Francisco Lindor ha tenido en Rajai Davis un mentor

Francisco Lindor ha tenido en Rajai Davis un mentor

CLEVELAND -- Rajai Davis y el boricua Francisco Lindor se robaron 62 bases entre los dos en la temporada regular del 2016 y su presencia en las almohadillas crea un constante dolor de cabeza para los lanzadores rivales, lo cual pudiera ser un factor en los Juegos 6 y tal vez 7 de la Serie Mundial entre los Cachorros de Chicago y los Indios de Cleveland.

Pese a la diferencia de edad entre ambos, Davis, un veterano, y Lindor, cuya brillante trayectoria apenas comienza, los dos se admiran a lo grande, y cada uno asegura que ha aprendido de su colega.

"Me ha ayudado muchísimo en las bases", proclamó el paracorto boricua de La Tribu. "Yo lo veo a él mucho. Me dice qué tan grande tiene que ser el 'lead' [ventaja], cómo debo arrancar. Yo lo escucho, lo tengo que escuchar porque él ha estado en esto mucho tiempo.

"Cuando yo estoy bateando, yo dejo que él corra", informó Lindor. "Sé cómo es él. Eso de que esté brincando de un lado a otro no me afecta. Le digo a veces que observe que los lanzadores están haciendo diferentes cosas, que al primera base le gusta hacer esto o lo otro. Él me informa que el terreno ese día está un poco mojado o muy seco. Me recomienda que use un gancho mejor que otro para que tenga más agarre".

No hay ninguna duda de que todos esos elementos pueden ser un factor predominante en la recta final de la Serie Mundial, especialmente si el juego o juegos en Cleveland son bien cerraditos en la pizarra.

"Muchísimo, porque le ponemos presión a la defensa y al lanzador", especificó Lindor. "El pitcher se azora más cuando hay gente en bases. A mi me ayudó en ese turno frente a [Jon] Lester [en el sexto episodio del Juego 5]. Lester estaba pensando más en Rajai que en mi en ese turno en el que dí el hit para impulsar una carrera. Ayuda un montón".

Los elogios de Lindor para Davis son recíprocos, ya que el veterano que se ha robado 365 bases en temporadas regulares tiene un concepto altísimo de la promesa boricua convertida en realidad.

"Es el pelotero joven más consistente que yo conozco y es algo de lo cual yo pudiera aprender", subrayó Davis, una constante amenaza en las almohadillas. "Es un buen pelotero, sobresaliente. Me impresiona mucho. Y eso que todavía está en un momento en el que puede progresar bastante en su juego".

Tal vez Davis no ha bateado como lo hubiera deseado en la actual postemporada, pero mantiene en constante jaque a las baterías rivales, algo que a la postre pudiera decidir una Serie Mundial caracterizada hasta ahora por el dominio de los lanzadores.

"Parte de mi juego es embasarme para avanzar 90 pies y si puedo colocarme a 180 pies del plato [con un robo] voy a tratar de hacerlo", es la filosofía de Davis. "Me aferro a mi plan. Ha funcionado, ¿Por qué cambiarlo?

"Es difícil para el lanzador hacer bien las dos cosas, tirar un buen envío o dejarme correr", manifestó Davis. "Siempre estoy listo para aprovechar cualquier margen de esa situación. La clave es embasarse y contar con varios tipos con velocidad que puedan hacerlo".

No debe ser tan fácil robar bases en la postemporada, porque el corredor se mide a ciertos lanzadores que a lo mejor nunca ha visto.

"Ese es el problema de ellos, no mío", bromeó "La Centella" de los Indios. "Uno puede observar video, pero eso es un poquito diferente que la vida real. Algunos lanzadores alteran su estilo y lucen diferentes que en el video. Uno necesita aprender sobre la marcha.

La impactante velocidad y astucia de Davis, campeón robador de bases en la Liga Americana en el 2016 con 43, se hizo sentir en el Juego 5 de la Serie Mundial. Sus tres esfafas en un cotejo del Clásico de Octubre lo colocan en una selecta lista, uniéndose a Honus Wagner, Lou Brock (dos veces), Willie Davis y Melvin Upton como los únicos otros capaces de hacerlo.

"Esa es una bendición, algo que no esperaba, un momento destacado agradable del cual pudiera hablar con mis hijos y algún día con mis nietos", respondió Davis al recibir esa noticia de la prensa especializada.

El veloz jardinero que debutó en la Gran Carpa en el 2006 con los Piratas de Pittsburgh está convencido de que los Indios están en el momento justo para ganar la Serie Mundial.

"Pensé que ganaríamos la Serie Mundial con cada equipo del cual he sido parte", expresó el eterno optimista Davis. "Este año ha sido especial. Tenemos con nosotros un Ángel de la Guarda. Hemos superado tantas circunstancias y retos, y aun así hemos salido avante".