No se desaniman los Cachorros, pese a la blanqueada en Juego 3

No se desaniman los Cachorros, pese a la blanqueada en Juego 3

CHICAGO - Sufrir cuatro blanqueadas en una misma postemporada puede ser desmoralizante para cualquier equipo, pero los Cachorros de Chicago lo toman como un incentivo extra para levantar cabeza en el resto de la Serie Mundial del 2016 frente a los Indios de Cleveland.

"Sabemos que podemos regresar en cualquier momento, sabemos que somos capaces de igualar esta serie", declaró el receptor venezolano Miguel Montero. "Hay que moverse, seguir adelante. Jugamos buen béisbol. No podemos sentirmos incómodos. Ellos jugaron mejor y ese fue el resultado".

En uno de los juegos más apretados de la historia reciente de la Serie Mundial, los Indios de Cleveland ganaron 1-0 para ponerse arriba 2-1 y garantizar que, en el peor de los casos, no pueden ser eliminados en territorio ajeno.

Montero, héroe del Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional con un Grand Slam frente a los Dodgers, estuvo a punto de dar otro palo clave en las postrimerías del primer partido de un Clásico de Octubre en Wrigley desde 1945, pero la línea seca que le pegó al tremendo relevista zurdo Andrew Miller le salió casi de frente al guardabosque derecho de La Tribu.

Quizás alguien pudo haberse presionado por la importancia histórica de un encuentro en la finalísima beisbolera en el hogar de los Cachorros, pero Montero no considera que fue así.

"Creo que todos estaban bien sueltos, bien contentos antes del juego", reveló Montero, que se sintió "crecido" cuando lo dejaron batear en vez de sacarlo por un emergente frente al zurdo Miller. "Así lo noté en el Club House".

En un encuentro tan apretado, cualquier cosa puede ocurrir. El cubano Jorge Soler pegó un par de hits en tres turnos, incluyendo un triple cerca de la pared por el jardín derecho, pero en ambas ocasiones se quedó a la espera de remolque.

"Nos queda mucho por batallar", proclamó Soler. "Nos blanquearon, pero mañana [sábado] vamos a salir a darlo todo. Vamos a anotar unas cuantas carreritas.

"Cuando le dí [en su triple] a la bola pensé que era foul y salía foul, pero había bastante brisa y la pelota se devolvió", describió Soler. "Salí corriendo suave y cuando ví que la bola podía picar buena, apreté. No creo que hubiera anotado, si hubiera salido corriendo [fuerte] desde el primer momento".

Con respecto a su rendimiento con el madero, Soler subrayó que "Me sentí bastante bien gracias a Dios, pude pegarle a buenos pitcheos y las cosas salieron bien".

Entretanto, el catcher venezolano Willson Contreras le dio crédito al pitcheo de La Tribu y a la vez elogió la faena del propio abridor de los Cachorros, Kyle Hendricks. "Kyle hizo buen trabajo", destacó Contreras. "Hizo algunos pitcheos extra [85 en su actuación de 4.1 episodios], pero tuvo la capacidad para salir en cero de varios innings.

"Creo que hemos estado un poco ansiosos, creo que esa es la palabra adecuada", analizó Contreras del bateo de los Cachorros. "No hemos tenido la producción adecuada contra los pitchers de ellos. "Nos blanquearon, pero [en el Juego 4] vamos a salir con el mismo animo. Ésto no se ha terminado. Es una serie de siete juegos".

Finalmente, el dirigente de los Cubs, Joe Maddon, indicó que una de las diferencias en el Juego 3 fue que su novena no se ajustó bien a la zona de strike.

"Necesitamos organizarnos en la zona de strike para tener una mejor ofensiva", diagnosticó Maddon. "Si lo hacemos, estaremos bien. Muchos de nuestros ponches fueron persiguiendo lanzamientos fuera de la zona. Tenemos que mejorar en eso".

Dato histórico: La del 2016 marca la octava vez que los Cachorros están en desventaja 2-1 en una serie de postemporada pactada a siete encuentros. Han perdido la misma en seis de las ocasiones previas, con la sola excepción de la Serie de Campeonato de este año frente a los Dodgers.