A Odor le gusta relajarse montando caballo en Venezuela

A Odor le gusta relajarse montando caballo en Venezuela

ARLINGTON - Los Rangers tendrán que esperar cuatro meses hasta que los pitchers y los catchers se reporten para los entrenamientos primaverales. Mientras tanto, sus jugadores están repartidos por el mundo tratando de alejarse del béisbol.

Uno de ellos, el venezolano Rougned Odor, probablemente está montando uno de sus caballos en Maracaibo o en la finca de Alex Cabrera, La Pelotera, ubicada en Valencia, la tercera ciudad más grande de Venezuela.

"Mi familia materna, mi abuelo y mis tíos, tienen una finca", dijo Odor. "No está lejos de mi casa en Maracaibo. Cada vez que podemos vamos allá el fin de semana, o cuando se pueda, y nos quedamos un par de días para compartir con la familia. Ahí es donde monto".

Andar a caballo es la pasión de Odor durante el receso entre temporadas. Es dueño de cuatro caballos que mantiene en la finca de la familia. Es su forma favorita para olvidarse de la campaña mientras comparte con los llaneros venezolanos. Quizás por eso es que le gusta tanto jugar en Texas.

"Es divertido, sabes", dijo Odor. "Cuando monto mis caballos me relajo y me olvido de todo. Me encanta el béisbol y me encantan los caballos. Cuando no estoy jugando me voy a Venezuela y me subo en mis caballos para olvidarme de todo".

Odor tiene varios sitios para ir a montar. La cuenca del Lago de Maracaibo está en el noreste de Venezuela, rodeada por Los Andes al sureste, la Sierra de Perijá en el oeste y el Lago de Maracaibo en el norte. Hay bosques y sitios majestuosos para montar caballo.

"Me gusta ir a las montañas", dijo Odor. "No las grandes, sino las colinas. Podría montar todo el día, pero usualmente lo hago por una hora, regreso, agarro otro caballo y monto otra hora".

Sorpresivamente, no cabalga durante la temporada a pesar de todos los sitios y fincas que hay en el norte de Texas.

"No me da tiempo", dijo Odor. "El año pasado creo que fui una o dos veces, pero no este año. Cuando tenemos un día libre lo que hago es dormir todo el día".

Odor dejó claro que no está haciendo locuras mientras anda a caballo por la cuenca de Lago de Maracaibo. Solo se trata de relajarse y divertirse antes de que vuelva el béisbol.

"Salgo con mi hermano y mis primos", dijo Odor. "Pero no hago locuras, no me quiero lesionar. Ahora, mis primos, esos sí que hacen locuras".