Los Cachorros necesitan ahora una hazaña histórica en la SM

Los Cachorros necesitan ahora una hazaña histórica en la SM

CHICAGO -- Los Piratas de Pittsburgh (1925 y 1979), los Yankees de Nueva York (1958), los Tigres de Detroit (1968) y los Reales de Kansas City (1985) tienen algo en común: vinieron de abajo 3-1 para llevarse los máximos laureles en Series Mundiales pactadas a siete desafíos. De lo que hagan los Cachorros de Chicago a partir del domingo en Wrigley Field dependerá si pueden unirse o no a esa gloriosa lista.

"Estamos en una posición dificil, trataremos de jugar pitcheo por pitcheo, inning por inning", comentó el relevista venezolano Héctor Rondón, uno de los puntos sobresalientes de los Cachorros en el Juego 4 al lanzar dos episodios en blanco. "La esperanza es lo último que se pierde. Cuando terminó el juego, comenzamos a decirnos cosas, de apoyarnos, de no bajar la cabeza".

Como era de imaginarse, el Club House de los Cachorros la noche del sábado no era obviamente una colección de sonrisas, tras la derrota por 7-2 a manos de los Indios de Cleveland en el Juego 4 de la Serie Mundial del 2016.

"Es mañana [domingo] que tenemos que ganar y punto, esa es la meta", proclamó el receptor venezolano Miguel Montero, que suele estar dispuesto siempre para conceder entrevistas independientemente del desenlace de cada encuentro. "Obviamente no es donde queremos estar, pero es la realidad. O venimos con todo o tenemos que empacar.

"Sigo confiando en mi equipo", acentuó Montero. "Estamos tratando de hacer un poco más de la cuenta y creo que es lo que nos ha costado. No ha sido la primera vez que hemos ganado tres juegos consecutivos. Tenemos que salir a buscar eso precisamente ahora. Estamos en terapia intensiva, pero aún podemos recuperarnos".

A sus 22 años de edad, Albert Almora Jr está consciente de la montaña tan alta que necesitan remontar los Cubs si aspiran a ganar su primera Serie Mundial desde 1908, pero aseguró que no ha visto nada en el semblante de sus compañeros que indique que van a tirar la toalla, pese a que la novena de Chicago está contra la pared.

"Vamos a tener que lograr algo que hicimos muchas veces todo el año, que es ganar tres juegos consecutivos", precisó el nativo de Hialeah, Florida, de ascendencia cubana.

"Tenemos tres caballos [los abridores Jon Lester, Jake Arrieta y Kyle Hendricks] listos para los siguientes tres juegos.

"De ninguna manera estamos bravos, cabizbajos , ni vencidos, estamos bien positivos y faltan tres juegos, en los que muchas cosas pueden pasar", puntualizó Almora. "Tenemos el corazón, el deseo, el hambre de ganar. Tenemos los peloteros adecuados para poder lograrlo, primero que nada. Vamos a ver qué pasa".

Finalmente, el dirigente de los Cachorros, Joe Maddon, reconoció que es bien difícil la tarea que le espera a su equipo, pero piensa de manera positiva de que todo va a depender del despertar del ataque.

"Necesitamos esa reacción al bate que nos empuje hacia la dirección correcta", simplificó Maddon. "Si logramos eso, creo que tenemos el pitcheo indispensable para apoyar esa ofensiva. Me gustan nuestras posibilidades".

Dato histórico: Es la sexta ocasión en la historia de los Cachorros que están en desventaja de 3-1 en una serie de postemporada pactada a siete encuentros. En las cinco ocasiones anteriores, los oseznos no han salido airosos de ese duro compromiso. En cuatro de esas oportunidades, el desenlace adverso se produjo en el marco del Clásico de Octubre.