debate seguirá ardiendo aun después de que se anuncie al ganador.